Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 1 de octubre de 2007

Y a mí me cae bien

Creo que hoy voy a ir de transversal extremocentrista, seguramente en desacuerdo con muchos lectores, a los que les pido comprensión. Al fin y al cabo soy y me siento español y vivo en Salamanca, tierra de arte y toros. Qué se puede pedir...

Juan Carlos, el rey, me cae bien.

Mi sentido de la justicia democrática me dice a las claras que la monarquía es por esencia menos igualitaria que un régimen republicano, siempre que éste, claro, esté regido por principios democráticos. A un rey no lo elegimos y llega a tal por 'designio divino', por derecho de nacimiento.

Y tengo una convicción muy profunda en mi mente. El rey fue fundamental para que el paso de un régimen de ausencia de libertades a un régimen esencialmente democrático se produjera de modo sustancialmente pacífico.

Muchos pelos quedaron en la gatera. Y visto desde hoy se puede uno cuestionar las cosas que podrían haberse hecho mejor. Pero el rey es una persona con una vida muy peculiar. Con trece años unos duros padres transijen con el régimen franquista y lo envían a Madrid, donde pasa una espartana adolescencia en soledad a la sombra del Caudillo. Se hace hombre en ese entorno. Sufre la frialdad de su propio padre cuando es nombrado sucesor a título de rey. Las dudas de su propio padre. Pero termina alcanzando su objetivo: recuperar la corona de la monarquía española, la única restaurada en Europa en el S. XX, y devolver a nuestro país un régimen de libertades democráticas. "El rey es bastante republicano", en afortunadas palabras, como era de esperar no comprendidas por algunos, del presidente Rodríguez Zapatero.

El último episodio notorio fue el 23-F. Es claro que hay muchas oscuridades en torno al mismo. Pero el rey hizo lo que había que hacer para que terminara fracasando. Yo así lo creo. Y mis ojos tenían quince años. Hoy unos cuantos más. Pero lo siguen viendo fresco.

Junto al rey está Sofía, más fría y distante, y Felipe, más frío y distante. Más 'reyes'. Y la familia numerosa. Y los rumores acerca de si al patriarca le gusta el dinero o los coches o las mujeres... Hoy están cayendo en manos de la prensa rosa, más amarilla a veces que la amarilla, y desde luego una de las aportaciones fundamentales al pensamiento occidental...

En un contexto nada favorable, recibe(n) ahora dardos desde los dos extremos del espectro político. Desde la ondas católicas, Jiménez Losantos ha lanzado probablemente los más duros ataques políticos y en el ambiente de su medio y de El Mundo, al menos, hay una actitud muy crítica. Por otro lado, tenemos los recientes episodios de desórdenes callejeros escalofriantes de los simpatizantes de un partido que no en vano se autodenomina republicano, o de un Anasagasti a quien parece le ha gustado el papel de enfant terrible que no cuadra demasiado con su persona en otros tiempos.

Junto a todo esto se ha venido produciendo una revaloración en positivo de la utópica II República española, donde los sueños de tantos españoles de bien se malograron por la sinrazón de los más radicales de ambos lados. Aunque este asunto poco tiene que ver, en realidad, con lo anteriormente mencionado. Porque el rey, Juan Carlos, aun procediendo de la legitimidad franquista, fue capaz de establecer los primeros puentes entre esta nueva aventura democrática y los precedentes históricos, siendo el más próximo de todos el de los años treinta.

Finalmente mencionaré que este país ha demostrado hasta la saciedad que no respeta a nadie. Creo que la figura supuestamente neutral del rey le ha dado estabilidad al sistema. Hay al menos un resquicio al que no ha llegado hasta ahora el debate partidario, una figura respetada. Si Zapatero fuera el jefe del Estado no creo que se le respetara más que ahora.

26 comentarios:

J. G Centeno dijo...

A mi, a diferencia de a usted, sin duda porque mis vivencias fueron otras y al Juancarlos que recuerdo es al que le reía los chistes a Franco, puede que sin ganas, es aquel al que apodamos, y nos pasamos de listos, Juan Carlos el Breve. Pero no es eso lo que se debe sustanciar, la posible empatía que pueda generar este señor como persona, sino la incompatibilidad de la existencia de la institución con una verdadera democracia, y en este sentido en el blog de 192 muertos... me he permitido valorar el porque del furibundo antijuancarlismo de los paladines de la extrema derecha.

Dardo dijo...

¿Transversal extremocentrista?. ¡Qué cruel eres contigo mismo y con los que criticas con ese calificativo!. Hoy -te auguro- que vas a "recibir" por todos los frentes.

Pero tu análisis no es extremocentrista; sino sentimental. Algo muy propio de tu persona. Y esto hasta se agradece en medio de tanta "mala baba" (me incluyo que conste) pues nos sitúa en otro contexto; tal vez más humano.

Un matiz. A la Monarquía la hemos elegido a través de la Constitución. Luego su provisión singular en los elementos concretos que desempeñen la función regia estará un poco al azar dada la propia naturaleza de la institución; si bien siempre bajo la espada de Damocles del Soberano que es la propia Nación. También a través de un proceso constituyente se podrá concluir con esta forma política si las gentes estiman que es lo más apropiado.

Sí; la Monarquía ( e incluso la propia persona de este Rey) propició el milagro de la reforma: el paso de un régimen autoritario a otro democrático sin contracciones graves.

Creo que este debate (Monarquía - República) es esencialista todavez que la soberanía está residenciada en el pueblo. Pero, en fin, a los celtíberos parece que nos entusiasma hablar del "sexo de los ángeles".

Yo en esto de las recetas políticas soy sobretodo pragmático. Ser sentimental revela un buen corazón y tal vez una intuición profunda de la realidad. No sé; pero lo importante es la institución como clave fundamental en el diseño del funcionamiento de los Poderes del Estado; luego la figura concreta del Rey es más contingente. Sin duda, visto como está el patio, la figura de don Juan Carlos pasa el aprobado con nota.

Y es verdad. Aquí no se respeta ni al Tato.

Amigo Bolche Vds. siempre con sus pinzas tan extrañas.

Maripuchi dijo...

No voy a cuestionar la utilidad de la monarquía en el cambio de régimen, ni en la consolidación de la democracia en España.
Pero, una vez establecidos ambos y asentado el país en el siglo XXI, entiendo que la institución está pelín caduca y deberían soplar aires nuevos, más democráticos....

Naveganterojo dijo...

Dardo,un matiz,a la monarquia no la hemos elegido,nos la han impuesto.
¿O es que usted ha votado en un referendun si quiere monarquia o republica?.
Que conste que soy antimonarquico,pero si hay una consulta popular y se vota a la monarquia,pues la aceptare,pero mientras..
Salud y republica

Naveganterojo dijo...

Se me olvidaba dardo,recuerda que fue refrendado primero por los Procuradores del autodenominado Movimiento Nacional.

animalpolítico dijo...

Juan Carlos tiene ese problema a sus espaldas, amigo bolchevique. Eso es indudable. Es rey por decisión de Franco.

Pero me he referido a eso en la entrada. Y lo que valoro es el resultado final de su actuación, sustancialmente positivo para todos.

Es claro, evidentemente, que la peripecia vital de cada uno marca sus percepciones.

En cualquier caso, me uno a todos los que quieran rescatar ejemplos morales de la legitimidad democrática pre-franquista. Y me duele como a cualquiera que aquello terminara en tragedia. Lo que no es posible recomponer es que Franco existió y la historia fue como fue.

Desde ahí, Juan Carlos supo caminar a nuestro presente. De un modo no perfecto, pero sí adecuado.

Es lo que trato de exponer.

animalpolítico dijo...

Amigo Dardo, lo sé. Tengo mucho lector republicano que quizá no comparta mi valoracíón. Pero me parece honrado hacerla. Quizá por ello empiezo con un intento de 'captatio benevolentiae' que trata de hacer ver que los posicionamientos de cada uno en cada tema son algo complejo, esencialmente poliédrico.

Quizá en este tema soy más centrista que en otros, porque soy pragmático y por el momento histórico en el que se encontraba España cuando adquirí mi uso de razón política.

Pero Dardo, yo no creo que hayamos elegido monarquía. Es muy enrevesado verlo así a partir de la aprobación de la Constitución, aunque técnicamente se puede defender.

Me parece muy avanzado el modelo griego, que pasó a prescindir de la realeza en un referéndum pacífico.

En cualquier caso he puesto el acento en la persona de Juan Carlos y no en la institución monárquica.

No tengo claro el futuro, y en esto estoy con Maripuchi. Felipe se tendrá que ganar el puesto. De momento no lo ha hecho, en lo que se refiere a mi apoyo político personal.

animalpolítico dijo...

Navegante, yo tampoco creo que la monarquía haya sido 'elegida' por el pueblo. Tienes razón.

Saludos

animalpolítico dijo...

Y añado algo más, Dardo, todos. Aunque hubiéramos elegido tener una monarquía (y no lo veo así), lo que no elegimos es al monarca concreto. Nos viene dado por la genética real.

Así, la reina será Leonor. Y de ella solo sabemos que es una niña muy mona que está contenta por ir a la guarde.

Los pasos que no doy dijo...

Pásmaros¡ acabo de oir en la SER que Sirera (el que sustituyó a Piqué en Cataluña)ha dicho que está dispuesto a que se haga un referendum sobre la Monarquía y que él votaría a favor de la República.

Que alguien me explique qué está pasando. Porque a mí lo que me da es que hay una campaña de desestabilización política. La Monarquía es el instrumento contra ZP. Como España no se rompe y no hablamos euskera ni nos rendimos a ETA, la derecha intenta ganar el poder sin pasar las urnas. Eso es así. SIN PASAR POR LAS URNAS. Porque saben que van a perder y perder las elecciones del 2008 significa perder el último rescoldo que les quedaba. No olvidemos que la derecha de la que hablamos no es más que los residuos del franquismo.

Esa es mi opinión, con lo cual discutir ahora sobre república o monarquía no haría más que hacerle el juego al PP. Volver a su terreno. Otra vez.

RGAlmazán dijo...

Amigo Animal, independientemente de que ahora se diga que los republicanos estamos haciendo pinza con la extrema-derecha (acabo de escribir una entrada) hay cosas por las que no debería pasar un demócrata (y por supuesto un republicano). Una que exista la figura de "injurias a la corona" discriminando a todos los demás --incluido el presidente del gobierno, por ejemplo--, y otra que no rinda cuentas al parlamento. Esas dos cuestiones no son cuestiones republicanas, simplementes son de sentido común democrático. Lo demás ya vendrá.

Salud y República

Los pasos que no doy dijo...

Completamente de acuerdo, rgalmazan

animalpolítico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
animalpolítico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
animalpolítico dijo...

Estimado Rafa,

En lo que expones estoy plenamente de acuerdo contigo.

En cualquier caso, yo no pongo en el mismo plano a quienes de modo respetable abogan por la instauración de una república con aquellos que se dedican a insultar al rey por la radio o quienes se dedican de modo un tanto absurdo a quemar fotos.

Pasos, creo que hablar de monarquía/república no es hacer el juego al PP. Hay muchos republicanos que plantean el tema de modo honesto y plenamente respetable.

Si a mí me preguntan si prefiero, de modo ideal, una monarquía o una república diría que una república, un modo de gobierno que lleva los ideales democráticos a sus últimas consecuencias.

Mi post es un contrapunto, como diría mi hermano Contrapunto. Porque las cosas tienen varias caras. Mi post es una reflexión acerca del papel del rey Juan Carlos durante la transición. Valoro lo que hizo, aunque la institución que representa me parezca en el plano teórico ir en contra de los ideales democráticos.

Saludos a todos.

Dardo dijo...

Naveganterojo; he dicho " la hemos elegido a través de la Constitución". También he dicho que la soberanía es del pueblo español y que, evidentemente, un nuevo poder constituyente puede decidir otra forma política que violente menos estas manías que tiene la izquierda y empieza a tener cierta derecha.

Una cosa sí tengo clara Sr. Naveganterojo. El día que se instaure una III República; ese día el hablar de plantear un referéndum o un proceso constituyente para instaurar una Monarquía parlamentaria o de otro tipo se verá como un imposible, como una excentricidad y como mismamente atentatorio a la propia República.

¿Se sorprende?. Los que tenemos alguna idea de lo que va esto recordamos el art. 1 punto número 6 de la Ley de Defensa de la República: "Artículo 1.: Son actos de agresión a la República y quedan sometidos a la presente ley: .....6.: La apología del régimen monárquico o de las personas en que se pretenda vincular su representación y el uso de emblemas, insignias o distintivos alusivos a uno u otras".

¿Les cuento los amplios poderes que tenía el Ministro de la Gobernación para hacer cumplir esta previsión? (http://www.segundarepublica.com/index.php?id=44&opcion=6 )

Hoy en cambio. En esta democracia de 1978 no se consideran actos de agresión promover de manera directa lo republicano. Otra cosa son las patochadas de uno y otro signo que nos hacen tragar.

¡Pero vamos a ver Sr. Naveganterojo!. ¿Qué pretende insinuar; que todos aquellos que de alguna manera vienen del anterior régimen participan como de un estigma que les inhabilita para la democracia?. Mire, sin darse cuenta, está promoviendo la solución de los gemelos Kazinski para el modelo español de cambio de régimen. Sin contar con que iba a ver algunas sonadas sorpresas.

Ahora una pregunta con el permiso (me creo que a veces abuso demasiado de la pacienda de Animal) del editor. ¿Qué consecuencias políticas creen Vds. que se deberían derivar para aquellos que promovieran un cambio en la forma política y perdieran la consulta?.

La forma política se aprobó en un primer referéndum (Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado de 1947) con el 93% de los votos. Sin duda se puede cuestionar el contexto. Sin embargo creo que el resultado afirmativo (sin llegar tal vez a ese índice) no debiera ofrecer dudas.

Tal vez se sorprendan con este apunte jurídico del anterior régimen. Pero es que, amigos, nuestra realidad jurídica viene de él. No es posible engarzarla directamente con 1931 en esa visión idílica que tienen.

Mira, Animal, lo referendatario no me gusta; excepto para cuestiones bien sencillas y comprensibles (democracia directa en el ámbito local). Para cuestiones complejas, y ésta lo es si se piensa un poco, me creo aportarían más obscuridad que luz y siempre dependiendo del momento político sentimental. Con las respuestas sencillas no es posible hacer justicia a decisiones sutiles y complejas. En nuestro siglo de Oro; mientras otras Naciones progresaban nosotros nos dedicábamos al "arbitrismo" (a aportar recetas magistrales para nuestra compleja realidad). Lo siento me sale la vena autoritaria (en el mejor sentido). ¿Es que cualquier majadero va a darnos lecciones de teoría política?.

Cada uno a lo suyo. Yo no voy a dictar una pericia sobre lo que vale un bien; para eso está el tasador. Yo sería un majadero si frívolamente me pusiera a discutir tal dictamen. Con ciertas decisiones pasa algo parecido. Serían verdadero pasto de la demagogia. ¡Esa que tú con tanto tino y justicia criticas!.

Nuestra ley fundamental era un "kit" completo donde venían muchas cosas. La Monarquía y también la España de las autonomías entre otros institutos.

Bien sabe que tengo una entrada muy completa sobre la cuestión de la naturaleza de la Monarquía en nuestro tiempo. A ella me remito.

Los pasos que no doy. Deberían estar Vds. de buen ánimo. A su proyecto republicano se unen lo neocon. ¡Esta sí que es buena!.

Don Rafael. En la mayoría de los países civilizados ( y en los no civilizados se utilizan expedientes más expeditivos) las instituciones se protegen con proporcionalidad y racionaliad. Y yo soy partidario de emplearse bien a fondo con todo lo que huela a injuria y calumnia. Porque si estamos en una democracia está claro que se puede canalizar toda la oposición política; pero lo que en modo alguno cabe es empezar a convertir esto en un campo de batalla que primero empieza con agresiones verbales; luego seguimos con estrafalarias mascaradas quemando como fanáticos fotos y terminamos quemando al propio representado en el anterior auto de fe histérico.

Miren; cambien de forma política de manera abierta y si quieren cuarteen la piel de toro (yo estoy en esto con Animal: no vale la pena más muertes por estas historias y mi verdadera patria es una Patria metafísica donde todos somos hermanos ); pero al menos háganlo con la ingeniería jurídica que se empleó entre 1975 y 1978 y que fue todo un prodigio. A ver si son capaces de superar a aquellos hombres y mujeres.

M.Angel dijo...

Dardo, como apunté en su día en tu blog, ojala se pudiera decidir si queremos república o monarquia, pero no está el horno para bollos.
Aún estando de acuerdo contigo a muchas cosas que apuntas en el escrito anterior, te diré, que personalmente, me irrita que haya una persona por encima de la ley, y esa persona es el rey, que me dá igual que sea Juan Carlos que Perico de los palotes, no me gusta la monarquia por lo que representa y punto, pero nunca apoyaré quemar fotos como salvajes, flaco favor hacen a los republicanos.
Permiteme una broma Dardo, solo te ha faltado dar un viva al rey.

Animal, hoy has tocado la vena al personal.

Un saludo.

animalpolítico dijo...

Lo sé, M. Ángel, lo sé. De hecho lo imaginaba cuando lo estaba escribiendo.

Respeto profundamente el republicanismo. Y respeto a los monárquicos.

En este tema ando un poco entre dos aguas. Como principio teórico considero superior a la república. Pero como una deuda con la historia no me desagrada la figura de Juan Carlos.

En fin, no veo que su hijo pueda ocupar su lugar. Hoy por hoy.

Saludos

Dardo dijo...

Amigo Miguel Angel; ya sabes que te aprecio y puedes gastarme todas las bromas que quieras. Yo también te voy a gastar a ti y a los tuyos otra: Tienen todos Vds. una deuda impagable con el Caudillo; sin duda, él más que nadie pese a titular su régimen como Reino de España ha promovido el personalismo en la Jefatura del Estado que tiende a lo republicano. Hoy las gentes son juancarlistas más que monárquicas. Lo dicho. El principal vector de la III República es el propio Franco al haber educado al pueblo en el caudillismo. Tras su fallecimiento resultaba extraño la idea monárquica. En esto coinciden con el bunker. Se les ha antojado articificial lo monárquico; lo más que han podido ser es juancarlista. No han podido recorrer e interiorizar lo sutil y complejo de la Monarquía parlamentaria.

¿Qué, amgio, cómo se te ha quedado el cuerpo?.

M.Angel dijo...

Ufffff, Dardo, que mal cuerpo, no me compares con cierta gente que me pongo a correr y no paro, tienes razón, Franco hizo republicanos, demostró tanto odio a esa forma de gobierno y gobernó con tal tiranía que atrajo a mucha gente a ese lado.
Solo te ha faltado llamarme neocon para hacerme pasar una noche en vela, jajaja.

Un saludo.

J. G Centeno dijo...

Parece que se van aclarando ideas y posiciones. El amigo Dardo da en el clavo cuando afirma que la monarquía venía en un kit completo, es decir que para aceptar un régimen de libertades en 1978 teníamos que tragar con la bandera bicolor y con los Borbones. Ya entonces, con veintidós años, discutí largo y tendido, incluso con mi padre, siempre disciplinado con las decisiones de la dirección del Partido lo cual le hizo votar un SI con lágrimas en los ojos. Yo por mi parte, me abstuve, y no me arrepiento, jamás votaré una monarquía, y menos con un Borbón (dinastía nefasta para España)a la cabeza.
No entiendo porque se tiene que considerar idílica una continuidad con la legalidad de 1931, y en cambio aceptamos sin rechistar una continuidad con la monarquía de 1930. Que yo sepa el actual jefe del estado, el ciudadano Borbón y Borbón, es nieto del ciudadano Borbón Habsburgo, que fué un más que inútil rey con el nombre de Alfonso XIII.
Lo de la pinza ya se utilizó con notable éxito para desacreditar el discurso de Julio Anguita. Ni existió entonces, ni existe ahora. Los republicanos españoles somos necesariamente progresistas, para nosotros la república es un paso que hay que dar para superar el sistema capitalista, la economía de mercado y sus accesorios, sin embargo los radicales de la COPE y la dirección del Pp no critican la institución, que realmente les importa un bledo, critican a Juancarlos porque no actúa para remediar la deriva que toma la patria, imagino que actuación desean.

Dardo dijo...

Javier; teníamos que asumir esta forma política y otras cosas tal vez del agrado suyo, pero no del mío; tanto unos como otros. ¿Consenso?. Es verdad que se conecta con la dinastía histórica pero la Monarquía de 1978 es de una nueva factura, de una nueva planta; no tiene nada que ver con la histórica en cuanto a su engarce con el Soberano que es el propio Pueblo y los mismos Poderes del Estado.

Con todo afecto, Javier, los hijos no heredan la culpa de sus padres o abuelos. Tal argumento es profundamente irracional y atrabiliario; prepolítico, tribual. Según esto no podríamos admitir a más de uno de nuestros cargos políticos (de uno y otro signo) en función de lo que fueron sus ancestros. Sin duda se ha dejado llevar por la pasión. Conectando con su argumentación; yo en este debate que tenemos me he abstenido por pudor, de utilizar un ancestro de los Borbones que de alguna manera santifica su casa: San Luis Rey de Francia; (Santoral católico) "Nació el año 1214. Subió al trono de Francia a la edad de veintidós años. De su matrimonio tuvo once hijos, a los que personalmente dio una excelente educación. Se distinguió por su espíritu de penitencia y oración, y por su amor a los pobres. En su manera de gobernar, se preocupó de la paz entre las naciones y del bien temporal y espiritual de sus súbditos. Promovió dos cruzadas para liberar el sepulcro de Cristo, y murió cerca de Cartago el año 1270". Lo cito a los solos efectos de testimoniar lo errado de su argumentación centrada en los ascendientes. Estos, ya en serio, no pueden prejuzgar lo que son sus descedientes.

Por lo demás hace Vd. muy bien en promover intelectualmente y a través de las ideas su vocación republicana.

Blanca dijo...

Tenéis razón todos... o no...

Don Juan Carlos ha tenido una vida muy compleja, éso no lo niega nadie. He dicho compleja, no difícil... difícil la tienen millones de personas que no tienen ni la milésima parte de las oportunidades que tuvo él.

Yo confieso que fui durante muchos años juancarlista acérrima, pero desde hace unos cuantos me cuestiono cosas con respecto a su papel. Y me explico.

Cuando la situación se puso difícil, despues de acceder al trono por designación de Franco, parece que la resolvió como procedía. No entro a estudiar los entresijos de lo que ocurrió un día de febrero, solo aplaudo el resultado y el resultado fue feliz, sin duda.

Desde entonces ha vivido en una nube, es decir, por encima de todo, como los cirros y los cúmulonimbos. Y aunque la Constitución le dé ese papel, de figura decorativa, considero que en España ha habido muchas situaciones en las que debería haber dado el más mínimo signo de que no es solo una figura de cera, por encima del bien y del mal.

Desde hace mucho tiempo, antes por supuesto de que empezara a escribir en este lugar, he pensado que el rey debería ser auténticamente un moderador, porque ha habido situaciones que lo requerían. Comprendo que su estatus y su vida le impelen a ser conservador, pero yo desde aquí digo y ojalá me equivoque, van a ser, están siendo los conservadores los que están precipitando la cuestión de su permanencia... por acción u omisión.

Todo lo que ha ocurrido tras la desgracia del 11-M, en la que el principal partido de la oposición ha tomado el camino de la elucubración, de la desmesura, de la crispación, de la confrontación abierta entre españoles, acercándose peligrosamente al golpismo y sacando de la cueva a los miles de franquistas (¿o son millones?) que estaban esperando su oportunidad, sin que se le haya movido una pestaña a nuestro monarca, cuando desde múltiples foros se le ha suplicado que pusiera las cosas en su justo sitio, que llamara a capítulo a estos políticos irracionales, que hiciera un mínimo gesto para que las aguas volvieran a su cauce... ni la más mínima señal desde la Zarzuela... toda la familia son como un retrato de Goya... puestos ahí como mero adorno...

Y desde los medios más conservadores es desde donde más daño se está haciendo a la institución, porque han visto durante todos estos años que aquí vale todo... del rey abajo ninguno... tierra quemada... más gasolina al fuego...

Yo le acuso de no haber mediado entre españoles, no ha sabido o no ha querido... y ahí es donde empiezan las especulaciones sobre su vida privada, porque... ¿para qué quiero yo a un rey que no hace nada cuando la situación lo requiere? ¿Es que está solo para hacerse fotos familiares, montar en barco, hacer negocios...?

Ha desaparecido de la escena política hace ya muchos años, no sirve para atemperar, para llamar a consultas, para ser español activo, en suma...

Debo decir con mucho pesar que ha amortizado el cargo hace tiempo.

rosamari dijo...

No elegida por el pueblo, pero si consensuada por los partidos políticos, y refrendada en el parlamento. Ha servido en un momento político y vital importante en este país. Yo, al igual que muchos de vosotros, no creo que se pueda gobernar sólo por ser hijo de rey, pero no me parece el momento de concitar a los demonios.
No pienso colaborar con el memo de cañizares rezando por el rey y pegando al mismo tiempo patadas con la cope. Ya sabeis a quien beneficia.
Y el de Campa de Foronda, más de lo mismo.
Por una razón o por otra, ya sabeis quien se come el pastel.
Me ha gustado mucho Animal.

Dardo dijo...

Yo, Blanca, no he tenido ningun sentimiento desmesurado por el Rey Juan Carlos. Pero su figura no me produce animadversión; que ya es bastante. Deberíamos ser más templados con lo que está más allá del debate político. Un profesor mío de derecho político nos comentó un día en clase que lo que caracteriza a las democracias asentadas es el aburrimiento sobre los institutos básicos. La democracia en estas Naciones suele ser aburrida. No se cuestiona permanentemente el statu quo. Esto es síntoma de tercermundismo. Según esto yo sería un conservador escandinavo (je,je) dado mi aburrimiento y la situación española una democracia cada vez más escorada a lo tercermundista con esta herida siempre abierta relativa a lo que somos y a la forma en que somos.

Es innegable, lo reconfortante que fue verlo vestido de capitán general, reconduciendo el vacío de poder que se produjo cuando se secuestró al Gobierno en pleno en el golpe de estado de 1981.

El Rey (cualquiera que fuera su figura personal) no debe entrar en el debate político. Esto es impensable en el parlamentarismo; donde la iniciativa está toda en la clase política. No pidamos lo que la propia institución (según su diseño) no puede dar de sí. En esta crítica hasta encuentro yo la virtud. Me explico: Tanto unos (derecha) como otros (izquierda) acusan al Rey de no arrimar el ascua a su sardina. Unos le acusan de no hacer nada ante el cambio en la organización territorial del Estado que cada vez es visto como más federalizante y por tanto traicionando el espíritu constitucional. Otros le achacan que no les llame la atención a la propia derecha; vista como desestabilizadora. Sin duda es el mejor elogio que se le puede hacer. Reina pero no gobierna. Sólo en las crisis constitucionales (como la de 1981 con el Gobierno secuestrado) y situaciones de interinidad podemos observar la importancia de la figura en el plano interno. En el plano internacional no se está haciendo justicia, ni aprovechando, su buena imagen.

Blanca dijo...

El único político que dio su sitio al rey fue Felipe González. Aznar lo llevó a la nada, enclaustrándolo en la Zarzuela, mala lección que han aprendido muy bien sus seguidores.

Estoy con Rosamari y su visión de lo que desde la COPE se está consintiendo hacia el rey y la falta de respeto sin mesura que practican, para luego decir lo contrario cuando le acercan el micrófono a algún obispo. La Conferencia Episcopal es muy responsable de la desestabilización que contra la corona se está produciendo por parte de los que piensan que en política todo vale... y hay cosas que no se van a poder recomponer nunca. La Iglesia no puede consentir el insulto permanente contra las Instituciones del Estado, entre ellas y en en este momento la mayor, la Jefatura del Estado. Ellos tendrán que rendir cuentas en algún momento de lo que están promoviendo. Hay cosas que nunca volverán a ser iguales...