Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Los líderes que son nuestros amigos

John McCain es el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Es un hombre blanco de 72 años que fue prisionero en Vietnam y que lleva más de veinte como senador por Arizona en Washington. Pertenece al mismo partido que G. W. Bush, el inquilino de la Casa Blanca durante los últimos ocho. McCain no sabe exactamente cuántas casas tiene. Está vendiendo su candidatura como una candidatura de cambio...

Las encuestas dan a McCain a fecha de hoy un punto de ventaja sobre Obama. Obama es un hombre mulato de 47 años. Su madre era una mujer blanca de Kansas. Su padre un keniata con el que convivió poco. Pasó su infancia entre Hawai e Indonesia. Procedente de una familia pobre de solemnidad pudo, no obstante, ir, becado, a estudiar a Harvard, posiblemente la mejor universidad del país. Dejó una carrera muy prometedora en el mundo de la empresa para dedicarse al voluntariado en los barrios deprimidos de Chicago. Hoy es senador por Illinois y McCain y los suyos lo acusan de snob y elitista porque habla muy bien y porque estudió en Harvard. Obama le ha recordado que él sí sabe perfectamente cuántas casas tiene.

McCain trata de hacer creer al mundo que el cambio es él.


Cada cual puede pensar lo que quiera, pero los líderes democráticos de cada país serán, inevitablemente, los que los ciudadanos de cada país elijan. Si no, sería difícil calificarlos de "democráticos". Esto lo tenemos que aceptar con Bush, o con McCain si gana. Pero también con Chávez (aunque cada día dé más muestras de desvarío), Morales, Calderón... o Zapatero.

Hay un detalle de la conversación que no debe pasarnos desapercibido. Da la impresión de que ubica a España en Latinoamérica. Dado que es una concepción muy extendida en los EEUU, no creo que sea un lapsus linguae del momento. De modo que tenemos otro rasgo que lo asemeja a Bush. Hombres blancos procedentes de un estado fronterizo con México (Arizona, McCain y Tejas, Bush) que no tienen ni pajolera idea de lo que es el mundo de habla española.

McCain seguirá vendiendo el cambio y alomojó gana las elecciones. Pero si el mundo quiere cambio NECESITA a Obama.

4 comentarios:

Naveganterojo dijo...

Este individuo con nombre de patata frita,me da muy mala espina,la misma que su amigote Bush,con el em el poder los yankis seguiran la misma linea que hasta ahora,el pais o gobierno que les moleste....le mandaran al carajo,pero no con palabras, sino con las armas.
Un saludo

Maripuchi dijo...

Lamentándolo muchísimo, Animal, dudo que EEUU esté preparado para un presidente mulato... Es así.

canuit dijo...

Estoy con maripuchi, no estan preparados
O hacen trampa en las eleciones o se lo cargan si las gana.
¿Un mulato inteligente y creo con caracter en la casa blanca?.
No me lo creo
Si eres blanco, analfabeto y troloró como los ultimos, tienes muchas má posibilidades.

Gracchus Babeuf dijo...

Yo tampoco recuerdo cuantas casas tengo: una o ninguna.