Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

martes, 8 de abril de 2008

Esos minutos

Tengo la bitácora algo abandonadilla. Ando muy liado con demasiadas cosas. Después de comer, decidí tomarme un rato para reponer fuerzas. Hay veces que, simplemente, los párpados pesan demasiado.

Me tumbé en mi sofá favorito y planté los pies encima del sillón de al lado. El cuerpo girado hacia la ventana, a través de la cual veía caer la lluvia silenciosa. En la tele escucho, a medias, a un señor que pronuncia las -s- muy palatales. Veo la lluvia y oigo su voz. Voz y lluvia se entremezclan en mis sentidos. No sé si veo la lluvia o más bien oigo su voz. De pronto las gotas de lluvia dicen, con nitidez, "quiero comenzar por dejar claro que mi voto será negativo", y en ese mismo instante giro los ojos hacia el televisor y veo como las gotas de lluvia caían sobre los árboles. Vuelvo los ojos al parque y escucho como la lluvia me explica que el líder del partido más votado en las elecciones no reúne los requisitos para ser presidente aunque tenga dieciocho años...

Me sumo en la oscuridad, dando vueltas y vueltaaaaasss...........Plas, plas, plas, plas... Me despiertan los aplausos de los gorriones que revolotean, y oigo perfectamente a un señor que dice algo de "lo que representa" la voluntad popular... de las gotas de agua en el cristal.

Y no sé qué de sequías y trasvases a la carta, y algo de que no sé quién quiere o puede presentarse a la investidura de no sé qué... ráfagas de viento del oeste...

8 comentarios:

ybris dijo...

No seguí el discurso para la investidura, pero no me hubiese importado hacerlo de modo tan soñador y poético como tú.
La verdad es que es todo tan predecible...

Un abrazo.

Dumuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Blanca dijo...

Yo vi algún cachito, mínimo la verdad... también preferí ver la lluvia en los cristales, echar un sueñecillo, leer un buen tocho en el que ahora estoy inmersa mientras compruebo hacia donde conduce el exceso de soberbia (es Napoleón, de Max Gallo) y creer en que el futuro va a ser infinitamente mejor que el pasado y que siempre hay mil cosas mejores que hacer que anclarse en lo fácil...

txantxangorri dijo...

¿Ves lo que pasa por no mirar detenidamente cada una de las gotitas que caían por el cristal? Luego se escuchan cosas raras... Lo raro es que no te durmieras, del todo... y lo triste, por tanto, que no fue un sueño.

un saludo

rosamari dijo...

Tu post es como esa lluvia reposada, lo demás es cháchara.

Manuel Ortiz dijo...

Tampoco yo seguí el debate. Pero creo que lo único interesante que ha salido de él ha venido de las reivindicaciones de un señor catalán, aún casi convaleciente de una grave enfermedad.

Y lo digo completamente en serio.

Dardo dijo...

Repón fuerzas, amigo, repón. ¿Pero de verdad te ha sorprendido este chaparrón?. Bien podemos intuir que no. A fuerza de ser sinceros tú comentaste en su día que en realidad no es importante, sino que sería algo así como un test de credibilidad.

A mí también me preocupa esto. Supongo que los moderados -que sienten el aliento en el cogote de las esencias estos días acusándoles de blandos- no se han atrevido a abstenerse. No deja de ser todo un poco simbólico. Tal vez si el PSOE hubiera ayudado algo con algún marco de acuerdos. ¡Pero si hasta Rajoy se ha "olvidado" de ofrecer dentro de los grandes pactos la cuestión educativa y se ha pasado por alto pedir la anulación del cuestionable placet del Congreso al "diálogo"!.

El PSOE ha sido bastante inteligente desde el punto de vista de la imagen. Se pone otra vez en el centro (simbólico). Una imagen buena porque no aparece atado a nadie; en particular a la derecha nacionalista. Le ha dejado la pelota a todos los demás. Sinceramente son unos auténticos artistas, hay que reconocerlo.

Lo substantivo (fuera de estos artificios) serán los acuerdos a los que se puedan llegar. Sinceramente también, opino que no es tan importante quien esté en el Gobierno de la Nación, sino la política que se haga. Y aquí yo espero que de verdad escampe.

Un abrazo.

Mega dijo...

¡Qué sueño más accidentado! ¡Pero si hasta dormido sueñas en clave política!...

Un abrazo