Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

viernes, 15 de junio de 2007

Mi examen de Latín

Con motivo del aniversario del 23-F publiqué el 25 de febrero pasado en esta bitácora el texto que repito hoy, por petición popular. Como estamos de nuevo en conmemoraciones, me ha parecido una buena idea, máxime teniendo en cuenta que, cuando lo publiqué la primera vez, la entrada fue recibida por la escalofriante cifra de "0 comentarios". Sí, entonces el blog era un tierno infante. Hoy, gracias a vosotros, tengo un promedio de 162 visitas diarias. No es que esto sea el motivo principal para escribir, pero a todo emisor le gusta tener receptores. Gracias...

¡Psss! ¿quién me ha robado el mes de abril...? Anteayer mismo fue el vigésimo sexto aniversario del golpe de estado de Tejero. Estamos tan liados con esto de la rendición de Zapatero a ETA, la implicación del PSOE en el 11-M y en el choque contra un asteroide en el 2029 y tan pendientes de the war on terror de míster Bush, que se nos ha pasado efemérides tan señalada.

15 añitos que tenía. ¡Quién los pillara, Salinas, quién los pillara! Examen de Latín al día siguiente. Creo que era un lunes. El frío invierno leonés tras los cristales. Mi padre estaba de viaje, curiosamente en Salamanca, que terminaría siendo nuestra tierra de adopción. Mi madre, empezando con la cena, creo. Le gustaba ver "300 millones", aquel programa de exaltación de lo hispánico, interesante por aquella incipiente mini-globalización. Con una única tele en casa, aburrido de mis declinaciones, yo más que en el rosa, rosae y en el hic, haec, hoc, estaba pensando en un ratito de mariachis para acompañar la cena, el huevo frito y el choricito ahumado. Mi madre comenta... "¡qué raro, si está terminando...!" De pronto el rostro serio de un jovencísimo Iñaki Gabilondo (cuya cara no conocíamos), con el miedo en sus ojos azules sobrecogiéndonos el alma, comienza a desgranar lo que había estado sucediendo en el Congreso desde dos o tres horas antes...
Mi madre está aterrada y muy nerviosa y habla de la Guerra Civil. Mi padre tarda una eternidad en llegar. Había temido encontrar tanques por la carretera. Pero todo estaba muy tranquilo. La música militar en la radio del autocar había sido poco tranquilizadora, un omen de pesadilla.
Aquellos años habían sido difíciles en lo político. Lo de ahora es una broma, de mal gusto pero broma en comparación. Muerte de Franco y difícil transición a la democracia. Hitos como la legalización del Partido Comunista (cuyo nombre ha terminado
desapareciendo en las siglas IU). Perdón y olvido. Conciliación. Las víctimas de Franco bajo la alfombra. Avances espectaculares en lo político, social, cultural y económico. Hay mucho que avanzar. Hasta 90 asesinatos de ETA al año, creo recordar. Grapo. Fuentes de inestabilidad. UCD se tambalea y no tardará en caer.
Al día siguiente, examen de Latín. En el recreo, hasta dos amigos de los más cercanos, con quince añitos como yo (¡quién los pillara, Salinas!) expresan su deseo de que los golpistas logren su propósito de devolvernos a un franquismo sin Franco. Uno es hijo de un coronel. El otro, simplemente de una familia muy de derechas. Estupefacto, ya animal político entonces, con aquellos quince años, simplemente me quedo casi sin argumentos. Balbuceo, con el bocadillo de tortilla en la mano izquierda en el gélido paseo bajo el pálido cielo de febrero. Que si les parece razonable arriesgar una guerra otra vez. Que si no creen que es más justo un sistema democrático. Ellos mencionan a los comunistas, el divorcio, el libertinaje y la ruptura de España por culpa de los separatistas y los entes preautonómicos... ¿a quién votarán hoy aquellos dos amigos míos de los que he perdido la pista...? ¿qué carismático líder de las ondas les explicará
las sombras de nuestra caverna?
Al final fue un susto y un estímulo. Sólo dieciocho meses después la cara asustada es la de Felipe González. 202 diputados, octubre de 1982. La mayoría más elocuente que hemos visto en nuestra historia democrática. La esperanza es virgen. La ilusión de mis dieciséis. ¡Quién los pillara, Salinas! Los dieciséis y la ilusión. Pero hoy. El futuro es siempre lo mejor que nos queda...

18 comentarios:

Dardo dijo...

Este episodio fue dramático. Pero tuvo una virtud. Actuó a modo de vacuna. Se acabaron para siempre los "cuartelazos".

Yo estaba en el Colegio Mayor en Madrid. Estábamos oyendo el debate de investidura en directo. No sabíamos lo que estaba pasando. Más tarde el rumor se desató: Golpe de Estado.

El Colegio Mayor un hervidero. El hall parecía un zoco. En el Colegio había un sector de apoyo al putch (integrados por los que estaban preparándose para ingresar en las Academias Militares de Oficiales de los tres Ejércitos, del que algunos celebraron el golpe y querían apuntarse a algo así como una especie de presencia civil en la calle y donde fuera menester); otro sector de resuelta e inmediata reacción frente al cuartelazo, y un tercer sector (donde me incluyo) que no dábamos crédito a lo que estaba pasando y a la vez estábamos paralizados.

Me acuerdo de mi amigo Carlos (un joven honrado y ejemplar a carta cabal) que me decía: ¡esto tenemos que pararlo, ya!; voy a mi Facultad; nos tenemos que movilizar. Y me miraba como esperando....Y yo: Pero hombre Carlos que estás diciendo; eso es muy peligroso.

Recuerdo también a uno del otro sector (no he retenido su nombre). Se me acercó y me dijo...."no te preocupes a ti no te va a pasar nada". (Se había declarado la ley marcial en la Capitanía de Valencia). Y en ese momento me sentí...en fin. Visualicé por un instante un escena fatal en la que era protagonista mi gran amigo. Comparé esa visión y ese "enchufe frente a la desgracia inminente que me ofrecían" y me quedé horrorizado.

Llamada de mi madre preocupada. La tranquilizo; bien me conocía. No madre, no; si ya sabes que yo siempre estoy en lo mismo.

Al día siguiente; me impresioné al ver las imágenes en que zarandeaban al Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Defensa Gutiérrez Mellado. Todo fue un susto. Y también una feliz vacuna.

Pero hoy, Animal, al volver la vista atrás pienso en la perversidad de unos (que se querían adherir), en la irresolución temerosa de otros (yo) y en lo ejemplar de pocos (mi gran amigo Carlos).

animalpolítico dijo...

Gracias, Dardo, por compartir tus experiencias.

A mí lo que más me marcó fue la preocupación de mis padres. Mi madre veía otra Guerra Civil.

Y constatar que mis dos mejores amigos estaban con los golpistas. Me quedé de piedra. Sabía que eran derechistas y que yo era el rojeras, pero ya sabes, teníamos otras muchas cosas en común. Con un de ellos sobretodo jugaba al ajedrez, compartíamos el interés por la música, los idiomas, etc. Mi mejor amigo. Pero no hubiera imaginado que quería la vuelta del franquismo.

Fueron días muy complicados.

AF dijo...

Un saludo para que lo recibas nada más llegar.

Dardo dijo...

Amigo; ardo en deseos de que nos hagas una semblanza del "Contubernio protoprogre" que tuvistéis en el Sabbath.

Fuera de bromas. Me alegro por todos vosotros porque ese encuentro tiene que ver con ésta tu entrada.

Tiene que ver con el "tejido" (mi apreciado Aracne). Tiene que ver con "tejer" una sociedad civil. Una potente sociedad civil es como el tejido orbicular de una araña; combina dos propiedades antitéticas: elasticidad y resistencia.

No es bueno que hayan sólo dos protagonistas: el individuo y el Estado. Serían en verdad dos protagonistas falsos dentro de una realidad falsa. Ya hemos comentado que el individuo concebido como desligado de todo lo demás es una abstracción; no tengo que incidir en que también el Estado es una abstracción (persona jurídica).

Pero la sociedad civil es nuestra naturaleza (zoon politicon). Los cuartelazos triunfan cuando existe un Estado y millones de individuos aislados, inconexos, desunidos. No tienen tantas posibilidades de triunfar o permanecer si existe una sociedad civil genuina.

Así que muchas felicitaciones por ese "ajuntamiento ideal".

Yo; en lo mío. Infectando blog. Y robándote lectores. ¡Sí, amigo, sí, robándote!.

En el último incidente por mí provocado, recordarás que se saldó con una baja de un lector en tu blog. Pues bien, esa baja fue un alta en el mío y ha dado ocasión a un debate duro pero interesante en el campo de batalla de mi primera entrada (Lo práctico de una moral conectada con el Logos). Es digno de leerse porque gracias a la intervención del lector ha quedado un debate de muy alto nivel.

¿Has comprobado, mi nunca bien ponderado Animal, la pasta de "pervertido" de la que estoy hecho?: Provoco un incendio; entras a apagarlo; me absuelven generosamente y por actuar para controlar el siniestro te condenan.

Te lo dije una vez (debate sobre lo natural del vestido) aunque allí perdí: Cautivo y desarmado el ejército heleno, las tropas del Latium han conseguido sus últimos objetivos: Disminuir la grey helena y aumentar la tribu romana.

Te deseo un buen día con tu familia. Y, claro, seguiré intoxicando.

RGAlmazán dijo...

Amigo animal, que Vd. haya vuelto bien.
Muchos saludos

animalpolítico dijo...

Muchas gracias, Antonio, muchas gracias, Rafa, fue un placer conoceros y una tarde muy agradable, muy especial. Haré, como dice Dardo, una 'semblanza' del contubernio, y la publicaré a lo largo del día de hoy. Creo que ahora practicaré un rato de madridismo con el baloncesto... Por la tarde, más.

No llegué muy tarde a casa, como he dejado escrito por ahí ya. A la 1:30 ya estaba entrando en el garaje, y eso que llovía en el viaje de vuelta, pero no demasiado. Se me hizo corto, mientras repasaba mentalmente las muchas y muy interesantes discusiones apenas iniciadas y la buena sintonía detectada en el grupo. Pese a la mayor cercanía de unos a unas siglas y de otros a otras hay una mayoría de valores comunes, y alguna divergencia menor en el modo de aplicarlos. Hablaré más de ello.

Saludos

animalpolítico dijo...

Dardo, gracias por tu interés por nuestro contubernio. No te preocupes que tendrás cumplidos informes. Alguno de los asistentes ya ha publicado el suyo, como el propio Antonio Flórez o Rafa Almazán, que yo haya visto a estas horas. Y con fotos.

Tienes toda la razón en la importancia de la existencia de una sociedad civil potente. Ojalá lo fuera mucho más y mostraba más fortaleza ante los intentos descarados de manipulación de la información y de la dirección de los asuntos públicos.

Te felicito por haber logrado un entendimiento funcional con Elohim. Ya ves que yo no he sabido. Es curioso. Esto es como el árbitro que acude a separar a dos púgiles y termina en la lona...

Pero tú no me robas nada, pues las decisiones de cada uno son las decisiones de cada uno.

No obstante, una observación: los griegos nunca tuvieron la más mínima oportunidad militar con los romanos. Pero les robaron el alma. Roma modificó a imagen y semejanza de lo griego toda su mitología, toda su religión, rehecha a imagen y semejanza de la griega, todo su arte, toda su filosofía, toda su literatura (la primera obra literaria romana es traducción de un original griego), todo su pensamiento, en definitiva. Las clases acomodadas hablaban griego en la intimidad... En definitiva, si te alineas con Roma y yo con Grecia, sólo me derrotarías en lo militar, en lo físico y corpóreo. El alma sería mía... y la eternidad... Piénsatelo bien...

Carmen sánchez Carazo dijo...

Puedes reirte, pero he leido tu cmentario y cuando lo he ido a moderar no se lo que ha ocurrido y no lo encuentro. Gracias

M.Angel dijo...

Uf, cuanto rojo hubo ayer por Madrid, me pregunto que diría Fedeguico si se entera de esa reunión de antiespañoles masones.
ya contarás lo que tramasteis jaja.

saludos.

Blanca dijo...

dardo... solo hay que mirar a los italianos de hoy en día para saber lo que siempre hicieron los romanos.

Demasiado prácticos para mi gusto. Se apoderaron de todo lo que no era de ellos y lo hicieron suyo... recuerda que los italianos "hasta ganaron la segunda guerra mundial porque nunca pertenecieron al eje"... faltaría más.

Creo que no fue una feliz comparación, aunque no reniego de los romanos, como transmisores de la cultura mundial de la época, sus vías llevaron lo mejor de los griegos, persas, turcos, etruscos, fenicios... pero propio, propio... poquito. Ya eran tramposos en su día y ellos inventaron el "que inventen ellos"... total, sabían que al final iban a decir que era suyo... y algunos lo creerían...

Dicho lo cual, me alegro de tus visitantes, pero dejar a animal dice poco de sus "luces"... cuanto mejor hubiera hecho compartiendo.

Me alegro de tu feliz retorno, animal, fue una tarde gratísima y agradezco mucho tu esfuerzo generoso. Eres un tío...

Blanca dijo...

En cuanto al "corazón" de la historia, es la vida misma, animal. De esas bofetadas por hacer de "abogada de pleitos pobres" como decía mi madre... he recibido miles a lo largo de mi vida... tu debes llevar 500, solo por la edad que nos separa. Pero son bofetadas sin dolor, de las que no desagrada recibir, porque si no intervienes, te queda mal sabor de boca y si lo haces, aunque parezca lo contrario, tu sentido de la justicia queda reforzado.

Besos,

Dardo dijo...

Animal; sublime tu confrontación de lo griego con lo romano. Ya sabes de mi torpeza; yo como Trimalchion, que pagaba por oir recitar en griego, aunque no tuviera ni pajolera idea. Así de pretenciosos y torpes somos los mortales latinos.

Por si no lo has leído he hecho un poco de contribución al legado de Roma en un comentario final a tu anterior entrada. En fin, para que no nos pongas tampoco por los suelos.

Por si te sirve de algo: No te he robado nada. Te siguen leyendo. Como no podía ser de otra manera.

Saludos.

Arbillas dijo...

Tan solo entrar de momento para saludarte y decirte que estoy encantada de haberte conocido y contar con un nuevo amigo.

Asombroso tu viaje desde Salamanca.

Permiteme enlazarte, pues será un placer visitarte mas a menudo.

Un beso y un abrazo.

Adivagar dijo...

Animal, tanto pedir una entrada sobre el 23F y al final no participo... El poco tiempo libre ahora también lo dedico a mi blog, y es más absorbente y complicado de lo que pensaba.

Con respecto al tema, en mi casa se vivió de manera muy especial. Soy hijo de militar, y vivíamos en una barriada militar que esas horas estuvo custodiada por policías militares, temiendo represalias de la sociedad civil. No quiero extenderme mucho, pero lo cierto es que la inmensa mayoría de militares se situó sin dudar del lado del estado de derecho. De no ser así la historia habría sido muy diferente. Bastaron unas horas para que los golpistas se dieran cuenta de que no contaban con el apoyo ni de la sociedad ni de las fuerzas armadas. Prefiero no detallar los hechos que ocurrieron en esa barriada militar y con esos militares que se reunieron para enfrentarse a un posible levantamiento de sus compañeros, por preservar la intimidad de esos héroes anónimos. Pero no dudaron en posicionarse y jugarse la vida en ello. A posteriori sabemos que no les habría pasado nada, pues casi todos estaban del lado de la democracia, pero en ese momento (y sin móviles ni internet) no lo sabían. Y no solo temían por la democracia, además por sus vidas y la de sus familias. En mi opinión fueron héroes, y una gran parte de la sociedad se lo ha pagado con el desprecio de juntarlos a todos en el lado de los golpistas. Y viven con ello. Sigo pensando que fueron una ruidosa (muy ruidosa) minoría, y que entre todos les pararon los pies. Entre todos, gente de izquierdas, de derechas, civiles y militares.

Un saludo, animal.

P.D. ¡Enhorabuena por el afortunado título de liga!

Blanca dijo...

adivagar, nunca, ni en aquellos momentos, pensé, yo al menos, que todos los militares eran golpistas. Y como yo, la mayoría de las personas que tenemos una cierta idea de lo que en aquel tiempo pasó. Porque si así hubiera sido ahora no estaríamos hablando en este lugar.

Y además porque todos conocemos a militares constitucionalistas y demócratas, entre ellos, el General Gutiérrez Mellado, ejemplo de dignidad militar, precisamente.

Adivagar dijo...

Sí, es cierto, Blanca, supongo que la mayoría piensa como tú. Pero a veces queda un resquemor ahí. Supongo que recordaréis los titulares en los 80, cuando decían cosas como "han muerto tres militares y dos inocentes".

Me alegra ir viendo que esa época ya ha pasado.

animalpolítico dijo...

Querida Carmen, no te apures, cosas así nos pasan a todos...

Saludos, M. Ángel. Teníamos que haber invitado a Fedeguico, pero se nos pasó...

Blanca, gracias. Yo tampoco, Blanca, Dardo, reniego de los romanos, me parece absurdo. Pero era un poco por meterme con Dardo, que quiere hacerse fuerte en una civitas frente a mi polis...

Dardo tengo que responderte a ese comentario, pero he andado algo liado, ya sabes, con el rojerío y el título de Liga...

Gracias, Arbillas, también fue un placer para mí...

animalpolítico dijo...

Sí, Adivagar, entiendo tu punto de vista y afirmo que, sin muchos militares demócratas en nuestro país, podría haber triunfado el golpe. Aunque yo destaque en mi post lo que me chocó más, el ejército se mantuvo fiel al Rey y a la democracia.

¿"afortunado" título? Sí... y no. El Madrid fue, de los de arriba, el que más ganas tuvo de ganar la Liga, teniendo peor plantilla y peor esquema de juego que sus competidores. Pero recuperando un viejo valor del Madrid: el sacrificio, la entrega, la lucha.