Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

jueves, 9 de abril de 2009

El lazo blanco y el fin de la Ecclesia (asamblea)

Fíjate que a mí, personalmente, el aborto me parece un tema de implicaciones morales muy difíciles. Como no soy mujer nunca podré enfrentarme personalmente a esa decisión. Eso sí, podría tener que enfrentarme a ello como padre de la criatura, algo bastante personal...

Es un tema delicado.

Precisamente por lo delicado que es me parece un flaco favor al debate sereno la actitud de la Iglesia española, con fotos de linces y demás. En nuestro ordenamiento jurídico quien tendrá la última palabra será el parlamento español. Pero el PSOE ha tenido una actitud medrosa en este tema porque sabe que, potencialmente, incluso votantes suyos tendrán dudas y habrá muchos que pueden estar claramente en contra.

Antes de las elecciones, los socialistas sólo hablaron, de manera ambigua, de "abrir un debate" sobre el asunto. Ahora la ministra Aído ha llevado a cabo conversaciones y contactos, incluyendo a distintos grupos que se autodenominan "pro-vida".

Circula un borrador de lo que podría llegar a proponer el PSOE al parlamento, y nos enfrentamos a una agria política de disuasión preventiva por parte de la jerarquía eclesiástica apoyada, cómo no, por un oportunista partido popular que no derogó, en ocho años de gobierno, la ley del aborto vigente en España desde 1985.

Las nuevas propuestas no implican más abortos que antes. Implica regularlos de un modo más semejante al habitual en el resto de Europa. Una ley de plazos que ponga el foco en la semana de gestación correspondiente y no en determinados supuestos, el tercero de los cuales se había convertido en un coladero, de lo que todo el mundo era consciente y acerca de lo cual nadie hacía nada. Nadie se manifestaba en Semana Santa.

Esto me lleva a la reflexión que me hacía hace un rato. Como muchos españoles he participado activamente durante años en la Semana Santa de mi pueblo, de mi ciudad. Durante años y años he sido costalero, heredando una tradición de mi padre, sus hermanos... Aunque hace tiempo que lo dejé (y mi padre lo iba dejando por la edad), la Semana Santa siempre ha sido para mí un momento especial.

Tengo que decir que la Semana Santa es, obviamente, una manifestación religiosa. Pero que es más que eso. Tiene mucho de folklore y de sentimiento comunitario, de cercanía a vecinos, amigos, familiares y desconocidos reunidos en una empresa común, de cercanía, bonhomía, ilusión colectiva. Una estúpida discusión entre costaleros hace unos años, en la que me vi envuelto muy a mi pesar, rompió aquella magia con la que vivía todo esto a mis dieciséis años, cuando me hice hombre "pujando" un paso (como se dice en mi tierra) junto a mi padre, que me instiló en la sangre tantos valores.

Me he alejado de las procesiones, los pasos y el resto de parafernalia y es lo que me ha librado de otra enorme decepción: el lazo blanco y la política, el estás conmigo o contra mí, la presión sobre las conciencias y la eliminación de la libertad religiosa. Eso no es libertad.

5 comentarios:

ybris dijo...

Justamente hace un rato acababa de explayarme a propósito de la Semana Santa.
Con lo fácil que sería prescindir del lazo y exhibir una pancarta que dijera: "La jerarquía oficial obliga a los católicos romanos a no acogerse a la interrupción voluntaria del embarazo".

Abrazos.

Loc@ dijo...

La semana santa... una cruz dificil de llevar cuando eres joven y no tienes sentimiento religioso alguno -mi caso-. La vivía como un horror procesional, con todos los establecimientos cerrados -el cine es lo que más me afectaba- una sensación de tristeza ambiental...
Ya digo: una cruz.
Besos a los dos. PAQUITA
(CON ESTO DE LA "MODERACIÓN" A QUE TE HAS VISTO "LLEVADO" puede que no tenga sentido lo de los dos, porque haya tropecientos delante, pendientes de tu dictamen. Así que, aclaro: para Ybris y para el animal que eres tú. PAQUITA)

canuit dijo...

Yo como ya me vi en esa tesitura, sigo diciendo que son ellas las que tienen la ültima palabra. Para mi no hay debate posible. Solo la mujer decide si quiere traer el hijo al mundo.
Con repecto al lazo blanco, como si se lo cuelgan del......
ETA si no fuera por la publicidad de la prensa, hace años que hubiera desaparecido. Y a la iglesia, con su prensa, la mejor arma es ignorarlos y legislar.
Pero algunas veces tengo la impresión, de que tienen mas miedo a sus propios temores quien nos gobierna, que a la propia iglesia.
Y así no vamos a ninguna parte.
El Canuit

Arcangel Vulcano dijo...

Nos compalce saludarle desde Epicentro Hispánico, en la oportunidad de informarle, que hemos tenido el grato honor de transferirle "El Premio Dardos" a su excelente blog, esperando sea de su agrado y plena satisfacción.

Le deseamos mucha salud y paz.

Un fraternal y solidario saludo.

animalpolítico dijo...

Pues muchas gracias por la distinción.