Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 28 de julio de 2008

Osama Obama


"La influencia de los medios en nuestra política llega de muchas formas. Lo que más llama la atención en nuestros días es el crecimiento de una prensa descaradamente partidista: tertulias radiofónicas, Fox News, editoriales de periódicos, el circuito de tertulias de la televisión por cable, y más recientemente los blogueros; medios todos ellos en los que se cruzan insultos, acusaciones, cotilleos e insidias veinticuatro horas al día, siete días a la semana. Como otros han señalado, este estilo de periodismo de opinión no es realmente nuevo; en cierto modo, marca el regreso a la tradición dominante del periodismo americano, una aproximación a las noticias que fue alimentada por publicistas como William Randolph Hearst y el coronel McCormick antes de que una noción más aséptica de periodismo objetivo emergiera después de la 2ª guerra mundial. No obstante, es difícil negar que todo el sonido y la furia, magnificados a través de la televisión y de Internet, son una maldición para la cultura política. Esto lo único que consigue es inflamar los temperamentos, además de contribuir a aumentar la desconfianza mutua. E independientemente de que los políticos lo admitamos o no, la bilis constante puede dañar el ánimo. Curiosamente no debemos preocuparnos demasiado de los casos más crudos; si los oyentes de Rush Limbaugh disfrutan oyéndole llamarme "Osama Obama", mi actitud es, "pues que se diviertan". Son los que practican este arte de un modo más sofisticado los que pueden dañarte, en parte porque tienen más credibilidad con el público en general, en parte por la habilidad con que manosean tus palabras para hacerte parecer un idiota".

Barack Obama, The Audacity of Hope, N. York, 2006, pp. 121-2 (traducción mía). No está hablando de la COPE ni del ABC o de Ondacero. En serio.

4 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Un magnífico texto, aplicable, por supuesto a España.
Saludos,
Diego

Los pasos que no doy dijo...

No sé... animal, a mí me gustaba Obama cuando competía con Hillary,cuando irradiaba esa fuerza de cambio, distinta, casi mágica, un líder capaz de mover a la gente... pero últimamente sus declaraciones equívocas acerca de la guerra de Irak, su petición de más tropas europeas en Afganistán -otra guerra perdida, aunque legal no creo que legítima y, desde luego, como todas las guerras, injusta-, no acaba de decir nada de la crisis económica mundial que SU país ha provocado..., no sé, animal, creo que Obama nos va a decepcionar.

Pero vamos, que siempre será mejor que Bush, o cualquier otro político republicano.

Dardo dijo...

¡Qué, Animal, ¿cómo llevas tu visita por la "Nueva España" siguiendo los pasos del conquistador español Alvar Núñez Cabeza de Vaca?!. Supongo que alguna reseña tan agradable de las tuyas harás a la vuelta. Creo que tienes un filón de temas (avance del castellano frente al inglés; neoconservadores versus demócratas; en fin....).

Bien; vayamos a la entrada. Quiero preguntarte "a bocajarro" si le has oido o leído a Obama proponer el cierre de una emisora o la clausura de un periódico, por ejemplo. Cosa que aquí está flotando en el "desiderátum" de la gente desde hace bastante tiempo (sobretodo en la anterior legislatura de la "crispación"). En el artículo traducido por ti, Obama denuncia tanto la vuelta al amarillismo crudo como al sofisticado. Y es curiosamente éste último el que más le preocupa. Por contra aquí en nuestra "Vieja España" el crudo es el que ha levantado más ampollas. Y a mi modo de ver, tal vez pese en la cultura política estadounidense, la que resulta ser la primera enmienda de su Constitución: "El Congreso no hará ley alguna que coarte la libertad de expresión o de prensa".

Estimado Animal; ¿es que tal vez falte aquí esa cultura política entre nosotros; que lleva al propio Tribunal Supremo de los Estados Unidos a considerar incluso que la prensa tiene derecho a burlarse de los personajes públicos, aun cuando tales burlas sean ultrajantes y les causen angustia emocional STS EEUU 1988?. Lo dejo ahí apuntado para la reflexión.

Parece que coincides con Manuel Fraga Iribarne y Nicolás Sarkozy en el aprecio por Obama. Es la vuestra una Trinidad esperanzadora; claro que sí. Bueno, esto no deja de ser una irónica travesura mía para desquitarme de estas temperaturas. Lo cierto es que mi candidato a las presidenciales era Mike Huckabee entre los republicanos y Hilary entre los demócratas (esta última sobretodo por su decidido interés en establecer un auténtico seguro público de salud que es escandaloso su ausencia en un país rico como ése).

Bien; que disfrutes del viaje.

P.D.: Por error incorporé un comentario en tu entrada sobre "La Paz"; aunque lo borré, quedó ahí mi firma vacía, y de alguna manera distorsiona esa buena entrada que hasta ahora aparecía inmaculada. A ver si puedes tú, como administrador del blog, suprimir también mi signatura. Y disculpa.

animalpolítico dijo...

Gracias, Diego. En realidad, yo también lo creo.

Pasos: la verdad es que muchas de las cosas que dice Obama suenan un poco conservadoras para mi gusto, pero me encanta este tipo y creo que el mundo mejoraría mucho si lograra ganar. De veras me lo parece.

Afganistán es un problema, claro. Pero Al-Qaeda también lo es. No sé cómo se pueden solucionar ambos problemas. Pero Obama tiene mucha razón en algo fundamental. EEUU tiene que dejar Iraq. Pronto. Y centrarse de veras en la lucha contra el terrorismo y la lucha contra el hambre en el mundo y las desigualdades económicas.

La gente más progresista de este país donde estoy de visita está muy ilusionada. Negros, blancos, hispanos. La gente lleva su pegatina en sus coches, la pone en sus ventanas. Hay una atmósfera de esperanza muy llamativa.

Os iré hablando de mi experiencia californiana según vayan surgiendo temas, Dardo. Aunque no siempre tendré tiempo para ello con tanto viaje y tanto absorber cosas...

No he oído a Obama nada acerca de cerrar emisoras ni nada así. Y tampoco lo he oído en España. Lo de 'flotando' que me dices no me sirve, porque es una impresión, simplemente.

Por cierto, en varias ocasiones yo también he señalado que es más preocupante, en el fondo, el amarillismo sofisticado que el crudo. Lo tengo escrito aquí.

No nos confundamos. Aunque alguno lo diga, limitar el insulto impune no tiene nada que ver con la libertad de expresión. Jiménez Losantos acaba de ser condenado por insultar a Gallardón. Y una cosa es la burla y otra la injuria o la calumnia. Nuestra Constitución limita claramente la libertad de expresión en función del derecho al honor de los demás.

No creo que realmente a Fraga o a Sarkozy les guste Obama. Sucede que les viene bien asociar sus nombres al de él para beneficiarse de su buena imagen y lavarse la cara derechista que ven todos los días al levantarse. Una manifestación más del maquillaje llamado "viaje al centro".

Obama es conservador en muchos aspectos desde el punto de vista de la izquierda europea. Pero es muy progresista para los estándares americanos y no creo que sea menos ambicioso que Hillary en lo que se refiere al sistema público de salud. Estoy leyendo uno de sus libros (el que cito aquí) y me parece de gran interés.