Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

sábado, 20 de diciembre de 2008

Imagínatelo

Según San Juan (Jn 8,111), "los letrados y los fariseos traen ante Jesús a una mujer sorprendida en adulterio", con intención de apedrearla. Es justo entonces cuando el hijo de Dios pronuncia la célebre frase. "Quien esté libre de pecado, que le tire la primera piedra".

Imagínate ahora que has nacido homosexual en Afganistán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Sudan o Yemen. Corres peligro de que te apliquen la pena de muerte por tan nefando crimen. La pena de muerte. Sí, llevarte ante la horca, por ejemplo. Por ser homosexual.

Imagínatelo. La horca.


Imagínatelo. Por ser homosexual.



Imagínatelo, para evitar discriminaciones y presiones, es mejor que sigas en el corredor de la muerte de la homosexualidad.

Imagínatelo, podrías morir cristianamente. Pero no sé qué le parecería a Jesús.

7 comentarios:

Juan dijo...

Algunos tienen en su blog un principio por el que le gustaría que se rigiese la humanidad: que aunque no creamos en Dios, actuasemos como si existiera. Imagínatelo, para mí que los que creen tanto en Dios actúan como si no existiera.

Carolus Primus dijo...

Nada, no puedo comentar en plan religioso porque me pongo malo y agravaría mi delicado estado de salud.

Simplemente es para desearte que pases una felices fiestas (DE SOLSTICIO DE INVIERNO O DE NAVIDAD, COMO PREFIERAS) y que sigas haciendo animaladas, cuanto más mejor, para el año entrante y los que le sigan.

Por cierto, en los balcones de mi pueblo les ha dado por poner sábanas rojas con la fotografía de un bebé en pelotas. Un amigo mio me dijo que posiblemente fuese un acto de pederastas, yo le dije, como es lógico, que era un acto de respeto religioso hacia la figura del niño Jesús, aunque antes no lo solían colgar en los balcones. Ya no se que pensar...

Pues eso, Felices Fiestas a todos.

ybris dijo...

Si yo fuera Dios -o Alá o Yahveh o Jehová- y existiera, me pasaría el día llorando y aguantándome las ganas de maldecir la ceguera de quienes debieran saber mirar a todos.

Abrazos.

J. G Centeno dijo...

Feliz lo que quieras, próspero 2009 y ¡Hala madrid!

animalpolítico dijo...

Felicidades a todos también de mi parte. Centeno, ¿llegaremos a cantar aquello de "hala madrid, manque pierda"?

Dardo dijo...

Felices fiestas. Te deseo a ti y a todos los tuyos.

Es bueno señalar a la hipérbole continuada como síntoma de poca credibilidad.

Sin acritud. ¿Me podrías calificar de qué es síntoma la verdad fragmentada?. No quiero ser yo el que en tu casa diga nada desagradable; porque no te considero capaz moralmente de manipular nada; pero a la vez te juzgo muy inteligente para considerar que hay ofuscamiento. La verdad es que me he quedado boquiabierto. Tu tratamiento de la noticia es exquisito formalmente, pero encapsula -a mi modo de ver- una injusta propaganda.

Me interesa, de verdad, el que no se tergiverse. Y no digo que esta haya sido tu intención. Pero fíjate que en el primer comentario parece que hasta a mi se me ha hecho corresponsable de esto; cuando jamás me he permitido juzgar nada de estas cuestiones.

Fuera de las agencias católicas; lo que se está cristalizando es que el Vaticano está en contra de la despenalización de los actos sodomitas. Esto es pura mentira y falsedad a poco que se conozcan los documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Declaraciones sobre algunas cuestiones de ética sexual, de 1975,y Atención pastoral a las personas homosexuales, 1986). Con tu permiso hago el siguiente extracto del punto 10 de la primera: "Es de deplorar con firmeza que las personas homosexuales hayan sido y sean todavía objeto de expresiones malévolas y de acciones violentas. Tales comportamientos merecen la condena de los Pastores de la Iglesia, donde quiera que se verifiquen. Revelan una falta de respeto por los demás, que lesiona unos principios elementales sobre los que se basa una sana convivencia civil. La dignidad propia de toda persona siempre debe ser respetada en las palabras, en las acciones y en las legislaciones". Por si quedara duda de la vigencia en la actualidad el que suscribe es el anterior Prefecto, hoy actual Papa.

La reiterada postura vaticana es que la sodomía no es un crimen; y que por tanto no está a favor del reconocimiento de leyes penales que la consideren como tal. Otra cosa son los llamados "caballos de Troya". La negativa ha sido al documento donde se va más allá de pedir la despenalización (lo que en puridad no tendría ningún inconveniente dogmático).

Si somos fieles a la información; yo no discuto que se pueda estar dolido por la dogmática sobre la cuestión. Pero de ahí, amigo, hasta llegar a la conclusión (no digo que tú hayas llegado o insinuado eso) de que la Iglesia apoya la criminalización de estas orientaciones y actos; esto es toda una grandísima injuria.

Saludos cordiales.

animalpolítico dijo...

Dardo, felices fiestas a ti también.

Te seré franco. En modo alguno interpreté el primer comentario como referido a ti, la verdad. Ni se me pasa por la cabeza apoyar una crítica a tu persona en esa línea.

No dudo ni por un momento de que la jerarquía eclesiástica está en contra de la criminalización de la homosexualidad. Pero es que precisamente por ello entiendo menos que no apoyen una declaración bastante neutra resultado del consenso de unos cuantos gobiernos. Todo ello por detalles secundarios, que lo son.

Es esto lo que denuncio. Que el desacuerdo en el detalle lleva a la impresión de que hay desacuerdo en lo sustancial. Sé que no lo hay. Pero este comportamiento me parece censurable.

Un abrazo