Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 4 de agosto de 2008

La batalla de las ideas

En diferentes ocasiones he tratado de plantear este mismo tema, por escrito y en conversaciones con amigos y familiares. Irak, una grosera equivocación táctica que no mejora sino que empeora la lucha contra el terrorismo. Creo que Barack Obama lo hace de un modo muy claro:

"Los Estados Unidos ganaron la Guerra Fría no sólo porque eran militarmente más poderosos que la Unión Soviética sino porque además los valores americanos eran más atractivos en el juicio de la opinión pública internacional, incluyendo incluso la de aquellos que vivían bajo regímenes comunistas. Incluso más que durante la Guerra Fría, la lucha contra el terrorismo islamista no será simplemente una campaña militar sino una batalla por la opinión pública en el mundo islámico, entre nuestros aliados y en los Estados Unidos. Osama bin Laden comprende que no puede derrotar o siquiera debilitar a los Estados Unidos en una guerra convencional. Lo que él y sus aliados pueden hacer es causar el suficiente daño como para provocar un reacción como la que hemos visto en Irak: una chapucera incursión militar americana en un país musulmán, que a su vez provoca insurgencias basadas en sentimiento religioso y orgullo nacionalista, que a su vez llevan a una escalada mortal de soldados americanos y población civil local. Todo ello contribuye al crecimiento de un sentimiento antiamericano entre los musulmanes, aumenta la cantera de potenciales reclutas para el terrorismo y lleva al público americano a cuestionar no sólo la guerra sino también las políticas que nos llevan a relacionarnos con el mundo islámico para empezar.
Éste es el plan para ganar una guerra desde una cueva, y, por ahora por lo menos, estamos siguiendo el guión. Para cambiarlo, debemos asegurarnos de que cualquier ejercicio de poder militar americano nos ayude más que debilitarnos en nuestros más amplios objetivos: incapacitar el potencial destructivo de las redes terroristas Y ADEMÁS ganar esta batalla global de las ideas."

Barack Obama, The Audacity of Hope, Nueva York, 2006, pp. 307-8 (traducción mía).

2 comentarios:

Maripuchi dijo...

Pese a no estar del todo de acuerdo con Obama en la razón del triunfo de los EEUU en la guerra fría, es un discurso muy valiente.
Olé

canuit dijo...

Yo creo que mas allá de ser un discurso en busca de votos, esta acertado en el planteamiento en lo que se refiere a Irak y al mundo musulmán.
Desde que occidente dio a los judios Palestina, los desagravios en contra del mundo musulmán han sido continuos. Por eso me atrevo a decir que Bin Laden no tiene justificación pero si explicación.
El Día que lo comprendamos estaremos en el buen camino.
ZP esta muy acertado con la famosa Alianza pero hay demasiados intereses en contra.

El Canuit