Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

jueves, 8 de mayo de 2008

Bases lelas

Un hombre, un voto. Un viejo adagio que sintetiza adecuadamente la expresión fiel de la esencia de un sistema político que sitúa al timón de la polis al pueblo. Al demos. El poder del demos, la democracia.

Pasados y archivados en la memoria colectiva los Clístenes, Solón o Pericles, los intentos de Senados de los antiguos germanos, de los celtas, los indios, persas, griegos, romanos y otros, superadas las fases de aristocracias, oligarquías, teocracias o anarquías, no discutimos hoy ya que el modo más justo y humano de gestionar la convivencia de los descendientes del austrolopithecus es un sistema fundamentado en la suma de las voluntades de una colectividad de seres iguales ante la ley.

Podremos discutir las leyes electorales y su capacidad o no de reflejar adecuadamente las voluntades. Podremos asistir a debates acerca del modo en que, en el detalle, se organiza la jefatura del estado, o se procede a los procesos de elección, nombramientos o publicación y aplicación de normas, resolución de conflictos, etc. Podremos sin duda mejorar.

Pero no podemos poner en duda lo fundamental. Un hombre, un voto significa que todos tenemos derecho, derecho que hemos de exigir, a que nuestra voz sea escuchada y a que nuestra opinión contribuya a moldear la del conjunto; todo ello dentro de un sistema en que el respeto a la ley sea a la vez exigible a todos.

Me invadieron estos pensamientos esta mañana. Estaba a punto de entrar en el párking cuando, brotando de la radio, una voz destemplada, grosera y desagradable estaba calificando la Educación para la Ciudadanía planificada por el gobierno de la nación como "basura", y refiriéndose con desprecio muy poco sutil no a la Vicepresidenta del gobierno en esta ocasión (eso lo hace a diario, pero no en ese momento), sino a su sustento social. A sus "bases lelas". Sus bases lelas es la mayoría de ciudadanos libres e iguales que viven en este país y expresan su opinión democrática en las urnas. Sus bases lelas son los más de once millones de españoles que han aupado a Mª Teresa Fernández de la Vega a la alta magistratura que ocupa. Sus bases lelas.

Yo soy base lela. Y otros son unos groseramente absurdos delincuentes hertzianos vergonzosamente apoyados por una jerarquía de una religión que predica el amor al prójimo que no tienen empacho en usar la ignominia, la calumnia, el insulto a la inteligencia, el desprecio a la ley, a las instituciones, a las personas, al sistema, al poder del pueblo, a la verdad. Y que lo hacen cada día sin dejar títere con cabeza. Y que lo harán machaconamente hasta conseguir sus objetivos, momento en el que buscarán otros.

Pedro J. Ramírez comentó que ya se ocupará él de enseñar moralidad a sus hijos. ¿Será con el ejemplo?

34 comentarios:

Gracchus Babeuf dijo...

Estimado amigo, es la primera vez que le noto irritado. Rompe así una norma no escrita. Le comprendo, que hasta el mismísimo Job aullaría con gente así.

Rue Madeleine dijo...

Es pura rabia, animal, han perdido y están rabiosos como monos, jajaja

Se jodan¡

Maripuchi dijo...

En fin... compañero de leleces... que te voy a decir...

SuperSantiEgo dijo...

¿La democracia no era 1 leuro = 1 voto?

¿La igualdad no era que un pobre y un rico con un leuro pueden comprar lo mismo?

¿Este no era un blog liberal?

A mí no me liéis con esas trampas conceptuales tan vuestras de rojeras, ¿eh?

M.Angel dijo...

Ahí les duele, que vale lo mismo el voto de un humilde trabajador del campo que el suyo.
Y mejor lelo que fachón.

Un abrazo.

Dardo dijo...

Digo como Monsieur Babeuf, se te nota algo el enfado.

Y no te falta razón. Sobretodo porque el locutor de radio viene a acusar de plebeyismo en sentido orteguiano a la mayoría de los votantes, y no cae en que existe asímismo una masa subyugada de manera acrítica con la dictadura de los mass media, y con la particularidad agravada de que sobre los comunicadores no hay -evidentemente- procesos de elección/selección democráticos como respecto de los políticos.

Yo sé que todos los que escribimos por aquí valoramos lo democrático. Tengo algunos matices sobre algunos posicionamientos sobre lo liberal.

Lo digo porque los paradigmas históricos de democracia se dieron en puridad en contextos esclavistas, machistas y elitistas. ¿En verdad ha existido una verdadera democracia antes y ahora?. Lo cierto es que ayer y hoy se dan limitaciones inevitables. Es el mejor régimen, pero debemos estar conjurados frente a sus degeneraciones. Así lo peligroso por primitivo es el democratismo (que pretende extender lo democrático a todas las esferas de la vida -por ejemplo lo moral y religioso-) que lleva en sus alforjas un nuevo totalitarismo.

No me gusta que desde una emisora católica se utilicen estas formas, desde luego. Algunos dicen que es necesario este ariete para contrarrestar esa "nueva cultura" que se impulsa desde la actual élite dirigente. Yo creo que es un error; que se pierde de antemano reduciéndolo todo a esquema grosero.

La asignatura está tocada de muerte tras la sentencia del TSJ de Andalucía. Si se quiere criticar con racionalidad, creo que lo que hay que hacer es no insultar a las otras bases, sino hacer pedagogía de que ciertos activismos sobre sexualidad y tipologías de familia exceden del cometido que el Estado tiene sobre los alumnos de primaria y secundaria obligatorias.

Un abrazo, Animal.

SuperSantiEgo dijo...

Dardo, pásate por liberalismo.org y ahí te explicarán que lo que dicen los historiadores (en el mejor de los casos el mejor de ellos un totalitario hegeliano, en el peor un criptomarxista admirador de Pol Pot), eso de que el capitalismo se desarrolló en sinergia con el Estado moderno, el belicismo y el imperialismo occidental, no es sino odio a la prosperidad y la verdadera y correcta visión de toda la evolución del ser humano, que es el liberalismo, como lo llaman ellos, o überliberalismo como lo llamo yo.

Según ellos el capitalismo desarrolló su apostolado por el bien y la prosperidad del ser humano totalmente ajeno a esos dos vecinos incómodos, que no le permitieron llevar a cabo del todo su labor y que medraron a costa de él como un cáncer.

De verdad que yo intento comprenderlo y adaptar mi pensamiento a la nueva doctrina que ha de regir nuestras vidas hasta la extinción de las últimas estrellas... pero me cuesta.

ybris dijo...

Desde luego la Cope desbarra.
No por decir sino por el modo de hacerlo y su escasez de razonamientos.
Por ejemplo con lo de bases lelas.

Un abrazo.

Blanca dijo...

Prefiero ser lela... a mucha honra, que bazofia ponzoñosa, que es lo que se destila desde la COPE.

Están haciendo más por la aspiración a la laicidad y la huida de la religión católica esta banda de conferenciantes episcopales, con el indigno de las ondas a la cabeza, que cualquier pensamiento racional. Uno puede tener tendencia a vivir y dejar vivir, pero no puede permanecer impasible cuando desde la derecha más reaccionaria están cargándose las libertades y logros conseguidos por los ciudadanos libres a través de su voto y lucha añeja.

Han conseguido que los que no éramos militantes contra la confesión católica, sino que la respetábamos, nos hayamos convertido en implacables perseguidores de semejante caterva de descerebrados, que quieren enjaular mi conciencia y la de toda la ciudadanía, así, por cojones...

animalpolítico dijo...

Queridos amigos, en realidad me irrito muchas veces. Otra cosa es que considere mejor método de comunicación el argumento que el insulto. Creo, eso sí, que no podemos tolerar lo que estamos tolerando de facto.

No creais que es casual. Lo de 'bases lelas' tiene múltiples sinónimos en la programación de la COPE y de otros medios (El Mundo, Intereconomía, etc.) a lo largo del día. Ayer mismo oí en el programa del 'docto' César Vidal, mientras la SER emitía publicidad, que nos llamaban 'epsilones' a quienes hemos dado nuestro apoyo a este gobierno. Lo hacen constantemente. Y la repetición lo está convirtiendo en hábito, con lo que, en la mente de muchos, en su actitud vital, se convierte en 'norma'.

Lo del liberalismo, Dardo, es un tema de debate intelectual. Incluso la definición correcta de los términos. Uno no es liberal por el mero hecho de que así se autodenomine. Igual que yo no soy croata por mucho que lo afirme.

En la evolución histórica de las democracias ha habido todo tipo de democracias imperfectas y aún no ha llegado la perfecta. Esto es otra cuestión. Yo hablo de 'intentos de senados'. La Atenas clásica trajo unos avances formidables en derechos. Pero seguía siendo una sociedad esclavista, que tenía a la mujer en casa y que desconfiaba de modo fundamental de todos los forasteros, aunque fueran del pueblo de al lado. Aparte de que estaba sistemáticamente en guerra.

Pero fue un siglo que alumbró una esperanza, detrás de la que seguimos hoy.

Sabes que diferimos en lo que se refiere a lo que tú llamas 'democratismo'. No. Yo hablo de estado de derecho. En nuestro ordenamiento político, jurídico y social, no hay ninguna autoridad en lo moral y religioso por encima del estado.

Hay libertad religiosa, que respeta la libertad de creencias religiosas de los individuos. Pero ninguna religión puede ponerse por encima o más allá del estado de derecho. En modo alguno.

El estado de derecho establece, dentro de la ley, una asignatura, por ejemplo. Y sólo el estado de derecho puede decidir que no se imparta. Ninguna otra instancia. Sólo un parlamento puede revocar la decisión de otro parlamento. O el poder judicial.

Pero, por otro lado, no creo que la resolución andaluza haya herido de muerte a la asignatura. Hay otras resoluciones, varias, de Asturias, Cataluña y otros tribunales superiores, en sentido contrario. Intervendrá el Supremo e intuyo que intervendrá en sentido contrario al del Tribunal andaluz, cuya resolución es, parece, muy controvertida en el fondo y en la forma.

Saludos a todos.

Blanca dijo...

En cuanto a P.J.R., éso, que les enseñe su moralidad a sus hijos... serán unos ejemplares ciudadanos que se saltarán a la torera las leyes humanas, las divinas y las de la gravedad, igualico que su padre...

Gonover dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gonover dijo...

Me parece una falta de respeto lo de llamar lelo al votante del PSOE.

Dicho esto, y aunque no oí lo que dices, estoy de acuerdo con la crítica a EpC. De hecho, en Andalucía, ya tenemos sentencia del TSJA al respecto, que no deja bien parada a la asignatura.

Las asturianas y catalanas hacen mención no a la asignatura, sino al derecho a la objeción de conciencia a la misma. La sentencia andaluza es la primera en conocer del fondo de la cuestión.

Aunque al parecer, quien se dedica a predicar el respeto a las sentencia judiciales, cuando no les gusta parece que no valen.

Evaristo dijo...

Me vais a perdonar el comentario políticamente incorrecto (y tremendamente soez), pero un señor al que a visto media españa drogao hasta las cejas con un corpiño rojo y el culo al aire, y pidiendo que le hiciesen cosas que no me atrevo a reproducir ni en un comentario tan soez como este, no me parece que sea el más indicado para dar lecciones de moralidad a nadie. Y menos para salir en la radio sacando pecho sobre el tema. Vamos, digo yo.

animalpolítico dijo...

Gonover, yo no soy jurista. En el tema judicial con respecto a este tema abogaría por que dejemos que se aclare antes de darlo por resuelto. Si el poder judicial finalmente modifica el contenido o la implantación de la asignatura, el parlamento deberá actuar en consecuencia y reformularla en lo que sea preciso. Simplemente. Porque el estado de derecho no se podría permitir algo que, a juicio de los jueces fuera contra la ley.

Pero la cuestión no ha terminado. Y si los jueces han actuado (que no lo sé) sin respeto a la verdad, el sistema judicial también contempla todo un juego de recursos. ¿O no?

animalpolítico dijo...

Evaristo, es cierto.

No obstante, para mí todo el episodio del corpiño rojo es un episodio de moral privada en el que no entro a valorar al individuo (aunque parece claro que entonces queda desautorizado para criticar muchas cosas). Es mucho más grave lo que ha hecho con el 11-M, por ejemplo.

SuperSantiEgo dijo...

Y lo que es peor: ¿qué clase de educación estética van a tener esos niños si su madre es doña Ágatha?

animalpolítico dijo...

¿Qué tal una Estética para la Ciudadanía a cargo de estos dos? Él podría ocuparse de los corpiños y ella de las medias fucsia. En vestuario, eso sí, la sobrina de Rouco ha inaugurado una línea que me parece prometedora.

Anónimo dijo...

"En nuestro ordenamiento político, jurídico y social, no hay ninguna autoridad en lo moral y religioso por encima del estado."

No sé si está parafraseando a Mussolini o Stalin, la verdad.

El Estado no es una autoridad moral en ningún caso.

El artículo 27.3 de la Constitución dice lo que sigue:

"Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones."

Nada más. Bueno, sí, dos palabras enigmáticas: "jerarquía normativa".

PD: ¿Por qué en nuestro país aconfesional no se reconoce el matrimonio musulmán de un hombre con dos mujeres privando de pensión de viudedad a las dos? ¿No es tremendamente injusto que sólo se reconozca el matrimonio entre dos personas? ¿Por qué arrastramos esas rémoras del nacionalcatolicismo sin que nadie alce la voz?

Los pasos que no doy dijo...

Lo que molesta de EyC es el tema de los homosexuales y su matrimonio. Son unos cobardes y no se atreven a decirlo así de claro: se llama homofobia, y no hay por qué respetarla. No hay por qué respetar actitudes que pretenden quitar derechos a los demás.

Se escudan en vaguedades, abstracciones, sin hablar claro. Nadie de los detractores de EyC ha sido capaz de dar un argumento solido, con pruebas, de lo que dicen. Ni siquiera el TSA da un argumento claro: se limita a enjuiciar (¡moralmente, como en la Inquisición!) determinados párrafos que le resultan ofensivos.

Hay que ser más valiente y llamar a las cosas por su nombre: si sois homófobos, sois homófobos, si sois machistas, sois machistas, y si sois xenófobos, pues sois xenófobos.

La asunción del problema es el primer paso para solucionarlo. Porque una fobia siempre es un problema para el que la padece, pero también para quienes las sufrimos.

(Por cierto, los hombres y las mujeres ya se casaban antes del nacionalcatolicismo, antes de Franco también hubo vida, sobre todo, hubo vida)

xabiertxo dijo...

Yo es que alucino. Yo entendía que Dardo era más o menos liberal y habla de "masas subyugadas" y añade "Es el mejor régimen, pero debemos estar conjurados frente a sus degeneraciones. Así lo peligroso por primitivo es el democratismo (que pretende extender lo democrático a todas las esferas de la vida -por ejemplo lo moral y religioso-) que lleva en sus alforjas un nuevo totalitarismo."
¿Quién mira por encima a los demás y los ve "subyugados"? ¿Complejo de "epi" "scopeo"? Vigilar desde arriba es la etimología de obispo, ¿no?
Lo de las degeneraciones de la democracia es un buen recordatorio de aquello que nos decían de niños: "No hay que confundir libertad con libertinaje"
Fantástico lo de que extender la democracia a los ámbitos moral y religioso es una degeneración.
Se dice que el entonces Cardenal Ratzinger le dijo a Leonardo Boff con ocasión de la vista de su proceso inquisitorial algo como: "Usted parte de un error de base, cree que esto es una democracia y está muy equivocado."
Simplemente por personalizarlo un poco: ¿Se cree usted superior a mi en lo moral y religioso? ¿Se siente capaz de defender su derecho a imponerme sus convicciones?
El modelo de estado liberal extremo es seguramente el de los EEUU, para lo bueno y lo malo. Es muy conocido el nombre de la sentencia sobre el aborto del supremo americano "Roe versus Wade"; pero mucha gente no sabe quiénes fueron Roe y Wade. Roe abortó en el estado de Tejas después de pronunciarse una ley que lo prohibía. Wade era el fiscal. Roe puso una demanda contra el fiscal por tratar de imponerle sus convicciones religiosas y ganó. Esto es liberalismo.
Educación para la ciudadanía no establece activismo por la orientación sexual. Simplemente explica que no se debe discriminar por la orientación sexual. Pero esto no es una norma moral es un ilícito penal. El "no debes" cuano lo dice dios es pecado y cuando lo dice el estado, delito; a veces coincide el mensaje, a veces no, sé que hay gente que añora los tiempos en que coincidían siempre pero Paquito, a dios gracias, murió.
En cuanto a que la asignatura está herida de muerte, no tengo ni que recordarle que en Tejas ganó Wade; pero luego habló el Supremo.

Júcaro dijo...

Apreciado amigo bloguero, le noté muy enojado. Si me lo permite, le diré que se lo tiene usted bien merecido por escuchar la emisora de los obispos.

En Andalucía se pronunció al respecto la sala vaticana del TSJA y eso sí que es para irritarse. Habría que pedir que el Tribunal Constitucional se pronunciara ya sobre EpC. Quienes se posicionan en contra de ella, el PP incluido, no hacen nada para que este tribunal se pronuncie, sabedores que cuando lo haga se les acabó la monserga.

Un abrazo.

Los pasos que no doy dijo...

Claro que lo de Exuperancia y el corpiño rojo es algo privado, propio de la vida personal de Pedro J. Ramirez y no seré yo quien juzgue la vida sexual de nadie, igual que no permito que nadie juzgue la mía. Allá cada cual disfrute como quiera, siempre que sea consentido y entre mayores de edad, nada hay qué objetar. Esa es la diferencia entre unos y otros: los patriotas y salvadores de la moral de los pueblos no son capaces de admitir ese hecho, en cambio, que nadie juzgue los que ellos dicen, o hacen, pues es libertad de expresión.

Hay que joderse. Así de claro.

Pero, claro, cuando un tipo que ha sido grabado en tales "situaciones" (nadie se cree que fuera un montaje, Pedro J., nadie, ni los tuyos), cuando un señor de tan "liberales" costumbres se permite el lujo de criticar a los homosexuales, a las mujeres, a las embarazadas que llegan a ministras, a los transexuales; un tipejo que ataca la ley de igualdad, o Educación para la Ciudadanía, por el único motivo de que le parece "inmoral" (¡inmoral¡, ¡¡¡él¡¡¡), pues entonces también los demás tenemos todo el derecho de echárselo a la cara.

El sr. Ramirez es un ejemplo de la derecha reaccionaria, practicante sistemática de la doble moral: el pisito de la querida (en Marbella, por ej.), la negra que me da azotes en el corpiño rojo con una mano, y con la otra sostiene el vibrador, o su eminencia y los niños cerquita, muy cerquita eso sí, etc, etc, etc, y que esta gente esté poniendo ruedas y ruedas a la felicidad de otros..., y que haya gente que les siga el rollo..., en fin, me callo, que no quiero perder el glamour, ;)

Contrapunto dijo...

Hola a todos. Sólo quiero comentaros algo que ya hablé con animal. Es la existencia de un nuevo blog, el mío, y me aprovecho del cercanísimo lazo familiar que nos une a animal y a mí, para, desde su "cibercasa", invitaros a entrar y comentar.
Un saludo,

Contrapunto dijo...

La URL es:

http://universoempresa.blogspot.com

Un saludo,

Contrapunto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
animalpolítico dijo...

Querido Anónimo:

No creo que pueda usted convertirme tan fácilmente en seguidor de Mussolini o de Stalin, personajes, por cierto, que tienen muy poco en común. Sí, ya sé que les gusta a ustedes jugar con la historia mostrando un desprecio profundo por la propia historia, que evidencian desconocer, por los argumentos, por los que evidencian alergias, y por el prójimo de paso. Algo, por cierto, muy mal considerado por la doctrina cristiana que tantos desvelos supuestamente les produce.

Mire usted, querido amigo, si además de las consignas quisiera usted comprender mis palabras, sin duda poco claras por mi manifiesta incapacidad comunicativa, seguro que llegaríamos a otras interpretaciones. Lo que yo digo es:

"Yo hablo de estado de derecho. En nuestro ordenamiento político, jurídico y social, no hay ninguna autoridad en lo moral y religioso por encima del estado."

De donde se desprende lo que digo, de qué hablo. Y me ratifico. Más allá del estado de derecho, ninguna institución tiene derecho a limitar el pensamiento del ciudadano en cuanto a qué es moral, qué es legal y qué no lo es. Resulta que lo dice la Constitución. La Iglesia puede opinar, pero no es una cámara alta "episcopal" en el sentido etimológico (gracias Xabiertxo).

Pero por si fuera poco claro, añado que "hay libertad religiosa, que respeta la libertad de creencias religiosas de los individuos. Pero ninguna religión puede ponerse por encima o más allá del estado de derecho."

El artículo 27.3 de la Constitución, por ello, está perfectamente garantizado por el ordenamiento jurídico actual. La religión católica, por ejemplo, se imparte en todos los centros educativos. Quizá así consigamos que los niños NO CREAN QUE EL MENSAJE DE JESÚS ES EL QUE LLEGA DE LA COPE.

A mí me encantan los enigmas: "distorsión de la realidad".

La propuesta que hace acerca del matrimonio musulmán implica varios cambios normativos de importancia en nuestro ordenamiento jurídico. Funde usted un partido o súmese a alguno que lo defienda. Quizá se vea ese derecho reconocido en algún momento. Sepa usted que, por ahora, a este ciudadano no le convence y se manifestará en contra de ello. Y me temo que esto no me convierte en nacionalcatolicista tampoco. Sí, como dice Madeleine, incluso desde antes de Franco viene esto del matrimonio.

animalpolítico dijo...

Madeleine, no puedo estar más de acuerdo contigo.

Xabiertxo, como siempre, muy claro. Dardo no sé si se autodefine como liberal, pero efectivamente parece creer que, más allá del estado, una conciencia religiosa debe sobrevolar por encima de nosotros, "episcopalmente".

Yo no puedo compartirlo. Especialmente porque no veo en muchas actuaciones de la Conferencia Episcopal que sigan realmente la doctrina de amor al prójimo que me parece fundamental en su mensaje. Sus objetivos principales son evidentemente otros. La COPE es un ejemplo claro.

animalpolítico dijo...

Gracias, Júcaro, sí, tienes razón. En cualquier caso, me parece clarificador conocer qué argumentos mueven en este país aún a millones de personas. Es conocer mejor el medio en el que vivimos. No sintonizar ese punto del dial no hace que esto desaparezca. Está ahí.

Anónimo dijo...

Pues ya me explicará porque se opone a admitir el matrimonio musulmán (que requiere una modificación de nuestro ordenamiento jurídico del mismo calado que la última reforma) dejando desamparadas a todas esas viudas y a sus hijos. Espero que no sea por un criterio moral, porque no creo que deba imponerse criterios morales al resto de ciudadanos y hay que permitir que la gente decida con libertad si se quiere casar con alguien de su mismo sexo o con varios, del mismo o del contrario. Sin duda eso es libertad, y tiene algo de reaccionario el oponerse a ella.

El artículo de la Constitución habla del derecho de los padres a que sus hijos sean educados conforme a su religión y moral, no conforme a la moral que fije el Estado. El Estado no tiene legitimidad para establecer asignaturas obligatorias de contenido moral.

Le admito que es un tema complejo, ¿y si los padres son nazis? ¿tienen derecho a que sus hijos reciban una educación nazi? Pues claro que no. El problema no es el blanco y el negro, son los grises.

Supongamos que su hermano tiene profundas convicciones religiosas: cree en Dios, cree que hay unos valores y principios, diferencia con el claridad lo que considera que es el bien y el mal, que es virtud y que es pecado, cree en el Derecho Natural.

¿Cree usted que partiendo de esa moral la Constitución ampara al Estado para establecer como obligatoria una asignatura que se base en principios relativistas, que cuestione que el matrimonio es una institución que requiere de hombre y mujer, que la vida es sagrada aunque esté en gestación?

Yo puedo no estar de acuerdo con esas aseveraciones, pero no dudo en que se está vulnerando el derecho de ese padre en caso de que la asignatura tenga ese contenido (sólo le puedo asegurar que en cuatro libros lo tiene, no me los he leído todos).

O, por ejemplo, el siguiente cuestionario, que se repartió a niños de doce años en Móstoles:

El cuestionario se denomina Invertir la situación: cuestionario para heterosexuales, del taller escolar Prejuicios y estereotipos, impartido en el instituto de Móstoles. Consta de 12 preguntas. Son las siguientes:

Taller: Prejuicios y estereotipos

Invertir la situación: cuestionario para heterosexuales

1. ¿Qué piensas que causó tu heterosexualidad?
2. ¿Cuándo y cómo decidiste que eras heterosexual?
3. ¿Es posible que la heterosexualidad sea sólo una fase que puedas superar?
4. ¿Es posible que tu heterosexualidad se derive de un miedo neurótico a las personas de tu mismo sexo?
5. Si nunca tuviste relaciones con una persona de tu mismo sexo, ¿no podría ser que lo que necesitas es un buen amante de tu mismo sexo?
6. ¿A quién has confesado tus tendencias heterosexuales?
7. ¿Por qué los heterosexuales se sienten obligados a llevar a los demás a su estilo de vida?
8. ¿Por qué insistes en ostentar tu heterosexualidad? ¿Por qué no puedes ser simplemente quién eres y mantenerte tranquilo?
9. ¿Por qué ponen tanto énfasis en el sexo los heterosexuales?
10. Parece haber muy pocos heterosexuales felices. Se han desarrollado técnicas que podrían ayudarte a cambiar. ¿Has considerado la posibilidad de realizar una terapia de aversión?
11. Considerando la amenaza que suponen el hambre y la superpoblación, ¿podría sobrevivir la raza humana si todos fueran heterosexuales como tú?
12. A pesar de la aprobación social del matrimonio, la tasa de divorcio es todavía del 50 % ¿Por qué hay tan pocas relaciones estables entre los heterosexuales?

Sin duda el mérito está en defender el derecho de la educación moral del otro conforme a las creencias de su familia cuando no las compartimos. Como defender el derecho a la libertad de expresión del otro cuando nos repugna lo que dice.

Si no fuera difícil, no sería virtud.

animalpolítico dijo...

Amigo mío, me opongo al matrimonio musulmán que usted describe, pero yo no impongo nada, porque ni puedo ni quiero. Yo sólo opino, que es lo que deben hacer los ciudadanos. Nuestra opinión, en una democracia, tiene los canales apropiados.

Evidentemente en cualquier estado de derecho hay límites a lo que se permite o se deja de permitir, pues, dicho de modo sencillo, los derechos de una persona deben estar siempre en consonancia con los derechos de los demás. En caso de diferencia de pareceres, hay que solucionarlo confrontando las distintas posibilidades y valorándolas. Y la solución no es de cada uno de nosotros. Es de la sociedad. No hay nada de reaccionario en oponerse al matrimonio con varias mujeres u hombres. Es una opinión. Aunque, en realidad, si a usted eso le parece reaccionario, llámelo como quiera. No me quitará el sueño.

"El Estado no tiene legitimidad para establecer asignaturas de contenido moral". Entonces, ¿cómo es que ha sido obligatoria la Religión Católica durante tanto tiempo? ¿Cómo es que hay tanta lucha para que vuelva a serlo?

Y lo que es más importante. Educación para la Ciudadanía no es, niego la mayor, una enseñanza de una moral estatal. No constituye un contenido moral obligatorio más allá de los valores de la convivencia democrática en perfecta consonancia con la Constitución o con los Derechos Humanos. No se basa en ninguno de esos principios relativistas que tanto le preocupan. Hay cuestiones, como el divorcio o el aborto, que llevan regulados durante décadas en todos los países occidentales, incluido el nuestro. Y hay elementos consustanciales a nuestros valores constitucionales, como la igualdad de todos los ciudadanos y el derecho a la no discriminación de nadie por motivos de raza, creencia u orientación sexual, que desde luego no inventa la asignatura.

Los contenidos de la misma no consisten en afirmar que es bueno ser homosexual. Lo que se transmite, lo que se debe transmitir es que es obligado en sociedad respetar a quien lo sea.

Ni el Parlamento ni el Gobierno elaboran libros de texto. Lo único que hay es una serie de directrices muy generales, que por cierto se asemejan muchísimo a los relativos a la asignatura de Ética que lleva mucho tiempo en nuestros centros, con gobiernos del PSOE y del PP. Si lo que no gusta es algún libro en concreto, el centro no debería recomendarlo para su uso. Al final, en cualquuier caso, la línea de la impartición de la asignatura la marcará el docente, que puede, si quiere, prescindir de cualquier libro. Creo que Zapatero no estará en el aula.

Anónimo dijo...

"Me opongo al matrimonio musulmán que usted describe, pero yo no impongo nada, porque ni puedo ni quiero. Yo sólo opino, que es lo que deben hacer los ciudadanos. Nuestra opinión, en una democracia, tiene los canales apropiados."

Creo que la Iglesia Católica dice lo mismo respecto al matrimonio homosexual. Lo cual los convierte en homófobos, según explica lospasosquenodoy, pero no parece que le convierta a usted en islamófobo por ser contrario a que se reconozca ese derecho y que cada ciudadano haga lo que guste.

Comparto el grueso de su argumentario, salvo cuando bajamos al terreno.

Le pongo un ejemplo, y no le doy más la lata:

Los contenidos de la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía vuelven a estar en el centro de la polémica. Esta vez son los recursos didácticos de los que pueden disponer los profesores en internet para impartir la materia los que han sido motivo de queja entre las plataformas de padres objetores sobre la materia.

Un ejemplo de estos recursos de contenido «curioso» es el que recoge la Junta de Andalucía de la página web Axial, un mundo de valores (http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~cepal2/materiales/axial/). Así, en la unidad didáctica sobre violencia se sugiere tratar con los alumnos los nueve mitos en torno al acto sexual: «Si no hay penetración no se tiene una relación sexual completa; el orgasmo debe tener lugar durante la penetración; no existen normas que dicen lo que es normal y anormal en sexualidad; la relación sexual es siempre natural y espontánea; planear tener relaciones implica que no se disfrute igual; sobran las palabras cuando se está teniendo una relación sexual; durante la relación sexual no se deben plantear los propios deseos; cada persona debe saber lo que en cada momento necesita la otra; todos los problemas de pareja se arreglan en la cama; el orgasmo es más placentero si ambas personas llegan a la vez; las bebidas alcohólicas son un potenciador de la erección y del deseo sexual».

Anónimo dijo...

Se me olvidaba:

"El Estado no tiene legitimidad para establecer asignaturas de contenido moral". Entonces, ¿cómo es que ha sido obligatoria la Religión Católica durante tanto tiempo? ¿Cómo es que hay tanta lucha para que vuelva a serlo?

Le admito que desconozco si durante nuestra democracia la clase de religión ha sido obligatoria alguna vez en los centros públicos. Supongo que ha sido así, porque no me estará comparando la dictadura con la democracia.

SuperSantiEgo dijo...

>>Le admito que desconozco si durante nuestra democracia la clase de religión ha sido obligatoria alguna vez en los centros públicos.

Hay que joderse con el anónimo. Pues va a ser que sí.

Lo que sí que me parece de traca, si es verdad y no el típico bulo de LD, es lo de "las bebidas alcohólicas son un potenciador de la erección y del deseo sexual". Eso se sabe de antiguo que no es así, pues ya el Bardo recomendaba no mezclar el espíritu del vino con el lance amoroso "ya que espolea el deseo pero a la postre impide su cumplimiento".