Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

sábado, 21 de abril de 2007

Cualquier tiempo pasado...


En El Mundo, el 4 de noviembre de 1998, su columnista Federico Jiménez Losantos escribía:
"Puesto que es el fin del terror lo que se busca y el camino es necesariamente, como en la canción de Georges Harrison, largo y sinuoso, convendría no apresurarse en los trámites y contar con los inevitables retrocesos y tiempos muertos de lo que de una u otra forma será negociación, aunque se salven los principios éticos y democráticos que un Gobierno de un país respetuoso de sí mismo nunca debe perder de vista [...] Si hay algo que en estos contactos y los que vengan tampoco se puede perder es, precisamente, el tacto, el cuidado, la precaución de no enajenarse el apoyo de los partidos políticos democráticos [...] Que el Gobierno español debe dirigir el proceso de pacificación es evidente. Que no entienda que tal dirección implica la permanente atención informativa y la eventual consulta al resto de partidos democráticos es una posibilidad preocupante. En la opinión pública, el consenso visible de los grandes partidos nacionales es un elemento fundamental".

Ocho años después, sr. Jiménez, el proceso actual no se puede llamar de paz. Negociar es claudicar. El proceso hay que llamarlo "de rendición". Ahora, lo que hace el gobierno es traicionar a los muertos y pagar precio político, porque, parece, ya no le corresponde al gobierno, sino a la oposición, dirigir el asunto. Y el consenso del segundo partido con el gobierno, ahora, no sólo no es "fundamental", sino que trabaja usted con mucho ahínco para que no exista.

Sr. Jiménez Losantos, en 1998 reconocía usted que "habrá negociación" y le parecía tan natural. Ahora, le parece claudicación. Entonces, le parecía evidente que el proceso de pacificación lo dirigiera el gobierno. Ahora, Zapatero "no representa al Estado". Entonces, pedía el consenso. Ahora también. Y yo. Y tú. Pero entonces "consenso" implicaba que la oposición apoyase al gobierno. Ahora, que el gobierno apoye a la oposición. Ahí es donde yo veo la incoherencia y la demagogia, entre otras cosas. Cuando el PP invoca el "consenso" en estos momentos, eso, en la estructura profunda que dicen los lingüistas del generativismo, significa realmente reclamar que el gobierno haga lo que ellos quieren, según su criterio. Lo volvimos a constatar con Rajoy hace un par de días. El gobierno rompe el consenso porque no hace lo que yo digo. Pero... ¿no sería eso lo mismo que ser gobernados por la oposición? Y si los españoles quisiéramos ser gobernados por el PP, ¿no habría resultado más sencillo haberles votado a ellos?
Por supuesto que se puede opinar en contra del gobierno. Es lo único que han hecho ustedes, sr. Jiménez, en tres años. Es a lo que está dedicada la programación de la COPE 24 horas al día. Pero, en lo que se refiere al PP, hay una limitación que no parece importarles: el punto 1 y principal del Pacto Antiterrorista que tanto invocan habla de que la dirección de la lucha antiterrorista le corresponde al gobierno, como hace usted explícito en su columna de hace ocho años. También dice el Pacto en ese punto que "no utilizaremos la lucha antiterrorista en la confrontación partidista".

4 comentarios:

naveganterojo dijo...

Donde dije digo......
Pobrecito,con lo bien que estaba el cuando gobernaba la mentira,digo..el pp,(en que estaria yo pensando,je,je.
CUIDADITO CON EL ALCOHOL,QUE ESTE FINDE ES LARGOOOOOO.
Salud.

animalpolítico dijo...

No problem, hoy no hay que conducir...

Fuera de bromas, me tomaré un vinito o dos con la comida y quizá una birrita a media tarde, en el jardín, a tu salud...

Soy más de vino que de cerveza, pero ambos pueden ser un placer muy especial si se toman con moderación. "Nada en demasía", que decían los griegos (medén agán).

Saludos

Blanca dijo...

Todas estas cosas pasan porque la derecha no tiene ideología, sino intereses y sus lacayos mediáticos funcionan de la misma manera: ahora me interesa apoyar al gobierno... apoyo total; ahora no me interesa... leña al mono.

Y si a ésto se le añade la falta de ética y de dignidad, los intereses se convierten en bastardos. Y el mayor de todos ellos es FJL, al que su deriva puede conducir a cualquier sitio... siempre a las órdenes de los que le pagan su bastardía.

animalpolítico dijo...

Es claro que la prominencia de FJL tiene que ver con los beneficios que muchos poderosos creen les proporciona. Para empezar por el PP, la Iglesia, etc.

Si no fuera así, el fenómeno no habría tenido lugar.

Saludos