Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 12 de marzo de 2007

La "neutralidad" de la Iglesia al desnudo


Queridos hermanos y amigos: paz y bien.
“Los idus de marzo” es una célebre
obra de Thornton Wilder que toma como título la fecha fatídica en la que asesinaron a Julio César. Se ambienta la novela en los últimos días de la república romana, y describe con escéptica ironía la capacidad de los hombres para el heroísmo, la generosidad y la virtud, así como para el egoísmo, la traición y la deslealtad. En este marzo nuestro, mes de memoria de tantos otros idus, hemos vuelto a ver a gente así: héroes hasta la virtud más generosa, y traidores hasta el egoísmo más desleal.
Entre los primeros están las víctimas de la serpiente terrorista y las gentes sencillas que espontáneamente han querido solidarizarse con los débiles ignorados, despreciados y hasta perseguidos. En lugar de tirarse al monte, volvieron a la calle. No para una consentida kale borroka, sino para pasear de nuevo con inmensa dignidad su indignación. Era la enésima concentración que en las principales ciudades se dieron cita, a plena luz aunque era de noche, sin encapuchados y sin mentiras. No eran vociferantes, sino ciudadanos de bien que no quieren asistir impávidos al espectáculo que algunos gobernantes nos brindan en el pim-pam-pum de la feria del disparate político.
Y entre los segundos están los que pretenden cambiar la historia sacándose de la chistera del resentimiento lo que dicen ellos que ocurrió. Como adolescentes montan y desmontan operaciones económicas jugando al a ver quién llega más, cuando se trata de costear favores inconfesables con el dinero más ajeno, lavando como pueden las deudas de su propia corrupción.
Son los que manchan el nombre de la paz y el de la piedad, convirtiéndolo en moneda de cambio con el que pagar -cueste lo que cueste- la particular guerra contra sus adversarios políticos, sociales y mediáticos, llegando a pervertir un sentimiento noble como es el perdón, a fin de camuflar el chantaje del que siendo rehenes ellos mismos, nos hacen víctimas a todos los demás. Como consigna de un nuevo pásalo, lo repiten sin parar, sin ninguna pausa y con mucha prisa: lo hemos hecho por piedad, hemos salvado la vida a un asesino que celebra sus veinticinco matanzas brindando con champán, le hemos salvado la vida porque defendemos la vida.
Yo he tomado nota de esta declaración insólita por parte de quien miente de manera habitual, y pasando por encima de su cinismo asustado ante la opinión pública, levanto acta de su advenediza declaración: defienden la vida. Estamos de enhorabuena.
Supongo que estarán al quite de quien se quite la vida en la eutanasia que viene... porque defienden la vida. Supongo que no pondrán más obstáculos para saber la verdad de la maraña confusa y confundida de otra matanza, el 11-M, cuya sospecha les mira... porque defienden la vida. Supongo que respetarán la libertad de quienes quieren una educación no ideologizada ni sectaria para sus hijos... porque defienden la vida. Supongo que ya no jugarán a romper la familia con sus leyes para amiguetes... porque defienden la vida. Supongo, en fin, que encabezarán la defensa del más amenazado de todos los seres humanos: el no nacido, luchando contra el aborto en primera línea... porque defienden la vida.
Si no lo hacen así, nos habrán vuelto a colar su mentira, que hasta pueden hacerla legal, pero que es y será siempre inmoral. Pero si en marzo mayea, quizá en mayo marceará, y allí daremos cuenta. Porque hay idus que no deberían haber pasado nunca, pero ya que han sucedido, sólo se desea que no duren mucho más una vez acontecidos.
A Dios nos encomendamos en esta apasionante encrucijada en la que debemos roturar sus campos para que broten espigas de paz serena y de bien colmado para los hermanos.
Recibid mi afecto y mi bendición.

13 comentarios:

Loc@ dijo...

Jodido obispo de Huesca y Jaca ¡cómo les gusta emponzoñar!
Creo, sinceramnte que la distancia entre nosotros, de existir, debe ser muy corta, pero hago la advertencia por si alguno, al comenzar la lectura tiene la sensación de que estás contemporizando ¡por si la tiene! que no tiene que ser, pero ¿y si es?
Un abrazo y gracias por compartir tu pensamiento y prestármelo a mí y al resto. PAQUITA

Gracchus Babeuf dijo...

Que se presente a las elecciones el puto obispo, a ver quién le vota.

Libertad Dactilar dijo...

Hola. Perdona que me comunique por aqui, pero no he encontrado mail alguno por donde comunicarme. Simplemente era para decirte si tenías algún problema en que enlazara tu web desde la mía. Aunque desde puntos de vista diferentes coincido en muchos de tus comentarios.

Un cordial saludo.

Mi sitio es www.libertaddactilar.com

animalpolítico dijo...

Amigos: este post mío intenta retratar, sin comentarios la posición de un hombre destacado de la Iglesia Española. Yo puedo inferir, por otras declaraciones y posicionamientos de otros hombres destacados de la Iglesia Española (Cañizares, etc.), que al menos una parte de la jerarquía no es que sea políticamente hablando conservadora, sino que está directamente alineada con los intereses electorales del PP. El obispo de Jaca critica a los socialistas por ¡la OPA de Endesa! o por temas muy distantes de la moral (como Juan Pablo II hablando en su día del trasvase del Ebro). Puedo entender que se manifiesten en contra de la eutanasia o por el aborto. Es su posicionamiento doctrinal no compartido por todos. Pero les pediría que hubieran hecho una oposición igual de rotunda al menos a la guerra de Irak, por ejemplo. Mal que les pese, lo más cristiano con el caso de De Juana sería aplaudir la decisión del gobierno de España.
Pero lo que más me sorprende es que pida claramente el voto para el PP en mayo, y que, especialmente, se alinee con la versión conspiranoica más dura, la que culpa a los socialistas de haber tramado el 11-M para echar del poder al PP. No veo de qué modo alguien puede justificar esta carta de este obispo en todos sus extremos. Claro que tiene libertad de expresión, pero no habla como ciudadano, habla como obispo, guía espiritual de muchos ciudadanos.
"Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".
Por otro lado, la libertad de expresión no incluye introducir sospechas de actos criminales SIN BASE NINGUNA acerca de terceros, incluso, aunque éstos, en tu opinión, "no hagan más que mentir".
Mi impresión es que esto merece alguna respuesta por parte de las autoridades, eclesiásticas y terrenales, no sé si jurídicas o simplemente políticas.
El título nos remite al asesinato de Julio César. Espero que ningún irresponsable interprete que un obispo recomienda que hay que cargarse... al César, que sería, obviamente Zapatero.

animalpolítico dijo...

Libertad Dactilar:

Siéntete libre para enlazarme, si quieres. Yo haré lo mismo con tu blog.

Anónimo dijo...

Por qué no aparecen los comentarios?

Anónimo dijo...

Ah, ahora parece que sí. Lo siento. Bueno, queria comentar que efectivamente es tremendamente peligroso el texto de este obispo, primero por la acusación que lanza contra el gobierno (puedes pensarlo, pero cállate) y por esa petición velada del voto para el PP. No obstante, me gustaría saber si de verdad esto lo pronunció en una misa, o no. Lo cual es sutilmente diferente. Lo demás, lo suscribo, pues no puedo compartir la eutanasia, y menos aun si quiera tolerar el aborto (así, sin matices). Yo mismo dije esa frase cuando el gobierno alegó que la excarcelación de De Juana era en defensa de la vida: "que deroguen entonces la ley del aborto". Por último, una pregunta para Loc@ y para gracchus babeuf: referirse al obispo de marras, como "jodido" o "puto", ¿os da más razón? Por cierto, me he registrado con el nombre de contrapunto, pero no consigo entrar, pues me rechaza la contraseña

Anónimo dijo...

Para Libertad Dactilar, me ha parecido muy bueno tu blog. A pesar de no compartir ideas al 100%, me gusta como expones, y como escribes.

Loc@ dijo...

Efectívamente, decir "jodido" no me da más la razón, pero ... refuerza la frase ¿o no?
Salud, humor y abrazos ... para todos. PAQUITA

animalpolítico dijo...

La verdad es que desconozco si lo pronunció en una misa o es solo una carta pastoral. Mi texto enlaza con el sitio web del obispado. Quizá allí obtengas más información.
Claro, las opiniones acerca de la moral cristiana en boca de un obispo no serían noticia. Pero el posicionamiento partidario sí, por ilícito.

Anónimo dijo...

Contrapunto dijo...
No sé si ilícito, no me atrevo a juzgarlo así, pero sí me parece enfrentado a la enseñanza cristiana.

manuel_h dijo...

cuando vi el resumen de esta barbaridad hace unos días, era una carta prevista para leerse este domingo pasado en las misas de su obispado, aunque creo que esa lectura no suele ser obligatoria.

Yo ya hace algún tiempo que hago verdaderos esfuerzos por no hablar de la iglesia en el blog (no siempre con éxito, todo hay que decirlo), porque la inmensa hipocresía de esa gente me supera por completo.

animalpolítico dijo...

Yo creo que la Iglesia es un tema que no podemos eludir en España, especialmente cuando irrumpen en el ámbito político, como vienen haciendo con demasiada frecuencia últimamente. No tengo intención particular de hacer de esto una sección fija, aunque volverán a salir en entradas mías cuando sienta el impulso de hacerlo, por algo noticiable o por una reflexión que me venga a la mente.
Hay hipocresía en algunos dirigentes, estoy contigo. Pero hay todo tipo de individuos ahí, como el cura rojo mencionado en los comentarios en el otro post, o los jesuitas en Centroamérica, etc, que no son hipócritas, que son gentes generosas que hacen lo que pueden por el bien de los demás lo mejor que saben. Aunque el obispo de Huesca o Cañizares no hagan a veces olvidarlo.
Si siguieran todos, del primero al último, las enseñanzas de Jesús, se manifestarían, si acaso, contra las guerras, el hambre y la miseria en el mundo, las injusticias sociales, etc. Entonces, para mí, estarían mucho más legitimados para criticar a los gobiernos por el aborto, etc. Lo de la eutanasia, en fin, que lo critiquen cuando se produzca si se produce. Hacerlo de modo preventivo por las sospechas gratuitas que algunos quieren poner sobre la mesa no es justo, no es sincero, es entrar en el juego político a beneficio de unos.