Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

sábado, 29 de septiembre de 2007

Banderita tú eres roja...

La Vexilología es el estudio de las banderas en su sentido más amplio. Es una disciplina auxiliar de la historia, aunque hoy día se entiende también su relevancia como parte de la semiótica. La palabra Vexilología viene del latín "vexillum", bandera, y el griego "logos", conocimiento. Se trata de una ciencia joven, desarrollada principalmente a partir de la segunda mitad del Siglo XX, cuando el alemán Ottfried Neubecker comenzó a denominarla "Flaggenkunde". Pero sería el norteamericano Whitney Smith, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Boston, quien le daría el impulso definitivo, al acuñar el término en inglés, vexillology, en 1957, y publicarlo en papel por primera vez en 1958. El término fue aceptado posteriormente por la Real Academia Española, gracias a la gestión de la Sociedad Española de Vexilología.

Allá por la tierra mora
allá por tierra africana
un soldadito español
de esta manera cantaba:
Como el vino de Jerez
y el vinillo de Rioja
son los colores que tiene
la banderita española
la banderita española
Cuando estoy en tierra extraña
y contemplo tus colores
y me acuerdo de mi España
mira si yo te querré.(…)
Banderita tú eres roja
banderita tú eres gualda
llevas sangre, llevas oro
en el fondo de tu alma.
El día que yo me muera
si estoy lejos de mi Patria
sólo quiero que me cubran
con la Bandera de España (…).

En la historia y en la política españolas hemos visto muchos diálogos para besugos, es cierto. Pero que en el S. XXI, con lo que ha llovido, volvamos de nuevo a darnos navajazos dialéctico-vexilológicos, es lo que menos esperaba, la verdad.

Las señas de identidad de la tribu han dado pie a mucha sangre en la historia de la humanidad. La lengua, la religión, la nación, la bandera no valen una gota de sangre más. Como muchos españoles crecí en un entorno en el que la democracia española estaba también creciendo, haciéndose mayor a mi alrededor. Aprendimos el valor de la libertad. Aprendimos el valor de la igualdad, el respeto, la tolerancia, el diálogo, la resolución pacífica de conflictos, los límites de la libertad...

Los últimos años han sido descorazonadores. Yo creía que todos nos habíamos hecho mayores y que discusiones de galgos o podencos se habían quedado atrás. Pero no. Unos nacionalistas continúan con su infantil guerra de banderas. Y los otros nacionalistas siguen con su infantil guerra de banderas. A ver quién es más traidor a su nación. A ver quién es más amante de la suya. A ver quién mea más alto.

El principal aporte filosófico-ideológico y conceptual de un nuevo partido asistido por poderosos intelectuales es... 'banderita tú eres roja', el remake, porque "nuestra bandera" no es sólo "una tela".

10 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

...banderita tú eres gualda.

No hay que olvidar que en Ej!paña además de lo de las injurias al rey, es delito deshonrar la bandera. Curiosamente no es ilegal, o no lo parece porque no se persigue de oficio, todos los insultos a la inteligencia a los que nos someten más de uno, los sacrilegios contra la honra de tantas personas y abusos continuados por los de siempre.

Eso parece que no jode el país. Pero lo hace.

animalpolítico dijo...

... y tanto. ¡Hay tantas cosas de más relieve que un moquero de colorines...!

Blanca dijo...

La bandera es otro más de los símbolos nacionalistas de los coj... que no es más que un trapo... así al menos lo veo yo. La españolidad es otra cosa, que cada vez se asemeja más a una pelea de gallos, a unos discursos barriobajeros y a un olvido imperdonable de nuestra historia, eso sí que es ser español...

No sé donde emigrar, pero me apetece, la verdad.

Maripuchi dijo...

No seré yo la que me pegue por una banderita, la verdad...
Pero sí, la cosa es que unos empuñan la banderita milenaria de los coj... y los otros la otra banderita milenaria de los coj...
Y el resto miramos estupefactos desde la barrera...

Naveganterojo dijo...

Pues...sin animos de ofender,a mi me gusta mas el "trapito" del 36,aunque liarme a tortas por el,pues no.
Salud y republica

Dardo dijo...

¿Una bandera es un trapo?. No es verdad. Esto sólo es un afán por disminuir el símbolo. Puedo admitir que el significante tiene diversos significados. Entre ellos uno interesado, que lo hace la representación del bando triunfador de 1936-39. Pero esto no es real. La bandera tiene una historia anterior; incluso el propio águila de San Juan tampoco sería genialidad del régimen nacionalsindicalista.

No le deis más vueltas, tenéis un sentimiento de indiferencia sino de incomodo hacia la Constitución de 1978 y claramente lo habéis advertido en más de un comentario trasladando la idea de que esta decisión fundamental soberana estaba tutelada por los entonces llamados poderes fácticos.

Esto se llama hiperlegitimidad de la izquierda. La misma que le llevo a Azaña a oponerse a que la coalición de derechas (CEDA) ganadora de las elecciones de 1933 entrara en un primer momento en el Gobierno de Lerroux. Las izquierdas no estuvieron nunca por permitir (1934) una legalidad republicana de derechas; y así lo hicieron ver cuando entraron los ministros cedistas en el Gobierno (1934). Parece que hemos aprendido poco.

La carga submarina es propagar una idea peligrosa: el acto soberano fundamental fue inválido por un vicio del consentimiento ab initio consistente en el miedo a un golpe de estado por unas FF.AA. caracterizadas entonces como golpistas. Según esta infame maniobra, el miedo al impedir emitir la opinión con entera libertad, sustrajo un juicio válido sobre esta decisión. Sólo así es posible entender toda estas campañas que quieren conectar lo de hoy con el régimen de 1931 haciendo un borrón de la realidad jurídica del régimen autoritario y del propio proceso de reforma (transición) del que deriva el actual estado.

El problema es no creer en la legalidad y a la vez tener una arrebatada esperanza por la revolución. Sólo se admitirá la legalidad que surja del parto sangriento revolucionario.

Tenéis un serio problema. No creéis en la ley. Sólo así es explicable la complacencia y el regodeo en cuestionar el propio símbolo que se consagra en el artículo 4 del texto constitucional.

Sí. Decididamente a estas alturas parece grueso que estemos con estas cosas. Son una regresión estos debates. Eso de derramar sangre de tercero no es bueno. Pero las revoluciones y las utopías (que son otras banderas virtuales) son los padres de los más espantosos pogromos.

No está bien seguir identificando la bandera del Estado con significados singulares de una historia reciente. Es gana de confundir y de enredar. Porque hoy la bandera al representar a España nos dice que este es el símbolo de un Estado social y democrático de Derecho que propugna los valores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo. Y que es el propio pueblo español (la soberanía nacional) del que emanan todos los poderes del Estado.

Este es el significado actual. Definitivamente no es un moquero de colorines como de manera harto despreciativa aquí se ha caracterizado.

Pero hoy el símbolo significa otra cosa. Y la legalidad es la que tenemos. En el Critón Sócrates decide beberse la cicuta antes que traicionar la propia legalidad que le condena .

¿Existe algún país en el mundo que no tenga bandera?. ¿Existe algún país civilizado donde se cuestione la presencia del propio simbolo constitucional?.

Miren; yo sobretodo tengo una patria metafísica que la integran todos los hombres. Para mí esta es la más valiosa. No excluye a nadie. Las Patrias físicas se ha dicho que son a veces el refugio de los canallas; los que también se refugian en otros tótemes como la revolución, etc.. Pero tenemos un reto. No podemos sustraernos de la realidad; debemos limar sus aristas. Y ésta nos dice que somos territoriales y que inevitablemente formamos grupos. Y que estos grupos tienen vida propia y se significan de alguna manera; de ahí al símbolo de todo ello sólo hay un paso.

Tenemos una particular actitud "ibérica" por vernos siempre a nosotros mismos con crueldad. Aquí, por ejemplo, el editor se ha centrado en el desastre de Anual y como la sangre de 10000 hijos -en su mayoría reclutas de familias que no pudieron comprar su exención del servicio- pereció por esta aventura africana. El editor ha omitido que esa aventura fue en su inicio francesa; que Francia por ejemplo utilizó armas químicas en la crisis del Rif. Que esta "aventura" en el contexto de la época era algo normal en la penetración de las metrópolis europeas en Africa. Fuera de España (Francia, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Holanda, Portugal) el capítulo "africanista" se superó. También el editor ha trasladado la idea de que este desastre propició la carrera militar de ciertos militares (Franco y Millán Astray); pero no ha advertido que tras el desastre de Anual cobra fuerza la necesidad de una reforma militar en profundidad con fuerzas profesionales. Así se crea la Legión española. Pero la historia se repite: hoy los caidos en nuestros Ejércitos son muchas veces inmigrantes. Los propios españoles nos hemos ganado el premio de no tener que contribuir (como por ejemplo los ciudadanos suizos) con nuestras obligaciones militares. Es posible que cualquier día también se supriman los impuestos.

Y una enseñanza para la historia (magistra vitae). El rebelde Abd El Krim fue un melillense antiguo funcionario de la propia Admond. española. En el desastre de Anual y en los posteriores episodios la mayoría de las bajas se sucedieron cuando una vez rendidas las guarniciones españolas los rifeños no respetaban a los cautivos y procedían a asesinarlos; en algunos casos quemando vivos a los oficiales españoles.

¿Un moquero de colorines?.

animalpolítico dijo...

Retiro de entrada lo del "moquero de colorines", que es una boutade irrespetuosa de un momento juguetón. Perdón.

Pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Hablaré por mí, no soy portavoz de nadie. Cuando dices "No le deis más vueltas, tenéis un sentimiento de indiferencia sino de incomodo hacia la Constitución de 1978" te equivocas de medio a medio. No confundamos el tocino con la velocidad.

La Constitución del 78, con sus defectos, es lo mejor que le ha pasado a España en su historia.

Mi denuncia va al uso y abuso SECTARIO de la bandera convertido en instrumento de agresión.

Prefiero no enzarzarme en discusiones en torno a los años treinta ahora. Veo que hay diferencias fundamentales de punto de vista.

Al uso SECTARIO de la bandera lo podríamos llamar "hiperlegitimidad de la derecha". La ausencia de banderas HOY en ayuntamientos vascos y catalanes no debería HOY ser motivo de debate... porque viene sucediendo desde hace treinta años. ¿Tiene sentido que el PP, que no lo evitó en sus ocho años de gobierno, lo agite hoy contra Zapatero? ¿qué otro sentido que el uso sectario de la bandera?

"Tenéis un serio problema. No creéis en la ley." ¿?

En lo que yo no creo es en la demagogia, Dardo. La demagogia es lo que denuncio. Si Zapatero es culpable de que hoy no ondeen banderas españolas en el Goyerri, Aznar lo es incluso más. Por esto el debate es demagogia.

"No está bien seguir identificando la bandera del Estado con significados singulares de una historia reciente. Es gana de confundir y de enredar. Porque hoy la bandera al representar a España nos dice que este es el símbolo de un Estado social y democrático de Derecho que propugna los valores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo. Y que es el propio pueblo español (la soberanía nacional) del que emanan todos los poderes del Estado."

POR FAVOR, CONTÉSTAME A UNA PREGUNTA DIRECTA, ¿no se ha usado la bandera en múltiples manifestaciones derechistas CONTRA el gobierno de Zapatero? ¿no se ha usado INCLUSO el himno? ¿¿¿NO ES UN SÍMBOLO DE TODOS???

Yo creo en la libertad, en la justicia, en la igualdad y en el pluralismo.

La bandera me parece bien como símbolo de una nación. Los abusos en el uso de las banderas me producen hilaridad o indiferencia. Los americanos ponen una bandera de su país en su casa. Allá ellos. Los ingleses incluso dentro de las iglesias. Allá ellos. En España la oposición derechista la usa contra el gobierno democrático y legítimo de la nación. ¿?

La bandera no es sólo un trapo, claro que no. Es lo que cada uno, cada pueblo, quiere que sea.

Pero mi denuncia es una denuncia de la demagogia, del sectarismo y del nacionalismo irracional e irrespetuoso con el prójimo.

El tema rifeño es totalmente secundario a mi post. Sólo lo menciono en el contexto de la zarzuela. No pretendía narrar todo el entorno.

¿No creemos en la ley? ¿nos incomoda la Constitución?

Blanca dijo...

Uno respeta o deja de respetar cuando partidariamente te quieren dar con el mástil de esa bandera en la cabeza, algo que está pasando de manera patriotera desde hace tres años y medio, dardo.

Y yo me considero patriota, no patriotera, como la mayoría a los que les ha entrado tanto ardor con la simbología que, no olvides, es de todos, no de quien se quiere apropiar de ella, echando al resto a las tinieblas eternas...

Y solo lo hacen por motivos espurios, que alguna persona inteligente, entre los que te considero, defiende, cuando nadie debería hacer ese uso sesgado coyunturalmente.

Pero estamos ya tan acostumbrados a la irresponsabilidad electoralista que no merece la pena ni esta discusión, porque no quiero que nadie me vuelva a dar con el mástil de MI bandera en la testa.

Me parece hasta ridículo estar hablando de ésto, la verdad.

Dardo dijo...

Animal; tu estatura moral se engrandece todavía más cuando adviertes lo que (nos puede pasar a todos) en modo alguno podía pasar por razonable aquí (tal vez en el contexto iconoclasta de Super puede padecerse).

Bien. Yo también tengo que matizar. Por lo menos en tu caso. Me alegra sobremanera que afirmes que este período constitucional ha sido lo mejor. Pero (por eso mismo he usado un plural nada equitativo) es un lugar común en la izquierda lanzar la idea del contexto singular del proceso constituyente (como si hubiera acaso algún contexto al que no se le pudiera objetar algún matiz) para minusvalorar el proceso de reforma que evitó una salida traumática con muertes seguras. Algo que ha sido un modelo y elogio en todo el mundo; y que aquí insensatamente despreciamos.

Sí. Está claro que hay un apropiación indebida del símbolo por unos y una omisión o indiferencia hacia él por los otros.

Tienes razón. La crisis de las banderas no es de hoy; es un episodio no de ahora sino continuado en el tiempo de un fenómeno más general: El incumplimiento de la Constitución y de las leyes del Estado. El haberse instalado en la mente de todos (a todos los niveles) que violar las leyes sale gratis. Que el pretender hacerlas cumplir es algo reaccionario; sin reparar que en la exigencia de su cumplimiento se está ejecutando la propia voluntad general como expresión de la soberanía democrática.

Lo más grave: Que hoy se observa como pintoresco o extravangante promover la aplicación de las normas.

Sí, es verdad. Te reconozco que el PP aunque tenga razón en su pretensión parece oportunista porque no la hizo observar durante su mandato precedente. Pero esto no quita que tenga razón en cuanto al fondo.

"Tenéis un serio problema. No creéis en la ley." Otra vez un plural contrario a la equidad. Pero es cierto que es también un lugar común en la izquierda entender el Derecho de una manera demasiado flexible; al compás de la propia dinámica política; supeditado al momento político. Seguramente en el medio está la virtud: Ni en la rigidez que anquilosa el sistema, ni en una elasticidad que pulveriza la propia seguridad jurídica.
Hubiera sido más justo por mi parte hablar de un diferente concepción de la ley. Dejemoslo así.

Yo tampoco creo en la demagogia. Me irrita. Oportunismo y demagogia van de la mano en el debate político a corto. Falsea la realidad.

Sí es verdad que se ha usado el simbolo y el himno contra el propio Gobierno; y esto ha sido un error. Pero es que la izquierda no ha hecho los deberes en esta cuestión porque ha tenido una especie de animadversión o complejo sobre estos símbolos que en el fondo (pese a su nuevo contenido constitucional) no los reconoce como propios. Es un fenómeno casi mercantil: si cedes el terreno, otros se instalan y venden su mercancía.

Si concluimos que es un símbolo de todos (que yo así lo creo) no debería tener la izquierda este reparo en su promoción. Sí, claramente, es odiosa la demagogia, lo sectario (una dirección de dos sentidos) y el nacionalismo excluyente con el prójimo.

Blanca; supondrás que lo del mástil no puedo aprobarlo. Es violencia. Pero también es violencia lo que nos venden últimamente como libertad de expresión. Hoy hacer autos de fe quemando símbolos nos lo quieren vender como libertad de expresión. Yo no reprocho que se pueda criticar con racionalidad y promover un cambio de forma política; pero actitudes fanáticas o fundamentalistas no pueden ampararse bajo el paraguas de la libertad de expresión. No ser contundente en la represión de todo esto aplicando las leyes democráticas que tenemos es provocar un ambiente en el que sutilmente se puede ir a más.

Sí. TENEMOS un problema en nuestra Nación con el cumplimiento de la ley y nuestra Constitución es vista con desagrado por unos y por otros.

animalpolítico dijo...

Una cosa no quita la otra. Es innegable que el contexto en el que se produjo el proceso constituyente moldeó o limitó las posibilidades. Y que la perfección no existe. La transición salió más que razonablemente bien. Pero no veo problema en que ahora, con más calma, en un momento histórico distinto, quien quiera hacerlo pueda plantear o recuperar sus carencias.

Por ejemplo el recuerdo correcto a las víctimas de la represión franquista.

Las víctimas de la guerra del lado nacional, los caídos por Dios y por España, han tenido modos de ser homenajeados durante décadas. Los otros también lo merecen.

No es pintoresco o extravagante promover la aplicación de las normas. Es simplemente falso, sectario y demagógico. El objetivo es retratar a Zapatero como 'poco español', 'enemigo de España' o 'antiespañol', una retórica de memoria desgraciada.

El PP en esto, Dardo, no tiene razón. Es oportunista. Ni en el fondo ni en la superficie.

La izquierda no tiene complejos. Es simplemente menos nacionalista. La bandera o el himno no pintan nada en manifestaciones que no son unitarias, Dardo. Los ejemplos de Blanca son buenísimos. Que una manifestación de la derecha se convierta en exaltación nacionalista, en un país con la historia del nuestro me parece gravísimamente irresponsable.

La izquierda ACEPTA esta bandera. Pero muchos hubieran preferido recuperar la de la II República. Aceptaron esta en las transacciones de la transición, con el emblema de la realeza para sustituir al águila fascista.

Pero es viejo en esta tierra mezclar a derecha con patria y a la izquierda con anti-patria.

¡Qué pena!