Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 19 de marzo de 2007

Ser zurdo

Amigos, soy zurdo. Nunca lo he considerado tara o minusvalía, evidentemente. Cuando era niño, incluso, me parecía que este rasgo me diferenciaba de los demás, me hacía especial. Ahora incluso me parece una metáfora ideológica.
¡Qué curioso! Los misterios de la genética también hicieron zurda a mi hermana, sin que conozcamos ningún antecedente familiar. Y ¿sabéis qué? Mi hermana hoy no es zurda porque las monjitas de su colegio consideraron que eso era poco propio de una señorita... ¿Os dais cuenta? ¡La Iglesia conspirando para que mi hermana no fuera zurda! Y hoy ella es votante del PP. Si es que se veía venir...
Más paradojas. Mi hermana se ha reservado una esfera para su alma zurda: el arte. Cuando dibuja, algo se mueve en sus entrañas genéticamente zurdas y... usa la mano izquierda. Por algo la Iglesia católica ha desconfiado durante siglos del arte y los artistas, los titiriteros o Pedro Almodóvar. Por mi parte, en el frente deportivo, utilizo la mano derecha para jugar al tenis y mi pierna más habitual para el fútbol es ¡la derecha!. Aquí vemos claro el poder alienador del deporte, opio del pueblo. Cuando como, en cambio, uso la izquierda, que alimenta mi cuerpo a la par que mi alma. Cuando escribo, la izquierda, y así sale lo que me sale, el alma radical de un espíritu moderado.
La última paradoja no la sé responder y os pido ayuda. Mi hijo es diestro y mi sobrino (el hijo de mi hermana) es zurdo. ¿Alguien tiene alguna idea? ¿Será sólo la genética?
(Me voy dentro de un rato de viaje a Barcelona, donde estaré un par de días (prometo a Lanzarote que en mi equipaje no va ningún legajo del Archivo...). A mi vuelta os contaré qué tal por allí y seguiremos hablando de zurdos y de izquierdas y derechas. Ciao!)

11 comentarios:

Scout Finch dijo...

Paradojas de la vida y de la genética. La naturaleza es sabia, al menos a veces (je je).

¡Saludos y pásatelo bien en Barcelona!

AF dijo...

La respuesta podrían habértela dado las monjitas del colegio al que fue tu hermana: los caminos del Señor no tienen escroto (son inescrutables).

Saludos y continuidad en la zurdez.

manuel_h dijo...

estoy seguro de que te vas a Barcelona a descansar un par de días, porque la marcha de este blog no es humana
mira que dan trabajo!!!

Loc@ dijo...

Paradojas de la vida.
Para paradoja la de la gente de "derechas" que presumen de ser conservadores en sus valores y en sus esencias y "destrozan" la naturaleza salvajemente importándoles un carajo SU CONSERVACIÓN no ya para nosotros, tampoco para las FUTURAS GENERACIONES, ni siquiera para las de PP.
Abrazos, uno por cabezA ... o dos PAQUITA

Warein dijo...

A mi me pasa exactamente lo mismito, zurdo para escribir y comer, pero diestro para jugar al tenis, futbol o baloncesto... si tu hermana es mayor que tú podemos empezar a elaborar una teoría... a hermanas mayores zurdas, hermanos menores erráticos jejej además que yo sepa tampoco hay antecedentes familiares claros, pero ahí ya no tengo mucho convencimiento. En cuanto a los problemas genéticos, tengo un amigo en biología que estudia/ha estudiado esas cosas me temo, así q le preguntaré.

animalpolítico dijo...

De vuelta de Barcelona, el ordenador tiene la tarde tonta...
Barcelona muy bien, como siempre. Preciosa ciudad.
Manuel: sí que dan trabajo, pero es un placer al que dedicas tiempo pero que es la mejor psiquiatría que conozco. Se desahoga uno que no veas.
warein: mi hermana diestra es más joven que yo, pero muy poco más. Y tenemos otro hermano, el más joven, diestro en todo (en todo...), de nacimiento.

Contrapunto dijo...

Af, tu comentario sólo merece la calificación de soez, como mínimo. Supongo que será broma, no?
Saludos, Nacho

animalpolítico dijo...

Touché, hermana. Mi sufrida hermana, a la que tantísimas cosas me unen (nos llevamos sólo un año y hemos vivido todo juntos), me envía una réplica, que reproduciré parcialmente. Por si de sus palabras no quedara claro, mi hermana es una persona culta, reflexiva, inteligente, en fin, ¿qué va a decir uno de su hermana? Pero, más allá de la pasión "genética", creo en lo que digo. Habla ella:

"En primer lugar, un poco de ciencia: El hemisferio izquierdo del cerebro está relacionado con la parte derecha del cuerpo (normalmente), y el hemisferio derecho está relacionado con la parte izquierda del cuerpo. Además, es el hemisferio izquierdo el que normalmente tiene el lenguaje, y parece ser el principal responsable de sistemas similares como las matemáticas y la lógica. El hemisferio derecho tiene más que ver con cosas como la orientación espacial, el reconocimiento de caras, y la imagen corporal. También parece que gobierna nuestra capacidad de apreciar el arte y la música. El hemisferio izquierdo controla la mitad derecha del cuerpo y viceversa, con lo cual todos tus bonitos juegos de palabras se podrían ver al revés, … es lo que tiene el mirar sólo un lado de las cosas.

Por otra parte, recuerdo que nuestro padre nos enseñó a ser ambidiestros, a los dos. ¿Tu no lo recuerdas?.
Los maestros de la generación de la monja (no “las monjitas”) que contrarió mi zurdera hacían lo mismo por ignorancia, fue la generación de nuestro padre la primera que era consciente del error. Como supongo sabes, contrariar a un zurdo puede ocasionar problemas de aprendizaje del tipo de la dislexia, un experto me explicó que el haber estudiado piano pudo ser lo que lo evitara. Pero yo solamente fui contrariada en la escritura: todo lo demás lo realizo con la mitad que mejor lo hace, de forma natural, y para lo que no es natural, como tocar instrumentos, he ejercitado los dos lados a la medida de mis necesidades, observando que cuando la mano izquierda (que habitualmente tiene una labor más sencilla técnicamente que la derecha) tiene un pasaje que para otros es endiabladamente difícil, yo lo resuelvo con relativa facilidad. Cuando realizo labores de destreza manual utilizo con la misma habilidad ambas manos con lo que gano en posibilidades tanto a los diestros como a los zurdos, porque a veces la cosa viene de modo que solamente es posible hacerla con una de las dos manos, o combinándolas las dos: dibujo por un lado con la izquierda y por el otro con la derecha; corto por el lado que funciona mejor el cuchillo; pinto, lijo, friego el suelo, … sin dejarme ningún recoveco.

En el órgano tengo que controlar simultáneamente movimientos finos de las falanges de los dedos con movimientos amplios y a la vez precisos de las piernas, y sin perder la sutilidad del tacto en manos y pies, todo esto al servicio de la expresión musical. Un organista famoso en su libro menciona el conocido dibujo de Leonardo e imagina el ombligo (“las tripas”) como el verdadero centro que controla todo el movimiento. Sea desde donde sea (tripas, cerebro o corazón), cuanto más complejos son los movimientos y más elevado el arte (como sabes yo no dibujo habitualmente, eso no se puede llamar arte; mi vena artística pasa por la interpretación musical, aunque como dije arriba también para dibujar combino las dos manos), más necesario es el trabajo coordinado de las dos mitades del mismo “ser”, y tanto los zurdos como los diestros alcanzan un mayor desarrollo psicomotor si ejercitan las dos, aunque una domine sobre la otra.

Creo que me ha sido muy útil adiestrar mis dos mitades por igual, y así votaré cada vez al que más me guste o al que menos me disguste.

Una vez más, pero con poca esperanza, insisto en que ser “votante del PP” no me define, porque yo soy mucho más que lo que voto. Yo controlo a mis dos mitades y las dos son parte de mi.

Los que habéis decidido caer en los tópicos de izquierda y derecha no podéis disfrutar de esta posibilidad, de vuestra persona completa, ni de seleccionar lo mejor de lo que ofrecen las dos mitades del mundo. Yo, en cambio, elijo siempre.

Yo soy de los que votan al mal menor. A mi no me ofende que critiquéis a los políticos de la derecha, seguro que se lo tienen bien merecido. Pero otra cosa es criticar a los votantes o buscarles una tara para explicar por qué caen en ese tremendo error."

animalpolítico dijo...

Mi respuesta a mi hermana ambidiestra.

Nada que objetar sobre la primera aclaración científica. Claro que recuerdo a nuestro padre haciéndonos ambidiestros a ambos, y por supuesto que las monjitas no eran las únicas que contrariaban zurdos, aunque en mi colegio público a mí no me contrariaron. Esto es así. Yo también , como tú, he ejercitado los dos lados a la medida de mis necesidades. Como tú, cuando escribo en la pizarra uso la mano derecha si me conviene (para no borrar lo escrito). Yo también utilizo casi con la misma habilidad ambas manos. Como tú, "dibujo por un lado con la izquierda y por el otro con la derecha; corto por el lado que funciona mejor el cuchillo", etc. Es más las dos partes del cuerpo están especializadas: mayor fuerza y contundencia en la derecha, mayor precisión y sutileza en la izquierda. Manos, brazos, pies y piernas.

Como tú, yo siempre voto al que más me gusta o al que menos me disgusta. De hecho, yo al menos, no he votado siempre a la misma formación política. Ni siquiera he votado siempre. Sí hay una opción que nunca he votado y que no creo que vote nunca, pero mi espíritu crítico no le garantiza mi voto a nadie.

Loc@ dijo...

Intervengo, porque soy metijona, yo, que me considero con pensamiento de izquierdas, voto a la opción que menos me disgusta en cada momento -hubo solo uno en que lo hice entusiasmada- pero lo que no haré nunca, nunca, es votar a La Derecha.
Felecidades por vuestras habilidades ¡y va en serio!.
PAQUITA

ambidiestra dijo...

Algo inexplicable ...:

http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=16281

¿Cómo la admitieron en la congregación siendo zurda?