Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

sábado, 23 de mayo de 2009

Soplar y aspirar

Intenta soplar y aspirar al mismo tiempo... Inténtalo...

Eso es. No es posible...

De esto me acordaba yo. Y de aquel paisanín de mi pueblo señalando que decirle "so" y "arre" al mismo tiempo a su viejo jumento no le llevaba a ningún lado.

De esto me acordaba yo, adormilado después de comer, al oir a la burda imitación de un político en que se ha convertido el otrora economista prestigioso y tecnócrata ministro de economía con su excelsa bigotidad. Montoro, creo que se apellida.

En una sesión de control del gobierno introduce su "tesis": el gobierno es el responsable de la histórica tasa de paro en nuestro país. Éste es el soplido... o el "arre".

Pero Montoro, tan listo él, no ha alcanzado no obstante el nivel filosófico del paisano de mi pueblo. Su propia soberbia intelectual, tan poco socrática, le ciega. La hybris tiene esta cualidad, como bien sabían los griegos antiguos.

Porque el resto del discurso, del mismo discurso, es claramente la aspiración, o el "so": es ridículo que el gobierno de España, por medio de medidas políticas y estructurales, pretenda cambiar el modelo económico de crecimiento y combatir el paro, porque en una economía globalizada esto excede a nuestras fronteras y el éxito o fracaso del mercado laboral, el descenso del desempleo no está al alcance de las decisiones políticas del gobierno de Zapatero.

...es decir: el paro es culpa del gobierno (soplar, "arre", argumentario político del partido que Montoro sigue como un soldadito más en la demagogia popular), pero la reducción del paro no la puede lograr el gobierno con sus decisiones porque estamos en una economía globalizada QUE NO CONTROLAN LOS GOBIERNOS nacionales (aspirar, "arre", sentido común de un economista ensoberbecido que no cae en la cuenta de que este argumento invalida el otro...).

Y encima se sonríe con superioridad. En cambio Sócrates decía aquello de "sólo sé que no sé nada".

3 comentarios:

canuit dijo...

Yo como Sócrates digo lo de "sólo sé que no sé nada. Pero en  política es donde hay menos hombres clarividentes, y los que parecen más suspicaces suelen a veces ser los más lerdos y los mas despistados.

Javier Solera dijo...

Una vez escuché a cierto economista ultra diciendo, en el programa de Federico, que Zapatero era un peligro porque decía una cosa y la contraria, al mismo tiempo.

Es decir, exactamente la política del Partido Popular. Como siempre, la caverna dice blanco y negro en la misma frase.

Saludos.

Loc@ dijo...

SIN SUSTANCIA, así se nos dirigen, tratándonos de estúpidos totales, dispuestos a tragar lo que sea. El caso es que, con el nivel medio -intelectual- en que nos movemos, posiblemente su argucia tenga mucho sentido... tienen preparado el oportuno caldo de cultivo.
Miedo me da... si lo pienso, así que... PAQUITA