Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

miércoles, 22 de octubre de 2008

El G-20 en 1999 y en 2008

El G-20 se va a reunir en Washington el próximo día 15 de noviembre para discutir las reformas necesarias del sistema financiero internacional. Hoy la polémica en España, en la que han intervenido a su pesar tanto Gordon Brown, primer ministro británico, como Nicolas Sarkozy, presidente de la República Francesa y presidente de turno de la Unión Europea, es si España estará o no invitada a la reunión.

Todo ello se hace con un único objetivo por parte de algunos medios de comunicación. Minar la credibilidad que Zapatero pueda tener en el ámbito interno en lo referente a sus capacidades en la política internacional. Pero quien lo hace no se para ante nada. Si para alcanzar el objetivo hay que alegrarse del mal trato dispensado en la arena internacional a la nación que tanto dicen amar, lo que haga falta.

Independientemente de que estas reuniones sirvan o no para algo, independientemente de si nuestro peso económico o político en el mundo está dimensionado correctamente o no, independientemente de lo que cada uno pensemos de la mano que se ha dado el buen leonés de ojos azules, desde que preside el gobierno, en temas internacionales, hay algunos hechos objetivos que quisiera señalar.


En 1999 el presidente del gobierno era el tan añorado José María Aznar, con tan buena mano internacional y que se codeaba con los grandes líderes mundiales, como gran caudillo que era. Pero incluso así, con todas sus amistades, en aquel momento, Aznar no pudo evitar que España se quedase fuera de un selecto grupo en que estaban la Unión Europea y 19 países independientes. En este grupo están todos los países del G-8, a cuya puerta llamó Aznar muchas veces y no logró respuesta, sin que ningún medio local lo atacara por ello nunca.

De este modo en el G-20 están, por un lado, los países del G-8, las ocho mayores economías del mundo: Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Rusia. España con los datos actuales de producto interior bruto supera de hecho ya a Canadá, a Rusia y en PIB per cápita incluso a Italia. China es en realidad ya la cuarta potencia mundial en PIB, pero está fuera del G-8 por razones políticas e históricas. Y junto a las economías más ricas del mundo están en el G-20, desde 1999, unos cuantos países con un PIB menor que el nuestro, representando a las economías emergentes: Argentina, Australia, Brasil, India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía.

Don José María Aznar, con su sabiduría, así lo consintió hace nueve años. De este modo hoy sus seguidores pueden culpar a Zapatero de algo más, por no aburrirse.

9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Amigo Animal, desde luego Aznar no pudo y no supo, entre otras cosas porque no era un líder apreciado. Pero no me negarás que Zapatero podía no haber asegurado como hizo que estaría España. Podía haberlo intentado sin dar pábulo para que digan que no cumple o que España no tiene peso.
En la misma línea decir que vamos a pasar a Francia en tres años en PIB per capita, aparte de ser una afirmación muy dudosa, no reporta ningún beneficio, salvo crearse enemigos.

Salud y República

animalpolítico dijo...

Quizá Zapatero no debió enseñar sus cartas, aunque sus manifestaciones son una presión importante para lograr un objetivo. Aún no sabemos si lo habrá logrado o no. En cualquier caso, valoro que luche por ello, opine lo que opine la cuadrilla que siempre lo va a criticar.

Creo que Zapatero ha cometido errores en su enfoque de la política exterior y creo que debería haber cambiado la dirección del asunto (el ministro) tras las elecciones.

Pero esto es independiente de la demagogia que denuncio en el PP.

En cuanto a sobrepasar a Francia o a Italia, creo que fue un comentario pretendidamente gracioso que pudo molestar, un error diplomático que pudo haberse evitado.

Encantado de leerte.

Los pasos que no doy dijo...

Pues yo creo que son comentarios pertinentes. Tal vez por la dictadura, en España tenemos un cierto complejo de inferioridad con respecto a los países "civilizados". Que si no tenía que haber permanecido sentado ante la bandera americana, que si no tenía que haber sacado las tropas de Irak tan deprisa, que si no tenía que haber dicho aquello, o no tenía que haber molestado con aquesto..., vamos a hacernos valer, ¿no?

Yo me siento orgullosa de la política exterior de este gobierno. Depende a lo que uno aspire, supongo. Creo que ha hecho grandes políticas -y silenciosas- en África (lo de los contratos en origen es idea suya), y le honra habernos sacado de la carnicería de Irak. Que eso nos impide estar en la supermegareunión para salvar al capitalismo... una pena, pero tampoco nos va la vida en ello. Estemos o no, serán otros los que decidan.

ybris dijo...

Debe de ser parte de la lucha política mediática más que razonada el echar todas las culpas al oponente.
Lo malo es que hay quien se lo cree porque no sabe recordar y razonar tan bien como tú lo haces.

Un abrazo

El Valín dijo...

De todas formas, si al final le invitan no le arriendo la ganancia. ¡Refundar el capitalismo!, qué pereza da sólo pensarlo.

animalpolítico dijo...

EStoy de acuerdo en líneas generales contigo, Madeleine, en lo referente a los complejos. En lo de la bandera americana creo que es algo que no tiene ninguna importancia fuera de nuestro debate local. Lo de Irak sí fue importante, pero Zapatero hizo simplemente lo que había prometido a sus votantes y siempre lo aplaudiré. En cuanto a la gracieta del otro día a mí no me chirrió en modo alguno cuando lo oí. Pero si es cierto que molestó a Sarkozy y es algo que nos ha creado luego dificultades, convendremos todos que quizá Zapatero debió haberse ahorrado la broma.

Eso sí, si Sarkozy consiente que España quede fuera de esta cita, a mí me parece mucha mayor ofensa hacia nuestro país. Y consideraré que nos debe una y que habrá que cobrársela en el futuro.

Por cierto, chapeau por Barroso. Ser portugués y defender a España creo que tiene doble mérito.

animalpolítico dijo...

Gracias, Ybris. Lo cierto es que esta misma mañana, en mi dosis diaria de COPEdona, oí cómo leían mensajes de oyentes regocijados de que Bush hubiera ninguneado a Zapatero por no invitarle. ¡Señores, a quien no invitan es a España y la razón última es que Aznar no logró que España entrara en el G-8!

animalpolítico dijo...

Pues sí, Valín, la verdad es que... ¡vaya coñazo de plan! ¿No podríamos enviar a Rajoy?

SPOOK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.