Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

viernes, 27 de junio de 2008

No nos falles

Está resultando esta época final del año escolar particularmente pródiga en cuestiones varias que se me comen los días. Incluso además del fútbol, glorioso fútbol nacional. No puedo pasearme, como consecuencia de ello, por este estupendo mundo virtual blogosférico.

Mi amigo AF ha tenido la ocurrencia traviesa de enfrentarme a un meme peculiar que discurre por ahí. Debe uno señalar en qué puntos se siente defraudado por el partido en el gobierno y/o por el gobierno mismo.

No se le oculta a nadie que estamos ante un modo sutil de hacer propaganda negativa al Partido Socialista y a sus dirigentes en el entorno sensible de las bitácoras de inspiración progresista. No digo que sea éste el objetivo de quienes lo pusieron en marcha ni de quienes se han prestado a participar. Digo que ello es un efecto secundario al menos.

Es evidente que todos tenemos algún motivo de insatisfacción, pero quizá no es ello motivo suficiente como para centrar el foco en ellos. Situados en el brete, no obstante, nos vemos obligados a pensar, escribir y razonar al respecto, con la impresión de un distanciamiento que quizá no corresponda a la realidad.

No soy militante. Soy simpatizante. Hoy. No obstante, sí tengo motivos para el desacuerdo, como todo el mundo:

1). Crisis económica. Creo que el gobierno de España no es culpable de la crisis. Pero sí se ha equivocado en el modo de tratar el asunto. Con la intención de no agravarla con manifestaciones dramáticas, ha dado munición a la oposición política y social para acusarle de inacción y de maquillaje de la realidad. Ellos hablan, con su habitual lenguaje radical, de "mentiras". El gobierno ha, así, contribuido a situar el debate en una absurda discusión semántica y a dar la impresión de que las crisis económicas las resuelven los gobiernos con "medidas". Ergo, si hay crisis, es que el gobierno no ha tomado las "medidas" adecuadas. Así, dan la razón, con torpeza, al PP.

2). Normativa europea acerca de la jornada laboral. Un gobierno de izquierdas tiene que gritar hasta quedarse afónico en contra de esos planes de pasar de 40 a 65 horas semanales. Sin más.

3). Inmigración. El gobierno y el partido han visto con preocupación el inicio del uso por parte del PP de la inmigración como elemento de desgaste, como una posible bandera de enganche de clases populares con dificultades económicas. Ante los primeros atisbos han reaccionado de modo cobarde desplazándose hacia posiciones conservadoras. La propia elección de Corbacho como ministro fue el primer indicio. El apoyo a ciertas medidas europeas muy controvertidas es el segundo. Quizá se cubran por el centro, pero enajenarán a sectores de la izquierda. Lógicamente.

4). Presencia política. Los nombramientos de ciertos altos cargos responden, claramente, a criterios de imagen. Correcto. Incluso lo entiendo. Pero sería deseable una presencia política más lucida por parte de todos. Y perfectamente prescindible el caer en errores absurdos de miembros y miembras del gabinete y resto de altos cargos. Más que nada para no dar munición para debates ridículos.

12 comentarios:

Maripuchi dijo...

Bueno... nada que objetar... Criticar es sano y en este caso, estamos armados de poderosas razones, pues somos nosotros quienes, con nuestros votos, hemos contribuído a que Zapatero esté sentado en donde está...

AF dijo...

¡Bravo por la respuesta al meme y bravo por el primer comentario a la misma!

Un saludo.

Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Estoy de acuerdo con tu post, de principio a fin, y añadiría algo más. Este gobierno sigue teniendo un gravísimo problema de comunicación y hay mucha metedura de pata gratuita. Que existe una crisis económica, no se puede negar, como tampoco es innegable que ésta se está produciendo a nivel mundial. Que el gobierno tiene que transmitir un mensaje optimista, sin duda, pero sin negar la realidad. Que se están tomando decisiones que no están en la línea de la legislatura pasada, sinceramente no lo entiendo y el gobierno haría bien en explicar la nueva postura, pero explicarla, como dirían algunos, "como Dios manda". Que espabilen, que los votos no son en blanco. Un saludo.

Los pasos que no doy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Los pasos que no doy dijo...

Bien debería aprender la derecha esta capacidad de crítica -y autocrítica- de la izquierda. Supongo que es esa capacidad, esa libertad, lo que nos diferencia.

Comparto tu crítica sobre las directivas de las horas laborales y la inmigración. Con la primera espero que los socialistas tomen una actitud beligerante en el Parlamento Europeo, y sería de agradecer que se votara en las Cortes Españolas, no vaya a ser que futuros gobierno, o este mismo, se acoja a esa directiva.

En cuanto a la directiva de la vergüenza... pues eso, de la vergüenza.

En cuanto a la crisis, yo sí creo que se han de tomar medidas: gravar a las constructoras, las petroleras y los bancos con un impuesto especial puesto que son las grandes beneficiarias -y responsables- de la situación actual sería una buena medida, por ejemplo. No parece posible con el PSOE, aunque sí creo que los socialistas tomarán medidas más sociales que la derecha tampoco espero grandes alardes en materia económica. El capitalismo manda.

En cuanto al tema de la comunicación, yo he sido la primera que he criticado a Aído, pero no porque haya creado un debate estéril sino por no saberlo defender. Y sigue con chorradas como la del velo, sin ir más lejos.

Sencillamente esta mujer no da la talla, ni intelectual ni política.

Si la diera, si creyera realmente en la igualdad, ya hubiera dejado muy claro lo curioso e indignante que resulta que en un sistema patriarcal hecho por lo masculino y para lo masculino, se considere un "debate ridículo" el que se luche por hacer visibles a las mujeres, tanto en la historia como en la lengua, aunque esas consideraciones, ("ridículo", "estéril", "tonto", "sin importancia", etc, etc) hacia los temas relativos a la mujer hayan sido moneda común a lo largo de los siglos.

Un saludito¡

animalpolítico dijo...

Gracias, Maripuchi, AF, Alberto.

Pasos: a mí la autocrítica me gusta, pero reconozco que me cuesta hacerla en según qué momentos y/o contextos.

Claro, las "medidas" que reclaman al gobierno desde la derecha no son las que tú mencionas. En cualquier caso, yo no creo que existan medidas que solucionen la crisis. La crisis la sufriremos. Las medidas lo que pueden es paliar sus efectos entre los más débiles. Poco más.

A mí me parece bien que haya un ministerio de igualdad. Pero me parece una pena que estamos debatiendo si se puede/debe o no decir "miembra". Como lingüista, este tipo de discusiones me parecen ridículas. Como ciudadano lamento que las energías se gasten en eso, con todos los problemas que hay que solucionar en torno a la igualdad.

Médico tiene un buen femenino: médica. Juez no tiene un buen femenino, porque procede de la tercera declinación latina y la forma no presupone género. Es decir: juez no es ni masculino ni femenino, luego no tenemos por qué buscar la forma 'femenina'.

Decir "portavoza" o "miembra" es, sencillamente, absurdo, en mi opinión. "porta-voz" no implica ningún género, ergo no es preciso feminizarlo.

Cuando se dice "vascos" no es masculino. Es, gramaticalmente, la forma no marcada. Decir "vascos y vascas" me parece torpe.

¿Será un carca de mierda?

Los pasos que no doy dijo...

No creo, a mí no me lo pareces, animal, simplemente a mí me parecen muy importantes algunos debates que a tí te parecen ridículos.

Nada más que eso. Espero no haberte molestado con ello.

animalpolítico dijo...

Por supuesto que no me molestes, Madeleine. Por supuesto. ¿Cómo vas a molestarme?

En realidad creo que no opinamos de modo distinto. Creo en el uso no sexista del lenguaje. Sí.

Pero creo que lo de "miembros y miembras" fue un error que da pie a que se ningunee a la ministra y con ello a lo que representa. Y encima porfió hablando de que la RAE tiene pocas mujeres... ¡como si esto tuviera algo que ver! (incidentalmente, debería haber más...).

No me refería tanto a ella como a los individuos de la derecha mediática que empezaron a insultarla y a insultar a la inteligencia a partir de aquí. Creo que el debate llevado a ciertos extremos perjudica y no beneficia la causa sagrada de la igualdad.

Suelo contar a mis alumnos que la etimología de "woman" en inglés es, literalmente, "hombre con útero". Podríamos debatir largo rato acerca de las condiciones sociales que explican la expresión allá por los últimos años previos al cambio de era, cuando se acuñó la palabra.

Pero el hecho es que hoy, mujer se dice "woman" y nadie piensa en la etimología, porque no se percatan.

Aquella sociedad era sexista. La de hoy lo es menos, pero cambiando la palabra no conseguiríamos nada. Creo.

Los pasos que no doy dijo...

No sé... pero si las palabras no importan ¿para qué hablamos?

Está muy bien lo de la etimología y eso, pero... ¿todas las palabras que usamos tienen un fundamento etimológico latino?

¿Por qué esa importancia cuando se hablas de estas cosas de mujeres y no se le da ninguna a los anglicismos?

Aído no da la talla. La caverna ha despreciado a todas las mujeres de los gobiernos de ZP y todas, con más o menos fortuna, les han puesto en su sitio. Aído tira la piedra, esconde la mano y espera a que las demás salgamos a defender sus palabras, mientras ella se queda en su rinconcito de niña buena esperando que escampe para llevarse las flores.

Desde luego no es la ministra de Igualdad que yo hubiera querido.

animalpolítico dijo...

Yo no digo que las palabras no importen. Importan mucho. No digo que no importe el lenguaje no sexista. Importa. Y creo que es muy importante la labor social que hay detrás de concienciar contra el sexismo. Por eso debe hacerse de un modo que evite la ridiculización de partes interesadas.

Una autoridad, como lo es una ministra, no puede dar sensación de falta de preparación. Lo de "miembros y miembras" es de caricatura y perjudica a la causa que quiere defender.

En otro plano sitúo lo de "vascos y vascas". Lo considero torpe, pero es más mi opinión.

Todas las palabras tienen una etimología, latina o no (como 'woman', con su etimología anglosajona). Otra cosa es que no siempre se conozca.

Si nos ponemos a hablar del lenguaje en general, a mí también me molestan los anglicismos innecesarios. Por eso tampoco me gusta "blog".

Fíjate, yo no diría aún que Aído no da la talla. Pero la primera ocasión en que pudo plantar sus reales en el debate nacional se equivocó. Y no ha sabido salir de ahí. Aún confío en que en el futuro sepa hacernos olvidar esto. Pero me va dando pocas esperanzas al respecto...

Los pasos que no doy dijo...

Sí... a mí también me va a ser difícil, la verdad, por motivos distintos a los tuyos, ya te dije, pero igual me va a costar.

Y luego, para rematarlo, soltó lo del velo, y luego rectificó... uffff

De todos modos, amigo animal, yo leí una entrevista en la que ella misma afirmaba que había creído que feminismo y machismo eran la misma cosa y que fue después cuando se dió cuenta que el feminismo era un concepto que buscaba la igualdad y la tolerancia. No pasa nada, les pasa a muchas mujeres y a casi la totalidad de los hombres, nadie duda de que el marketing patriarcal se lo ha montado bastante bien contra las mujeres.

Ahora bien, Aído tiene 31 años... ¿cuánto hace que pensaba eso?, y si lo pensaba lo que está claro es que no conoce la problemática de la mujer y su lucha por la igualdad y si la conoce es hace bien poco.

Y si no conoce el problema, ¿está capacitada para ser ministra? ¿no hubiera sido mejor poner ahí a una mujer de temple, conocida por su lucha por la igualdad?

En fin...

Un besito, guapísimo¡

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Totalmente de acuerdo.
Saludos,
Diego