Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 17 de septiembre de 2007

No vamos a aceptar bajo ningún concepto



Estos veinte miembros son elegidos por las cámaras, Congreso y Senado, por mayoría de tres quintos. 12 son jueces y magistrados de todas las categorías judiciales, de los que el Congreso propone seis y el Senado otros seis. 8 son abogados u otros juristas. 4 de ellos son propuestos por el Congreso y 4 por el Senado.

El PP se está beneficiando de que el actual Consejo fue elegido en la pasada legislatura, en noviembre de 2001, con la mayoría absoluta de las cámaras en sus manos. De modo que está compuesto por diez vocales propuestos por el PP, siete por el PSOE, uno por IU, otro por CiU y el último por consenso entre PP y PSOE.

El PSOE busca un acuerdo que refleje más o menos la composición actual de las cámaras. El PSOE propone nueve vocales elegidos a propuesta del PSOE, ocho del PP y tres para las minorías parlamentarias. Incluso acepta 8 PSOE - 8 PP y 4 para las minorías. Pero el PP responde que no aceptarán nada por debajo de nueve vocales, con lo que mantendrían la minoría de bloqueo a la hora de aprobar nombramientos en puestos clave del Supremo o del Tribunal Constitucional. Minoría de bloqueo de la que el PSOE no dispone ahora mismo. El PP sí.

¿Cuál es la fuerza del PP en este contexto? Que hacen falta tres quintos de las cámaras para proceder a la renovación del Consejo. ¿Por qué lo hace? Para mantener el control del Consejo. Tampoco les 'molesta' que la no renovación implique la perpetuación del Consejo actual.

¿Y la democracia? Que le den dos duros.

Con un poco de suerte zETAp será una pesadilla pasajera y el bueno de Mariano Rajoy devolverá las cosas a su sitio en marzo. Entonces se podrá renovar el CGPJ de acuerdo con la composición de las nuevas cámaras, de nuevo, como Dios manda, dominadas por el PP.
Y si en marzo los buenos vuelven a perder por lo menos se habrá pasado una legislatura de progres con el control en manos de la gente de bien del órgano de gobierno de los jueces. Y quizá puedan prolongarlo en el tiempo algo más. ¿Hasta 2012?

Eso sí, para ir disimulando, el PP acusa hoy al PSOE de "chantaje" por querer "imponerle" la composición del CGPJ acordada con los nacionalistas, porque, en palabras de Zaplana, el órgano de gobierno de los jueces "no puede ser la correa de transmisión del Parlamento", salvo, se le olvidó decir, cuando es un Parlamento en manos del PP, como el de noviembre de 2001. Por si no tuviéramos todos muy claro hasta dónde pueden llegar, nos aclaró: "No vamos a aceptar bajo ningún concepto ninguna presión ni ninguna posición de dominio por parte del PSOE". Es mucho mejor una posición de dominio de los nuestros. Dónde va a parar.


14 comentarios:

Gracchus Babeuf dijo...

Explicación perfecta, pero te falta contar que en el Tribunal Constitucional estamos en las mismas.
¿El año que viene, en marzo, entenderán que han perdido las elecciones?

animalpolítico dijo...

No sé, si las ganan entenderán muy fácil que las han ganado. Si las pierden quizá se inventen otra conspiranoia.

Son un pozo de ciencia...

Los pasos que no doy dijo...

Nunca aceptarán la derrota. Nunca. Peor para ellos. En marzo nos vamos a quedar en la gloria, la verdad.

Comparto tu artículo, animal..., has leído las declaraciones de Requero en El País de hoy? El Requero este, del PP más extremo si ello es posible, dice que meter a los nacionalistas en el Consejo sería como meter al enemigo en casa. Literal.

No se han enterado no sólo que perdieron las elecciones, sino que Franco se murió y España ya no es una, grande y libre. Con ellos como partido único, claro. No se han enterado que los nacionalismos son tan institucionales y democráticos como ellos (esto último es un decir). Lo único positivo es que esa actitud les invalida para gobernar con cualquier otro partido que no sea el de Rosa Díez.

Aunque con CyU nunca se sabe...

animalpolítico dijo...

Sí, lo de Requero es increíble, la verdad. Y no es la primera declaración chirriante que hace.

En cuanto a CIU... no me fío ni un pelo.

Saludos

Maripuchi dijo...

Yo no siento las piernas...

Estoy con la segunda conspiranoia... algo se fragua ... love is in the air...

fogarsconnection dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con el fondo y la forma del artículo. Hasta estoy de acuerdo con los comentarios que se derivan de él (¿es normal, doctor?).

Así que solo me queda añadir que sería conveniente mantener vivas en la memoria estas muestras de comportamiento profundamente democrático del PP, para cuando don Mariano exhorte a los españoles de bien a depositar el voto con su nombre en la urna allá por el mes de marzo.

P.D. Yo tampoco me fío de CiU. Ahora anda Mas con lo de la refundación del nacionalismo y tal, pero si "el sentido de responsabilidad" y "la necesaria gobernabilidad del Estado" lo requieren no les extrañe un voto favorable en la investidura de Rajoy. Todo sea por por el bien de Catalunya, ya saben.

animalpolítico dijo...

Gracias, Maripuchi. En el fondo espero que se peguen un batacazo suficientemente fuerte como para dejar el capítulo conspiranoico bien atrás.

Gracias, Fogars. Encantado de que hayas vuelto "a la vida civil".

Dardo dijo...

Quisiera añadir a esta entrada una mirada al pasado; una retrospectiva a la intención del legislador constitucional y a cómo se entendió en su inicio la composición del Consejo en el trámite constituyente y en la primera ley orgánica 1/1980 del Consejo General del Poder Judicial. Es bueno saberlo para tener una opinión más contrastada.

Continuamente se habla que el Poder Judicial ha de ser independiente. Sería así en un sistema parlamentario (donde el ejecutivo emana del legislativo) el último reducto de la división de poderes (Montesquieu).

Un significado dirigente de la izquierda señaló sin pudor que en nuestro sistema Montesquieu había muerto; y lo dijo precisamente al hacer una nueva exegesis de la provisión de puestos en el Consejo General.

Antes que nada quisiera poner el ejemplo de una gran Constitución: la norteamericana de 1787. Allí los miembros de la Corte Suprema (Tribunal que es tiene competencias más amplias que nuestro Tribunal Supremo en el sentido que puede decirse que es asímismo Tribunal Constitucional) son elegidos de por vida por el Presidente de los Estados Unidos tras su confirmación por el Senado. Sólo cuando se produzca una vacante (normalmente por enfermedad o muerte) podrá ser elegido otro. Con esto se garantiza que una vez elegidos de por vida se sientan completamente independientes para la tarea que se les encomienda.

Pues bien; la redacción del art. 122.3 de la Constitución señala que el Consejo estará integrado por el Presidente del T.Supremo y por 20 miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. 12 entre Jueces y Magistrados conforme a lo que se determine por una ley orgánica; 4 a propuesta del Congreso y 4 a propuesta del Senado por mayoría en ambas Cámaras de 3/5 entre abogados y juristas de prestigio.

Los tratadistas de entonces y la primera ley orgánica 1/1980 entendieron lo que fácilmente se colige: Que 12 miembros son elegidos por todo el cuerpo en ejercicio de Jueces y Magistrados de entre las candidaturas que se presenten de "entre" ellos mismos (con listas abiertas) y los 8 miembros restantes se proveerían por ambas Cámaras entre abogados y juristas (en este último caso también podría incluir jueces o magistrados).

No se trataría de retratar en el Consejo General lo reflejado en la composición actual de las Cámaras; sino de presevar un valor fundamental en esto que llamamos Justicia que es la independencia.

Pero esto cambió radicalmente con el Sr. Ledesma Bartret y la siguiente ley 6/1985 donde se interpretó (de una manera bien forzada) que la elección de los 20 miembros correspondía a las Cámaras exclusivamente; que la preposición "entre" había que entenderla (apartir de ahora claro; pero en la finalidad y los antecedentes me creo que no) referida a únicamente a los a elegir no a los electores que debían ser las propias Cámaras.

Desde entonces venimos arrastrando la crisis de la institución; empeñados como estamos en que todo gire en función de la actualidad política. Los mismos que crearon este esquema ahora se quejan que la actualidad política posibilite este bloqueo.

Afortunadamente esta traducción no se ha podido hacer con el resto del organigrama judicial. Pero, Animal, más de uno de tus lectores no creo que le disgustara una mayor actualización de los tribunales inferiores y juzgados para entender el Derecho de una manera más adecuada a la ingeniería social que a la independencia y seguridad jurídicas.

Saludos.

Adivagar dijo...

Dardo, has explicado perfectamente cómo hemos llegado a la situación actual, con una absoluta dependencia del poder judicial, completamente supeditado a lo político desde la ley de 1985 impulsada por el PSOE. Y no es dificil imaginar el motivo: jueces, magistrados, juristas, son mayoritariamente conservadores, por lo que había que cambiar la ley para permitir una "alternancia política" en el poder judicial.

Por otro lado, si la mitad son elegidos por el congreso y la mitad por el senado, con esas normas lo lógico sería por lo menos una igualdad. ¿O no recordáis cual es la composición actual del senado? Mayoría del PP, con una diferencia mayor que la del PSOE en el congreso. Y eso también lo eligió el pueblo democráticamente. Desde un punto de vista de dependencia política, será injusto, pero entonces habrá que cambiar la ley, no? Mientras tanto, las reglas son las que son, y no dependen solo de la mayoría en el congreso de los diputados.

Un saludo.

animalpolítico dijo...

Una de las cosas que más me deja estupefacto del pensamiento conservador, amigos y apreciados Dardo y Adivagar es la encomiable capacidad para ver la paja en el ojo ajeno. Impasible el ademán.

No seré yo quien niegue la famosa frase de Alfonso Guerra. La niega él, en su reciente autobiografía.

Pero no es éste el tema, ¿verdad?

Las eruditas explicaciones de Dardo me parecen un estupendo complemento a mis esfuerzos de documentación y explicación en esta entrada.

Pero, ¿no se ha beneficiado el PP incluso más que el PSOE del status quo? ¿la solución que proponéis cuál es? ¿que los jueces lo decidan ellos solos, con lo que la mayoría sería siempre conservadora?

Yo estaría encantado de dejar esto en manos del sector. Pero este sector ya ha mostrado, en esta misma legislatura, que saben actuar de correa de transmisión del partido al que se sienten afines.

Lo del Tribunal Supremo americano requiere una puntualización. El que sean nombrados de por vida... no los hace independientes. Y el hecho de que el presidente sea el que lo propone implica mucha menos independencia que aquí. A mí esto siempre me ha parecido incuestionable.

Dardo, ¿qué ha de hacerse ahora? ¿que siga el PP controlando el Consejo? ¡¡¡Es que el Consejo actual tiene diez miembros nombrados por el PP y 7 por el PSOE!!! ¡¡¡refleja las cámaras de 2001!!!

Saludos

animalpolítico dijo...

Adivagar es que lo que se propone es una igualdad. Pese a que los socialistas obtuvieron un millón y pico de votos más que los populares,
el PSOE tiene mayoría simple en el Congreso y el PP tiene mayoría SIMPLE en el Senado.

Pero es que la propuesta del PSOE es: 8 nombrados por el PSOE, 8 nombrados por el PP y 4 por los partidos pequeños.

El PSOE obtuvo cerca de 11 millones de votos, el PP cerca de 10 y los otros partidos cerca de 5.

Un saludo

Naveganterojo dijo...

Os olvidais de la frasecita,"no vamos a aceptar bajo ningun concepto".
¿Es una amenaza?.
Con el poco saldo moral que le queda al PP deberian matizar algo mas sus declaraciones.

Súmmum dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
animalpolítico dijo...

Ya he dicho lo que pienso.