Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 1 de junio de 2009

La radio del andamio: Escuelas Menores

Apago el motor, cortando a la mitad la frase de un anuncio. 96.5 FM, Cadena SER. Hasta hace poco, por estos lares, sólo teníamos a la SER en Onda Media (1026). He dejado el coche en el 2º piso del párking. Hoy no he tenido que bajar hasta el 3º. Será que es lunes y además van quedando menos exámenes.

Salgo a la calle, en dirección al lugar donde trabajo, y veo un andamio a gran altura cerca del Patio de Escuelas Menores (que cruzo cada mañana), edificio construido entre el XV y el XVI por, entre otros arquitectos, Chacón (no la ministra, sino un Pedro, quién sabe si antepasado suyo). Siempre que veo andamios, especialmente en verano o en las mañanas de brutales heladas salmantinas, no puedo dejar de pensar en unas durísimas condiciones de vida que me producen escalofríos. Ocho horas ahí subidos, con sol, calor, frío, lluvia, viento, polvo... Y al día siguiente otra vez.

Según me voy acercando, dándole vueltas a aquello de la especialización en el trabajo, la fortuna de quienes trabajamos calientes en inviernos y fresquitos en verano, etc., percibo que en el andamio hay una radio sintonizada con una tertulia matutina. Y mi mente vuela: conciencia obrera, deseo de mejora, papel de los medios en el despertar de las clases oprimidas. La información básica de un hombre, de un voto...

Es en ese momento cuando descubro que... la voz que me abronca desde una altura de unos treinta metros pertenece a Jiménez Losantos. Varias figuras con mono azul se afanan en los alrededores del andamio y sobre un tejado. Uno silba una conocida melodía.

11 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Real como la vida misma. En Madrid, la mayoría de los taxistas llevan puesta la COPE.
Querido amigo, esto esa así...

Salud y República

Dardo dijo...

No puedo dejar de sonreirme. Pero lo malo no es oir Losantos u oir la SER; sino no tener criterio propio y tragarse acríticamente las exageraciones.

De todas maneras creo que no debes de quejarte; tú mismo nos has confesado que no resistes la tentación de oirlo (creo que está claro que te gustan las emociones fuertes).

Pero, amigo, con lo que está cayendo; no deja de ser una anécdota (a veces algo gamberra) lo que escuchamos. Te confieso que es tan exagerado a veces que no puedo dejar de reirme. Sinceramente lo veo más en otro grupo editorial (el mundo por ejemplo) que en una cadena católica. Me distorsiona un poco ese cinismo.

fogarsconnection dijo...

Brrrr, ¿no es eso que me recorre la espalda lo que se conoce como repelús?

El lobo reclamando los derechos sindicales de las ovejas, acabáramos.

Inés de Cuevas dijo...

Amigo, estoy enviando por la red esta invitación a una semana y media del evento para que llegue a todas las personas que deseen colaborar con su divulgación durante los días previos al evento. Puede ser una cintica diaria en el blog anunciando: "PROTESTA MUNDIAL POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN: 18 de JUNIO de 2009".
"LA LIBERTAD DE UNO ES LA LIBERTAD DE TODOS " 18 DE JUNIO: ÚNETE A LA ACTIVIDAD por Un Mundo sin Mordazas.
1)El 18 de junio de 2009, en la mayor cantidad de países que nos logremos organizar, protestaremos frente a la embajada o consulado de Venezuela correspondiente o frente a organizaciones internacionales relacionadas al tema de los Derechos Humanos.
2) La protesta consiste en manifestar llevando una mordaza roja comosímbolo de violación a la libertad de expresión.
3) Durante esta protesta se entregará un documento en rechazo al cierre de Globovisión (Canal de TV Noticias-Venezuela) y de cualquier medio de comunicación del mundo.

Todo el texto en: http://inesdecuevas.blogspot.com

Un buen abrazo

Inés de Cuevas

Carmen dijo...

Siempre me sorprendió que personas que tendrían que estar escuchand a los suyos, a los que defienden y van a defender sus intereses, a los que van a luchar por un mundo más igualitario... oigan a la extrema derecha sin darse cuenta que siempre y siempre intentarán quedarse con una parte sustancial de los logros conseguidos con su propio trabajo.
Si, siempre me ha sorprendido.

animalpolítico dijo...

Dardo: pero si yo no me he quejado. No hay ninguna valoración de esas personas.

Simplemente, hago de reportero y destaco lo que a mí, en su momento, me resultó relativamente sorprendente. Pero que conste que, como dice Rafa, no es la primera vez que me encuentro eso.

La cuestión, para mí, lleva lejos.

El gran logro de la derecha consiste en que los defensores periodísticos y políticos de los empresarios, de los poderosos socialmente, son capaces de resultar atractivos con su mensaje envuelto en celofán, para aquellos más perjudicados con la aplicación de su ideario político profundo.

Si la derecha de toda la vida hubiera podido imponer su criterio hasta hoy, seguiríamos con la organización laboral de la Revolución Industrial. Todos seríamos Oliver Twist.

canuit dijo...

Que se jodan. Ojala no bajen del andamio nunca.
El Canuit

Javier Solera dijo...

Recuerdo que me quejaba de mi suerte cuando trabajaba en la metalurgia, siempre metido en una nave, tragando vapores tóxicos y volviéndome loco con el ruido de las máquinas.

Por las mañanas, cuando veía entre la niebla a los albañiles trabajando en las mañanas de enero, me sentía culpable por quejarme. Al menos yo no trabajaba a la intemperie...

...y respecto a lo que dices, ¡sorprendente! Pero real. Cuando trabajaba de peón en la industria me sorprendía no sólo el conformismo o la indiferencia, sino el fanatismo de algunos, defensores de todos aquellos quienes les explotan: líderes reaccionarios, autores de "decretazos", grandes empresarios y caciques... los demás, por contra, eran una cueva de rojos ladrones.

Un profesor me dijo de pequeño que la derecha suele obtener el grueso de sus votos de la clase obrera. Sin embargo, también le achacan a la clase obrera el origen de todos los avances sociales. ¡Menuda contradicción!

Supongo, de todas formas, que no lo hacen por convicción, sino por interés. Son obreros, y quisieran ser señoritos, por eso defienden a los señoritos esperando, algún día, ser uno de ellos y poder mirar a sus viejos compañeros por encima del hombro. Hay gente así de lamentable.

¡Saludos!

Dardo dijo...

No quiero polemizar contigo, amigo Animal, pero el gran logro del Occidente capitalista ha sido haber aumentado el poder adquisitivo de las grandes masas de trabajadores (donde nos situamos la gran mayoría). Este logro, contrariamente a lo que se cree, no ha sido fruto de la Sozialpolitik, ni de la lucha obrera, sino de algo propio de la economía protestante: el ahorro y su conversión en bienes capitales que han provocado una progresión geométrica en la producción de bienes y servicios regidos por la soberanía del consumidor que es quien impone sus gustos.

Allí donde la lucha obrera ha triunfado (revolución del socialismo real) nos encontramos con ha habido una regresión del bienestar. Unicamente es concebile el bienestar en el Occidente capitalista. Y este "bienestar" no es un estadio definitivo, sino tal estadio cambiante y caracterizado por su estructural imperfección, siempre necesitada de perfeccionarse.

Así pues ¿deberíamos reflexionar más a fondo sobre qué es lo que en verdad perjudica?.

Todo ello sin perjuicio de admirar los buenos deseos que están detrás de las tesis colectivistas.

Un abrazo.

animalpolítico dijo...

Te contesto en la siguiente entrada...

Loc@ dijo...

algo propio de la economía protestante: el ahorro y su conversión en bienes capitales que han provocado una progresión geométrica en la producción de bienes y servicios regidos por la soberanía del consumidor que es quien impone sus gustos.
..................
Algo de razón lleva Dardo en que el capitalismo tiene su origen en el protestantismo, en su adoración al trabajo -de los demás- como máxima para alcanzar las metas más elevadas... las del andamio deben ser, porque trabajando y siendo honesto.... difícil, difícil.
Saludos PAQUITA