Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

viernes, 15 de agosto de 2008

Estado de derecho... y del revés

El Presidente del Congreso es la tercera autoridad política del país, una de las caras que representan el estado de derecho con más razón para ello. José Bono estuvo a cuatro votos de ser el líder del partido político español que más seguidores ha tenido en las dos últimas consultas nacionales. Curiosamente, en esta empresa se midió, además de con Zapatero, con Rosa Díez, la mismísima.

José Bono representa a mi país, y, además, al partido político al que me siento personalmente más próximo.

Pero muchas veces su actitud, sus declaraciones, sus valores, su populismo... me desagradan. Lo facilón, hoy, es jugar a ver quién la tiene más larga. A ver quién es más malo con los malos. A ver quién es más duro con el malo de la película.

ETA es una desgracia para nuestro sistema político. No sólo por lo que ha hecho directamente. Sino también por los estímulos absurdos con los que maneja, voluntaria o involuntariamente, los hilos de políticos de muy baja categoría.

Un estado de derecho es un conjunto de leyes que garantizan la libertad y la democracia. Un conjunto de leyes que GARANTIZAN un comportamiento más allá de los deseos desnudos de los animales humanos que hemos decidido convivir.

La tercera máxima autoridad política de esta polis tan a menudo extraviada no puede decir que "De Juana es una escoria y verle libre produce repugnancia". No puede, aunque personalmente lo piense. Aunque todos despreciemos su currículo sanguinario.

No puede decirlo; y no me refiero a la gramática (sería "verlo", no "verle"). No puede decirlo porque el poder judicial, una de las tres patas del trípode estatal, lo ha puesto en libertad tras cumplir la condena marcada. Ergo ahora es un ciudadano con todos los derechos, aunque nos produzca sarpullido.

Una autoridad política no puede dejarse llevar por pasiones mundanas cuando se trata de comportarse de un modo MODÉLICO e instructivo para la ciudadanía.

¿Es muy cristiano, señor Bono, calificar a un semejante, sea quien sea, de "escoria"?

Si creemos es un estado de derecho debemos creerlo para todo y precisamente el caso de Juana, tan paradigmático en todos los sentidos, hubiera sido una buena lección para todos si se hubieran querido obtener las conclusiones correctas de él.

Pero tal vez la tentación de mostrar cuán larga la tiene (la lengua) haya pesado más. Populismo con el terrorismo es precisamente lo que más me hace despreciar a los cantamañanas del pseudoperiodismo de la derecha extrema, así como a sus seguidores en el ámbito político. Sr. Bono, con este tipo de expresiones, para mí, está usted con su amigo Pedro J.

22 comentarios:

ybris dijo...

Yo ya estoy de ETA hasta los mismísimos.
Sobre todo porque parece que quieren imponer ese terrorismo como el mayor problema del país. Lo cual es falso.
Lo que veo claro es que a cuantos sacan este tema para hacerlo más intolerable que los otros en el fondo se les ve que lo que les indigna es su independentismo.
Para mí, muy poco favorable a ningún nacionalismo, el independentismo de Euskadi, de Cataluña o del antiguo reino de Patones es el mismo que el de Montreal, Escocia, Osetia o Tibet y sólo puedo decir que si alguna vez la mayoría de los vascos quieren formar un estado independiente contarán con mi voto afirmativo.
Por eso creo que hay muchas escorias peores que De Juana (por cierto que se ha comentado poco su distanciamiento de ETA tal como aparece en alguna carta suya).
Y, desde luego, si alguna vez quiero llamar escoria a alguien lo haré nada más en el estricto círculo de mis amistades.

Abrazos.

Maripuchi dijo...

Bravo!
Estoy contigo en que hay cosas que cuando estás ocupando ciertos cargos no te puedes permitir decir. Aunque las pienses...
Así es.

canuit dijo...

De De Juana Chaos ya dije lo que pienso en mi blog hace dos días.
Y de algunos politicos también.
Ya veis a mi personalmente no me parece mal que lo diga y además en voz alta. Me gusta saber lo que piensan sin tanto asesor de por medio. Eso sí, se perfectamente que solo pretende agradar al populacho con ese comentario.
Lo que me repatea en el estomago y me hace vomitar, es la cara tan dura que tienen todos. Ahí si que no excluyo a ninguno de ningún color puesto que tuvieron mayoría absoluta para legislar y que todos aquellos (no solo los terroristas)que jodan a la sociedad y encima no sean capaces de reintegrarse cumplan integras sus condenas.

El Canuit

Los pasos que no doy dijo...

Yo ya he dejado escrito en Rue Madeleine la opinión que tengo de Bono... estas cosas no hacen más que abundar en esa opinión.

Ahora también se niega a quitar los retratos de los tres fascistas que aún figuran expuestos en el Congreso. Según Bono "la historia es la que es"..., claro que lo mismo podría haber dicho cuando humilló a los republicanos hace un par de meses. Entonces la historia ya no es la que era, la república nunca existió y los que la defendieron mejor que se queden en casa y no ofendan a los monarcas..., monarcas que no tuvieron empacho en aliarse con los golpistas.

En fin... son esos socialistas que degradan su condición ideológica. Hay más, sólo que Bono es el más notorio y folklorico.

Saludos

Dardo dijo...

al vez haya que decir estas cosas para ocultar la indecencia de una legislación que permite a una persona salir de la cárcel tras apenas 19 años y después de haber cometido 25 asesinatos; con manifestaciones diametralmente opuestas al arrepentimiento y a la compasión por sus víctimas. Se explica porque estamos ante un vergonzoso y sonoro fracaso más de nuestro Estado de Derecho (como en otros casos de violadores y pederastas). Formalmente no hay nada que objetar; materialmente estamos ante una superlativa injusticia. Y no me vale que me digan que fue condenado con el C.Penal de 1973 (el del franquismo); porque este código no era más benigno, lo que pasa es que al quedar abolida la pena de muerte se produjo una incoherencia estructural en cuanto al castigo de los más graves delitos (homicidios, rebelión y sedición) que pasaron a penarse con la pena inferior y con la redención automática por el paso del tiempo. Digamóslo claramente: de haberse aplicado el C.P. de 1973 en su estructura original, a este criminal le hubieran dado garrote. Yo no propugno eso. Soy contrario a la violencia. No me parece bien la pena de muerte en circunstancias ordinarias. Pero precisamente por esto, es indecoroso que alguien que públicamente -durante el tiempo de ejecución de condena- ha manifestado satisfacción y alegría por la vil muerte de otros, goce de libertad entre los hombres libres.

Llegados a este punto. ¿Por qué el Sr. Bono no ha de manifestar un juicio político de reproche hacia este despiadado criminal?. Al denominarlo como escoria no lo está injuriando (no creo que exista esa intención). Está profiriendo un juocio de desprecio. Esto lo puede hacer desde el plano personal como íntima y honrada convicción por los hechos que le constan sobre este sujeto; también desde el plano religioso (no cabe perdón sin arrepentimiento), y en particular, desde su propia condición de Presidente del Congreso (cargo político) pues como político y en este puesto (representante cualificado de la soberanía nacional) es este gesto de desprecio todavía más intenso. Será un ciudadano con todos los derechos el criminal en libertad; pero también nos podrá parecer repugnante y despreciable; pues bien, el Sr. Bono y todos cuantos quieran, pueden opinar sobre un estado de cosas que no gusta (y aquí incluimos a este asesino). No creo -sinceramente- que nos la tengamos que coger con papel de fumar con esta gentuza.

Lo que es paradójico es que sean los propios políticos los que denuncien la cuestión, cuando son los principales responsables por su omisión y activa reluctancia en algunos casos a la reforma de una legislación tan humillante para todas las víctimas (no solo hablo de terrorismo, sino de víctimas en general por homicidios, etc.). Esta es la hora en que hay una iniciativa popular para implantar la cadena perpetua en determinados casos, y ya tenemos al mismo Federico Trillo diciendo que en una interpretación estricta no es constitucional; según parece es "mejor jurista" que el propio Presidente del Tribunal Supremo. ¿Pero qué clase de pasteleos tenemos en este país?. ¿Acaso tienen miedo de que les den portazo los del pnv?.

Un cordial saludo. Animal.

Los pasos que no doy dijo...

Igual es porque en un estado con derechos, cumplida la pena ningún poder público tiene por qué insultarte, dardo, y Bono es un representante público importante, que parece que de Juana es el primer etarra que ha salido de la cárcel después de haber asesinado.

Cadena perpetua para los etarras? y por qué no para los maltratadores? y los pederastas, y los que asesinan viejecitas que ven la tele en su casa tan ricamente, y para los ricos que compran riñones de niños en los países pobres...¡vida la cadena perpetua¡

no sé, a pesar de todo sigo creyendo en que la justicia debe tener una pena que sirva para la reinserción y no para la venganza... de determinados colectivos sociales.

Blanca dijo...

Nuestra legislación, eminentemente garantista, tiene sus grandezas y sus miserias. Es así... y así debe ser. En esto nos diferenciamos de otros países que presumen de "grandes democracias" y son un desastre (USA, por ejemplo, con campos de concentración como en la época nazi...).

Y la razón está en acatar y respetar las leyes, aunque no gusten. Y ese individuo ha cumplido su condena, por lo tanto, seguir mareando la perdiz, buscando y rebuscando a ver si se le puede volver a meter en el trullo, lo único que consigue es que jamás nos olvidemos de el, siempre estará presente en las primeras páginas de la prensa "amarilla", para desazón de todos, en primer lugar de los familiares de sus víctimas... Ya está bien de hablar de De Juana, que se vaya al caserío a vivir en paz, si es que puede, cosa que no creo. Y el resto de la población, que se olvide de su existencia.

Estar cada día con el mismo tema no conduce a nada y desde luego, lo que menos conduce a nada bueno es que Bono sea tan lenguaraz, tan demagogo y tan simple, carajo.

animalpolítico dijo...

Gracias a todos por vuestras opiniones. Sé que el tema es delicado, porque de Juana es un asesino convicto, confeso y condenado. Ha matado a muchos inocentes y no se ha arrepentido, aparentemente.

Por ello parece que todos debemos mostrar hacia él nuestros sentimientos más primarios. Pero si lo hacemos debilitamos la base del sistema, del estado de derecho. No debemos olvidar que una de las excusas preferidas de los nacionalistas radicales es que son perseguidos por un estado sin garantías democráticas.

Por esta razón y por el mismo hecho de que debemos todos contribuir a educar al ciudadano en que las leyes existen para cumplirlas, siempre, es por lo que no me parece acertada la declaración de Bono.

Lo fácil es ser populista. Lo difícil, con lo absurdo y superficial de nuestro debate político, es poner el dedo en que De Juana, tras cumplir su condena, tiene los mismos derechos, exactamente, que cualquier otro ciudadano y su pasado no puede tenerse en cuenta para discriminarle, en el sentido etimológico de juzgarle de modo distinto.

Creo que con todo el asunto de las cartas y la segunda condena ya se bordeó la discriminación. Pero bien, el sistema funcionó así.

Lo que no se puede hacer es tratar de solucionar en un caso individual que afecta a un ciudadano los defectos que podemos considerar que el sistema tiene. Si el sistema tiene defectos, arreglémoslos adecuadamente. Pero De Juana es el pasado y su caso es el resultado, en todo caso, de una legislación quizá equivocada.

Otras consideraciones las puede hacer el tendero de la esquina o el demagogo radiofónico. Pero no se esperan de una autoridad política de la altura de Bono. Puede hacerlo. Es libre de opinar. Pero yo también soy libre de opinar. Y opino que su actuación es contraproducente y demagógica.

Dardo dijo...

Todo es mejorable. Por eso continuamente hablamos de cambiar lo que no nos gusta. Es lo propio de la democracia; por eso continuamente estemos reevaluando lo que estimamos que no funciona y que nos disgusta. No podemos pensar que las leyes son para siempre; en especial las leyes que producen esta polémica. Y aquí está el pedir responsabilidades a todos cuantos con su negligencia han propiciado este estado de cosas (en aquellos primeros años de la transición llenos de buenismo).

Yo esto del insulto me parece una preocupación exquisita por vuestra parte con un personaje como éste. Vamos a ver. Yo soy el primero que por mis propias convicciones tengo que hacer el esfuerzo de entender que este sujeto participa en su humanidad (hasta tanto no se demuestre que es una quimera) de una dignidad como los demás. Por eso pongo el límite en que no se traspasen ciertas barreras (animalización y cosificación como degradaciones de su condición de persona). Ciertamente es un hombre; pertenece a nuestra misma naturaleza humana. Pero no está exento, insisto, en padecer otras "normas" que no son solas las jurídicas. Lo normativo no se agota en lo legal. Existe una legitimidad más allá de la legalidad (una expresión usual es la coloquial "¡no hay derecho!" que nos reenvía a una realidad previa al derecho positivo: los valores). Estas otras "normas" tienen que ver con el juicio moral y ético que es la base de la propia opinión política. Es natural hacer un juicio de reproche; quién mejor que un político como representante de la soberanía para emitir estos juicios u opinones. Continuamente lo están haciendo sobre multitud de temas. Puedo admitir que esto alarme a algunos por el papel institucional que en este caso tiene el Sr. Bono. Pero no creo que haya degradado la dignidad del aludido más allá del punto en que este último la ha situado.

Yo, querida Madeleine, veo perfecta la cadena perpetua revisable en casos de crímenes especialmente graves (no solo los terroristas). Y no creo en la venganza, pero no me hagan de la reinserción un absoluto porque la realidad demuestra que tenemos muchos fracasos; tal vez porque la teoría -tan del gusto de la izquierda- que es la cultura y el ambiente la que predisponen al delito está ya sobrepasada (sin desconocer que el factor cultural puede predisponer) por los avances de la genética del comportamiento que nos ilustran sobre los orígenes biológicos del crimen (existencia de senderos moleculares directos entre los genes y la agresividad). Aunque en el medio está la virtud sin duda: será una mezcla de ambiente y genes lo que estará detrás del crimen. Por eso mismo creo que la ejecución de la pena (no la pena en sí) debe tener un tratamiento científico huyendo de automatismos tan contraproducentes; dicho tratamiento pasa por redimir condena sólo para los que quede claro que no van a volver a delinquir (autocontrol de sus impulsos homicidas) y muestren arrepentimiento. Tal vez valga la pena ser utilitaristas en este ámbito. Tal vez te parezca excesivo este determinismo genético por mí apuntado. No digo que no. Hay que entenderlo como moderación de poner como absoluto la reinserción. No sé; voy a decir algo fuerte a modo de ejemplo de lo precario que es cierto dogmatismo en esta cuestión: la corriente progresista (hablando de determinismo) ha querido explicar la conducta sodomita desde la explicación biológica (diferencias en el hipotálamo entre varones heterosexuales y homosexuales). Parece así muy problable que exista una predisposición de base natural para la sodomía. Pues bien; te lanzo la siguiente pregunta: ¿Si admitimos que existe una predisposición genética que explicaría en parte nuestra orientación sexual -tan difícil de cambiar-?. ¿Por qué nos negamos a admitir que un defecto en los genes codificantes de la MAO -enzimas monoaminooxidasas- hace a los animales -incluido el hombre- más agresivos; y por consiguiente tenemos menos posibilidades de actuar con éxito en el control de esta agresividad?.

En cuanto a lo de sentimientos "primarios"; estoy en desacuerdo. Lo que debilita el sistema de derecho es que no se cohoneste legitimidad (el mundo de los valores sociales mayoritarios) y la legalidad. Esto sí que es preocupante. No digo que no haya populismo (pero esto supone hacer un juicio de intenciones); esto sí que hay que probarlo. Lo que no ofrece duda es que se haya arrepentido; ni por asomo. Ahí están sus reiteradas manifestaciones.

animalpolítico dijo...

En esta historia, Dardo, no es De Juana quien me importa. Es la lección ejemplar o poco ejemplar que el ciudadano medio puede sacar de todo el asunto.

El caso es que, de acuerdo con las leyes vigentes, De Juana ha cumplido con la ley. Es una ocasión magnífica de explicar a la ciudadanía la grandeza del estado de derecho. Sin embargo, nuestros políticos han preferido poner el dedo en la llaga, en el defecto, en la sed de venganza, que no de reinserción.

Creo que nuestros líderes y los medios deben trabajar para mejorar la convivencia, no excitar los impulsos primarios para sacar ventaja.

Si tuviéramos que modificar la legislación cada vez que hay un caso peculiar de este tipo, no habría legislación. No obstante, es cierto que el estado de derecho está en estado constante de perfeccionamiento. Pero es un grave error cambiar las leyes mencionando ciudadanos concretos, al calor de debates irracionales y en el medio de politizaciones varias, injustas, ridículas y estériles.

SPOOK dijo...

Contra Dardo

Permítame Dardo que en lo que sigue muestra la mitad de agresividad que usted muestra en sus comentarios.
Usted que es un hombre de leyes (y legal, supongo??) pero se comporta como un insensato al calificar de “indecencia de una legislación” la libertad de de Juana.
Este caso es atípico, tanto por el personaje como por las circunstancias que concurren. Si la legislación se hiciera en consideración a estos extremos estaríamos normalizando un estado de excepción.

Tengo los mismos sentimientos que usted por la persona de este asesino, y considero inapropiado que disfrute de libertad en tanto continúe decidido a emplear el asesinato como medio de obtener sus objetivos personales/políticos. PERO… si particularizamos la legislación a casos extremos los perjudicados seríamos TODOS los demás, la inmensa mayoría que no nos ajustamos a este tipo de rarezas.
No señor, el código penal no es perfecto pero es una insensated que usted lo califique de “indecente”. No es perfecto, no prevee, ni es posible que prevea, un trato diferente para de Juana “et alias”. Y el mal que supondría una legislación más represiva afectaría a toda la ciudadanía.

NO, no señor, la represión en el estado de derecho es una necesidad pero NO es (no debe ser) el único, ni el mejor, ni el principal modo de conseguir el orden y la armonía justos y necesarios en una sociedad humana.

canuit dijo...

Alguien me puede explicar, después de tanto marear la perdiz, el porque se legisla para que un terrorista cumpla integra su condena?.
Por los votos, ni más ni menos.
Y eso me produce asco, tanto como que de juana chaos este en la calle.
Legislar es muy facil, siempre y cuando legisles para todos, te cueste el gobierno del pais o no.
El Canuit

Los pasos que no doy dijo...

Yo... dardo, no puedo estar de acuerdo contigo. Para nada estoy de acuerdo contigo. Una rareza, jeje

Será porque soy de izquierda que no considero que la reinserción haya sido un fracaso, ni mucho menos, o al menos convendrás conmigo que el endurecimiento de penas, e incluso la pena de muerte, no ha conseguido erradicar ni el delito ni el crimen en los países en los que aún funcionan esas barbaridades. Es más, lo que está demostrado es que la mano dura exarceba el crimen. ¿Un ejemplo? ETA nació al calor de los años del franquismo, y no me dirás que Franco no tenía mano dura, aunque firmara las penas de muerte mientras se comía su platito de lentejas. Gustos proletarios sí que tenía.

Me jode -esa es la palabra- la manía de la derecha de unir delincuencia y homosexualidad. No te diré más que la tendencia sexual no es que sea difícil de cambiar, es que es imposible, dardo, y puede que sea genético pero también cultural, como el crimen, como el amor, como cualquier actividad humana. El crimen, como la solidaridad, está en nuestra naturaleza de humanos, pero también en nuestros factores culturales y es ahí donde hay que incidir: tú crees que la cadena perpetua es un buen remedio, yo creo que robarle la esperanza a un ser humano también es un crimen.

Por cierto, y ¿quién dice qué delitos son "especialmente" graves? el juez que dice que 70 puñaladas no es ensañamiento?

El Hermano Montgolfier dijo...

Ciertamente, DeJuana es un asesino cabrón que no merece más que dejar de existir, pero Animal tiene toda la razón del mundo, este comentario podemos decirlo nosotros, pero no un representante del Gobierno en unas declaraciones públicas.

Un saludo

Dardo dijo...

¡Es Vd. Spook la mar de gracioso!. ¿"Contra Dardo"?. ¡"Comentarios agresivos"!. Mire; le permito lo que Vd. quiera. Le agradezco la presunción de legalidad que graciosamente me supone. Es todo un dechado generoso por su parte. Pero Vd. me juzga como insensato por calificar de "indecente" este estado de cosas (es decir, las consecuencias de la aplicación del "descafeinado" código de 1973).
¡Oiga!. ¿Son asímismo insensatos tanto la Audiencia Nacional e Instituciones Penitenciarias, cuando tras la alarma provocada han decidido reunirse periódicamente para la fijación de estrategias comunes sobre redención de penas a terroristas condenados por aquél "mutilado" código?.l ¡Y qué me dice de que es el actual código penal de 1995 el que zanja de una vez la cuestión tras todo un periplo de reformas en los años ochenta, y decide eliminar la automática redención de penas por el trabajo!. ¿No le parece a Vd., Sr. mío, que de alguna manera el legislador de 1995 optó por considerar imprudente (es decir, insensato) el empeño arrastrado por los legisladores de los setenta y ochenta de redimir automáticamente penas por trabajo?.

Mire; para que me entienda. ¡Bendito sea el riguroso código actual (el de 1995)!. Otra cosa es la filosofía y tratamientos penitenciarios. Pero esto es otro cantar. Yo, Sr. Spook, lo que he criticado no es el actual código; sino el gravísimo parche que se hizo tras la democracia con el antiguo código franquista. Y he hablado con propiedad: indecente legislación. Sí; porque ha causado (y tiene y tendrá consecuencias todavía) vergüenza. Vuelvo a insistir. La alarma creada es porque el común de las gentes sólo se da cuenta de las cosas no cuando se produce el origen del mal que pasa inadvertido, sino cuando (pasados unos años) les estalla posteriormente. Mire; la cuestión de la cadena perpetua viene desde atrás; concretamente desde la iniciativa del padre de la niña Mariluz asesinada por un pederasta; se ha juntado en el tiempo con el renovado episodio de Juana. Convendrá Vd. con que ya está el personal algo cansado. Mire; al menos que se tenga la decencia de explicarles bien las cosas. Totalmente de acuerdo en no erigir lo represivo en lo único y lo mejor para conseguir la justicia. Pero por mucho que no queramos que se extinga la especie de los "leones"; no por ello dejaremos que estén en reservas o en su caso en jaulas para evitar nos coman.

Al Sr. Canuit le da el mismo asco estos dos diferentes asuntos: que de Juana esté en la calle y que se legisle para que un terrorista cumpla íntegra su condena. Sin comentarios. Pero ni con el código penal de 1995 se cumple íntegra la condena (de cientos de años en algunos casos) y, es más, pasan a tercer grado con los 4/5 de cumplimiento efectivo. Reexamine su asco.

Querida Madeleine. El reo ejecutado no vuelve a delinquir. Ha dejado de existir. El reo condenado de por vida tampoco puede delinquir más allá del recinto donde está recluido. Al margen de estas ironías; lo cierto es que como ha dicho Spook no sólo podemos controlar el crimen echando mano de la pena privativa de libertad (hay que buscar otras medidas .....). Pero es indudable que ciertos sujetos no pueden vivir entre los hombres libres. Por supuesto que bienvenido sea todo el que pueda ser recuperado socialmente de verdad (un alto porcentaje de criminales menores). El crimen, Madeleine, no se podrá erradicar jamás mientras seamos humanos; se podrá aminorar, reducir. Hay una genética del crimen. Lo que se trata es de recuperar a los que podamos y a los que no, consignarlos de por vida. El hecho, querida, de haber mezclado la genética de la orientación sexual con la genética del comportamiento (criminal) ha sido para intentar matizar esa fe en la reinserción; pues lo mismo que la orientación sexual es muy difícil cambiarla desde la cultura , también es difícil cambiar (también desde la cultura) cierta predisposición al crimen. Digo por ahora porque quien sabe si en un futuro posthumano (utilizando esta expresión de Francis Fukuyama) la ingeniería genética podrá alterar entre otras muchas cosas: la orientación sexual y la conducta criminal. Pero entonces estaremos ante una nueva era: la era posthumana.

SPOOK dijo...

Para Dardo
si rectificar es de sabios (que SI lo es) no se obstine usted en disimular que su último comentario corrige los excesos de los anteriores. En éste último rectifica usted los dos desafortunados anteriores pero al aferrarse en negar esta evidente rectificación se niega usted mismo la sabiduría.

¡Claro¡ rectificar disimulando que se mantiene el error no es tarea sencilla, y así escribe usted varias expresiones contradictorias:
-”Lo normativo no se agota en lo legal”
Pero…es usted el que ha reducido el asunto a la legalidad con su "indecencia de una legislación”, a qué viene ahora intentar ocultar lo que escribió con sorprendentes referencias a extrañas normas ajenas a las leyes.
- ”Vd. me juzga como insensato por calificar de "indecente" este estado de cosas (es decir, las consecuencias de la aplicación del "descafeinado" código de 1973).”
No, lo que usted escribió fue una cosa MUY diferente, usted calificó de indecente la propia legislación, no su aplicación en un determinado caso. Ahora se corrige y si no intentara ocultar su anterior yerro sería loable, pero su esfuerzo por mantener que siempre tiene razón tanto cuando afirma “A” como cuando afirma “NO A” es no sólo inútil sino que también prueba un raciocinio fundamentalista carente de la necesaria objetividad racional e independencia prsonal.

Hay algo fundamental y básico de filosofía del derecho que está ausente en todo su pensamiento (el reflejado en estos comentarios), usted debería saber y ser consecuente con el principio de que la finalidad de las leyes no es la represión y la imposición de penas, el objetivo ÚNICO de las leyes (en un estado de derecho) es establecer las reglas de juego que permitan una convivencia pacífica en libertad. Las penas es un medio. Esto es lo que importa a “eso” que usted llama ”el común de la gentes” y así hay que contarlo. Pero los que como usted proponen la imposición represiva de normas (NO LEYES) para mantener un determinado orden injusto tienen una forma distinta de explicar su filosofía: exagerar el mal y ocultar el bien para que sea aceptado el exceso de represión de la libertad

Los pasos que no doy dijo...

Insisto: el crimen tiene el mismo componente genético que cualquier otra actividad humana. Otra cosa es que haya criminales que estén "predestinados" a delinquir por una motivación física: psicópatas, y otros.

Tu planteamiento es muy peligroso, dardo.Oíga mire usted (emulando a Rajoy) siguiendo ese razonamiento, cualquiera te podría decir que los sacerdotes católicos tienen un determinismo genético para practicar la pederastia.El elevado número de caso exigiria una investigación, ¿no crees? ¿Hay relación entre la pederastia y la religión? Contesta tú mismo según tu propio razonamiento.

O los Alba (dado el pasado de sangre de aquel duque de Alba...) son todos unos pequeños asesinitos en potencia? Pijos lo son un rato, pero criminales?

Ya no te hablo de Borbones... o de Fragas, o de Bahamondes, o de los Pinochet de los Pinochet de toda la vida.

Por favor, dardo...

Repito: de Juana no es el primer etarra que cumple su condena y sale a la calle, o no nos acordamos ya de Iñaki Bilbao?, puesto en libertad por el gobierno de Aznar y que a los dos meses se cargó a un concejal socialista? Pero, claro, entonces los mismos que ahora claman por cada polvo que se echa de Juana con su novia, callaron como putas. Gobernaba la derecha, claro.

canuit dijo...

Pues si señor Dardo me da el mismo asco.
Pero tengo claro que tiene el mismo derecho que los demas presos a tener los beneficios y a reinsertarse o no como los demás presos comunes.
¿O no tengo derecho a que me den asco los que legislan de cara a los votos?
Si hay cadena perpetua la habrá para todos y si hay reinserción
también para todos, incluido de juana.
Yo no hago distinciones entre el terrorismo vasco y el terrorismo del estado español, ingles y yankee con el pueblo Iraki.
El Canuit

Dardo dijo...

Qué reiterada manía tiene Vd., Sr. Spook, de tergiversar mis palabras sacando las frases de contexto. Mire lo de "normativo no se agota en lo legal" se refiere al juicio social (a lo que mayoritariamente se respira como justo, correcto, etc.); y no estaba en el último comentario; venía a cuento de que es normal que un criminal cualificado por su notoriedad pública tenga que sufrir un juicio social de reproche más allá de haber cumplido su pena. Es inevitable. Para superar -si alguna vez superara este descrédito- debería hacerse acreedor con su vida posterior de una vida ejemplar que produjese un juicio contrario. Por ejemplo; un criminal nazi pongamos que cumple su pena (si esta no hubiera sido de por vida); por mucho que se reinsertara a la sociedad sería inevitable que le acompañara el desprecio. Es de esto (de su fama despreciable) de lo que estamos hablando. No hay contradicción si luego se tildó la legislación mutilada del C.P. de 1973 como indecente. Le reconozco que es un poco fuerte esta expresión (uno también se deja llevar por sus ánimos). Voy a utilizar la suya: insensata. Pero insisto no hay contradicción. Todo lo contrario; es aquello (lo normativo social no se agota en lo legal) todavía más corolario de esto último (insensata legislación). ¿Ve, Sr. Spook, como no soy tan fundamentalista como Vd. me pinta?. Sr. Spook yo sé perfectamente que las penas son la "ultima ratio legis"; hágame el favor de no construir lo que yo pienso según lo que Vd. cree o intuye.

Querida Madeleine. Yo sólo he sacado la genética del comportamiento para matizar la reinserción como algo absoluto. Sinceramente creo que en el medio está la virtud. Los impulsos sexuales son anteriores a la condición particular de cada persona (sacerdote, profesor, etc.). Pues bien; lo que hay que estudiar es de donde viene el fallo en el autocontrol de los impulsos. Y si convenimos que no tiene remedio entonces hay que tomar una medida (prisión, tratamiento farmacológico, extrañamiento, confinamiento, etc.) para impedirle reincidir.

Sr. Canuit. Vd. es muy dueño de sus filias y de sus fobias, faltaría más. Pero yo le dije que ese cumplimiento íntegro en verdad no es tal, porque pasan a tercer grado con los 4/5 de cumplimiento efectivo de condena (es decir, en la actualidad, con 32 años cumplidos sobre una pena de 40). Incluso en la hipótesis que a Vd. tanto le desagrada (una reforma para establecer la cadena perpetua) la eventual reforma por imperativo constitucional debería contemplar su revisión en casos de arrepentimiento, colaboración, reinserción. Todas las delincuencias no son iguales; luego todos los tratamientos punitivos y penitenciarios tampoco deben ser iguales. Y no me refiero a trazar diferencias en función de si la criminalidad es política, nacionalista, étnica, religiosa, etc. ; sino algo más objetivo: delincuencia individual o delincuencia organizada. Sí, Sr. Canuit, claro que hay que hacer distinciones aunque estaría con Vd. en tratar que éstas no fueran populistas ni supusieran discriminaciones.

Perdóname, Animal, por la extensión de todo esto. Pero ya ves que tu entrada ha sido "popular".

SPOOK dijo...

Para Dardo
Me molesta “muy mucho” que usted me acuse de tergiversar sus palabras. Yo no tergiverso, me limito a leer lo que escribe e intentar interpretarlo con la mejor voluntad. No pretenda usted confundir las ideas que reflejan su escrito con lo que le "gustaría" que reflejaran
Recapitulemos:
En 18 de agosto de 2008 21:36 usted escribe ” (t)al vez haya que decir estas cosas para ocultar la indecencia de una legislación que permite a una persona salir de la cárcel tras apenas 19 años y después de haber cometido 25 asesinatos”
En mi nota 20 de agosto de 2008 11:45 le hago notar la barbaridad de tal aserto escribiendo expresa y literalmente: “se comporta como un insensato al calificar de “indecencia de una legislación" la libertad de de Juana” valoración que a continuación justifico con argumentos que sumo a los diferentes razonamientos que anteriormente habían sido expuestos por otros participes en esta entrada.
En sus posteriores comentarios usted se escuda en la la validez de un juicio moral (su “otra” normativa) para justificar la actuación del señor Bono, de acuerdo. Pero esta justificación no se puede extender a su inicial calificación pues ésta no es al personaje de de Juana sino a la Legislación.

Ha entendido ahora la inoportunidad de su baldío intento de justificación?? de su inútil esfuerzo en acusarme a mi por hacer evidente la incongruencia de pretender hablar en nombre la justicia cuando sus propuestas se limitan a pedir unas normas más represivas siguiendo no la doctrina UNIVERSALMENTE aceptada y aceptable de legislar en beneficio de la armonía y justicia social sino de los nefastos partidarios de sacrificar la libertad en aras del orden (de qué orden??).

Pues intente en próximos capítulos ser mas franco y honesto con usted y con los lectores, como usted mismo escribe ”Mire; al menos que se tenga la decencia de explicarles bien las cosas.”

canuit dijo...

Pues a mi si me parece indecente una legislación que deja en libertad tras 19 años de condena, a quien asesino a 25 personas en aras de no se que pais o libertad y encima no muestra el más minimo apice de arrepentimiento.
Pero sigo opinando que no es menos indecente quien lo legisla de cara a la galeria.
El Canuit

SPOOK dijo...

Para Canuit- Dardo:
NO ES LA LEGISLACION LA QUE DEJA EN LIBERTAD

lo más básico de lo básico:
La Legislación es un conjunto de disposiciones cuyo objetivo es conformar el comportamiento individual de las personas físicas o jurídicas según el orden apropiado a una convivencia justa y ordenada de la sociedad humana.
Estas disposiciones están conformadas por unos criterios que la experiencia temporal y espacial ha validado como correctos.
(entre paréntesis le diré que hay alguna excepción. La conocida como ley de partidos obligó a los legisladores deseosos de agradar al señor Aznar y al servicio de sus intereses electorales a pergeñar un texto de conflictiva interpretación en su inútil esfuerzo de respetar los principios básicos de legalidad con los deseos de su jefe).
Volvamos a nuestro asunto.
Decíamos que el fin de los legisladores es la ordenada convivencia de los hombres, y como medio para alcanzar dicho objetivo preveen una serie de penas para el infractor de las leyes. Estas penas, al igual que las leyes, siguen unos criterios que se han mostrado adecuados en su aplicación a lo largo del tiempo y el espacio. Así mismo, y en función de la experiencia, fija la posibilidad de reducir las penas.
Hasta aquí el legislativo.
La aplicación práctica de la legislación, en un estado de derecho, se confía a un poder independiente del legislador, el judicial.
Es el poder judicial el responsable de aplicar las leyes adaptando las sentencias a las situaciones personales y sociales de cada momento.
Y en el caso que nos ocupa, asunto de Juana, tal como ha puesto de manifiesto la llamada doctrina Parot, el TS ha resuelto que existe una interpretación del CP 1973 que hubiera permitido una diferente aplicación de los beneficios penitenciarios.
¡Que cada palo aguante su vela¡¡

Espero que la pareja Canuit-Dardo no prosiga con simpleza demagógica el perverso juego iniciado por el PP aprovechando el asunto de Juana para provocar con engaño y desinformación la aprobación por la sociedad de una legislación represiva de la libertad.
NO, no señor, no es la legislación lo que falló. Fué el perverso y antidemocrático comportamiento de los políticos que ha corrompido la necesaria independencia de la justicia, y del poder judicial que al vender su independencia en provecho personal perjudica gravemente al estado de derecho.
Señores Dardo y Canuit, Canuit y Dardo, si ustedes son conocedores de esta básica teoría han actuado con simpleza (desconozco en interés de qué/quién) en su crítica a la legislación, y si no son conocedores de estos básicos principios del estado de derecho…pues ¡caray¡ infórmense antes.