Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 23 de junio de 2008

Treinta años no son nada

1978 Mundial de Argentina. Recuerdo el casi-gol de Cardeñosa, prácticamente a portería vacía, contra Brasil y el público argentino a nuestro lado. España terminaría eliminada en la primera fase. En mi yo futbolero e infantil comenzó el largo peregrinar y sufrir con el equipo de mis amores, la selección española. Se fundirá años después con las lágrimas de mi hijo...

1980 Eurocopa de Italia. No recuerdo el campeonato. España no pasó de la primera fase y la campeona fue Alemania.





1990 Mundial de Italia. Alemania terminaría ganando esta vez. España cayó en octavos ante Yugoslavia. Míchel esquivó el balón de una falta para que no le diera en la cara, en el último minuto. Gol y a casa.






2004 Eurocopa de Portugal. Los anfitriones volvieron a enviarnos a casa. Esta vez fue Portugal y en la primera fase. Pero los dioses griegos nos vengaron en la final...


2008 Eurocopa de Austria y Suiza. España llega, de momento, a semifinales. Elimina a Italia en cuartos, un 22 de junio, y por penaltis. Primer partido oficial en que España derrota a Italia desde 1920, gracias a un monstruo que no es galáctico sino de Móstoles.

¿Comprendéis ahora por qué estoy hoy afónico? Las lágrimas de alegría de mi hijo me han devuelto a 1978. Porque treinta años no son nada.

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

Ayer hice un esfuerzo y ví los penaltys.
Mereció la pena .... ;-)

Juan dijo...

Desde que empecé a leerte he descubierto muchas cosas que compartimos: Los años (43), la Grecia clásica (me lo inculcó mi profesora de griego en 3º de BUP y COU), el fútbol (aunque ahora me gusta menos, no me gusta nada el "patrioterismo" de hojalata en vez de patriotismo responsable que destilan en los fondos y en los palcos), los viajes... y muchas de tus ideas. Yo no estoy afónico ni he vuelto a mi infancia, será porque no tengo hijos. En eso y em otras cosas creo que es en lo que nos diferenciamos.

AF dijo...

Animal:

Perdona la disgresión, pero no tengo correo tuyo donde enviarte esto: te he invitado a un meme, pásate por mi bitácora y entérate mejor.

Y respecto al tema de la entrada, a mí particularmente me da igual si hacía ochenta años o ciento veinte que no ganábamos a Italia. Me importa ver que la selección española ha sabido jugar con profesionalidad, ¡por fin!.

Un saludo.

Gonover dijo...

Pues sí Animal, muchos hemos revivido infancias "detrozadas" por decepciones futboleras.

No me remonto tanto como tú, pero da igual, siempre era lo mismo.

Esta vez hubo suerte, veremos si también la tenemos contra Rusia.

De momento, de 4 partidos, 2 los hemos ganado en el último minuto, y otro en los penaltis. Parece que esta vez la diosa fortuna viste de rojo y azul.