Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

lunes, 12 de noviembre de 2007

La Regenta

El bar se llama "La Regenta", en honor de Clarín. Fue su primera novela, publicada en dos tomos en 1884 y 1885. Ha sido considerada la obra cumbre de su autor y de la novela del siglo XIX, y uno de los máximos exponentes del naturalismo y del realismo. Además, incorpora la técnica del sueño o fluir de los recuerdos. La acción se sitúa en Vetusta (identificable con Oviedo), donde la protagonista, Ana Ozores, se casa con el antiguo Regente de la Audiencia de la ciudad, Victor Quintanar, hombre bondadoso pero maniático y mucho mayor que ella...

Leí la novela con veintitantos años y me sedujo profundamente. Fue un descubrimiento en una época de mi vida en que la novela era un género al que dedicaba mucha atención y esfuerzo. Esfuerzo con deleite, todo hay que decirlo.

El hermoso bar homónimo próximo a la Plaza Mayor salmantina está decorado con gusto, con cortinajes, cuadros, lámparas. Mesas de tipo velador, luz tenue, ambiente cuidado. Un buen contrapunto al típico bar de pinchos, como el Bambú, donde tiene uno que abrirse paso a codazos para poder siquiera llegar a la barra, para dar paso entonces al suplicio de lograr la atención de la deidad barmánica. Con un poco de suerte quizá puedas incluso pagar tu consumición sin que el aceite del pincho del señor de al lado decore para la eternidad tu camisa de los domingos.

Ayer mismo, en el momento en que el estómago te está gritando que ya es hora de condumio, entramos los tres en La Regenta. Junto a la barra hay un grupo de hombres mayores que casi no nos dejan pasar hacia el fondo. Encontramos un hueco junto a un grupo de tres o cuatro venerables mujeres en sus cincuenta y muchos o sesenta y algo. Muy bien vestidas, con gafitas, bolsos y abrigos, bien instaladas en los taburetes altos. Pido las bebidas y el camarero me pregunta por el pincho. Me intereso por una especie de revuelto que hay en la barra y la más extrovertida de mis vecinas conclientes, teñida de un rubio dorado muy popular, afirma que "está buenísimo" mientras se enzarza con sus amigas en una discusión alternativa sobre el modo correcto de preparar los champiñones... que no pensaba tomarme. El camarero, que muestra gran confianza con ellas, les dice que no tienen ni idea, que los champiñones no se preparan en el microondas, sino en el horno tradicional, y que acaba de prepararlos Mary ahí dentro...

"Eso os pasa por ser del PP, no tenéis ni idea", les espeta, y me mira de reojo. Mi cara, impenetrable. "Uy, sí, eso dices tú", contesta, pizpireta, la más abierta y rubia de todas, y le muestra una servilleta del bar en la que tiene escrito '11-M = zETAp', mientras añade "una mierda de gobierno, con el lío ése del 11-M, y ahora encima lo de ayer y el baboso del jersey a rayas...", confundiendo el culo con las témporas y a Chávez con Evo Morales.

"Pues me da que así vais a tener gobierno para rato", añade el camarero, en su papel de proletario firme en sus convicciones y mirándome como en busca de apoyo o como si no tuviera claro de qué pie cojeaba yo. De hecho me planteé si no sería un camarero irónico, personaje en busca de autor. Tuve en los labios alguna palabra ocurrente o el chascarrillo más apropiado. Pero, al final, concluí que yo en las distancias cortas pierdo mucho, que en ese debate profundo no me siento cómodo, y preferí ocuparme del estómago y de mi familia, que me esperaba en un velador. En la mesa de al lado dos parejas jóvenes hablaban del "jefe del ejecutivo que...", y estudiaban de cerca el paquete de café que regalaba El País, mientras sus hijos se entretenían con unas chucherías.

El proletario, las elegantes clientas, las parejas jóvenes, la Regenta. A cincuenta metros del bar, a la salida, en el pasaje que conduce a la Plaza, leo una pintada en la pared, con el estómago aliviado:

11-M = zETAp.

14 comentarios:

Blanca dijo...

Vetusta puede ser cualquier ciudad de provincias, en las que parece que los años no han pasado, que se sigue transitando el siglo XIX y ni siquiera soy capaz de afirmar que los habitantes hayan mejorado algo la especie.

Cacatúas como las que describes, que no tienen la más pálida idea de en qué país viven, ni tienen el más mínimo interés por estar informadas, ni les importa un carajo... pero escuchan las campanas del carillón que quieren escuchar.

Muchas veces, en una situación como la tuya, me he preguntado si debería intervenir, si debía decir algo... y en general me he callado... pero creo que hacemos mal, porque ellos no se callan. Siguen con el mismo cantar año tras año, y se crecen, es irremediable, porque no somos capaces de desmontarles el discurso... nos creemos estar por encima de ellos y, la verdad, ellos nos pisan el hígado y se nos suben a la chepa constantemente... ¿merece la pena ser así? ¿O no sería mejor darles una lección sencillita, como la que están pidiendo a gritos?

Cada día soporto menos esta vuelta atrás que nos están regalando por tierra, mar y aire, mientras siguen dando bofetadas en la carita de Ana Ozores...

animalpolítico dijo...

Fíjate, Blanca, yo no me considero 'superior' a ellas. Sólo siento que no me puedo comunicar, que no hablamos el mismo idioma.

Es evidente que considero que no tienen ni idea de lo que hablan al hablar de política. Pero es claro que un sistema democrático descansa en que cada ciudadano tiene un voto. Y su voto vale lo mismo que el mío, el de Savater, el tuyo, el de Rajoy o el de Chenoa.

Todos los votos valen. Y los resultados son los que son.

Yo tengo la esperanza de que la sensatez triunfe. Porque, al final, la suma de todas las neuronas producirá un resultado... razonable.

Aunque hay momentos que...

Blanca dijo...

Creo que tu Vetusta particular es la que te tiene con la moral baja... es muy fuerte lo de Lanzarote y sus recuerdos franquistas...

Pero cada encuesta que se hace y publica, el PSOE sube, como no podía ser de otro modo, porque cualquiera que sea mínimamente inteligente e informado en los conservadores, le tiene que estar rechinando lo que sucede... aunque a veces alguno de nuestros conservadores que pensamos son críticos nos regalan perlas... que son las que nos descolocan.


Pues yo sí me creo superior en inteligencia a los que han escrito esa pintada con que ilustras tu entrada, y me creo más preparada que los cerriles que se manifiestan en Madrid y matan a una persona... y soy infinitamente mejor que muchos de los que pululan por el ciberespacio insultando gravísimamente a todo lo que se mueve. Y mi voto va a ser muy meditado, no se lo voy a regalar a nadie porque sea afín a mis ideas solamente.

Y todo éso me hace sentirme muy por encima que muchos, ¿qué quieres que te diga?

Naveganterojo dijo...

Nuestra amiga Blanca hoy esta muy peleona,pero tiene razon,si cuando escuchamos comentarios como el que has descrito,nos mantenemos callados,ellos se crecen,y se consideran con la razon,por lo que continuan machacando nuestros oidos con mas sandeces,pero si por contra les contestamos,resulta que te miran con ojos como platos y ...cambian de conversacion,(esto me ha ocurrido en un bar muy majo de Bejar,llamado la casita,de un estilo muy parecido al que tu comentas).
Por lo demas,Salamanca tendria que ser visitada por un regimiento de psiquiatras y puesta en cuarentena,pues lo que esta ocurriendo alli es una verguenza nacional.
Salud y republica.
PD:Cuando vuelvas de tapas,acuerdate un poco de mi,pues aqui en Cataluña,eso no se estila y....¡¡¡¡lo echo mucho de menos!!!!

Blanca dijo...

Os comento que estuve en Zaragoza este finde... tomando muchas tapas, pardiez... y es una gozada poder hablar de política con el taxista, el camarero, el de la tienda y el recepcionista... porque allí está el PSOE en ayuntamiento y autonomía y se nota y se siente... cuando leí tu post, animal... no pude por menos que desearte que vayas un fin de semana a un lugar donde se aspira lo que tu expeles... fue formidable y lo recomiendo.

Ah, las tapas y el "Viñas del Vero"... inmejorables... y ni una sola cacatúa graznando...

Sigurd dijo...

La Regenta es una novela maravillosa, indispensable, una obra total.

En mi humilde opinión, hizo usted en no entrar al trapo de según qué provocaciones pueriles e, incluso, irrespetuosas. Aunque podría haber señalado que con independencia de su credo, todo ser humano se merece un respeto. Admito que consejos vendo, y para mi no tengo, pues el otro día, en otro bar, la tertúlia de la barra abogaba por el cierre de ciertos medios de comunicación, aderezado con calificativos de grueso calibre, y mi convicción sobre el bien que supone la libertad de expresión no fue suficiente para interpelar a los desconocidos y fogosos tertualinos de bar.

Blanca, coincido con usted en muchas de las cosas que señala. Por ejemplo, nos causa disgusto la gente que desde el ciberespacio se dedica a insultar gravemente a otras personas, y en vez de tomar ejemplo del señorío de Zapatero ante Chávez, optan por un discurso más parecido en las formas al del venezolano.

Respecto a lo de darles una leccioncilla:

Desde una óptica marxista le recomiendo que no intente darles una leccioncilla, pues no servirá de nada. La ideología de esas mujeres (ideología en la acepción marxista, ideología como falsa conciencia de la realidad condicionada por la infraestructura) les impedirá reconocer que usted está en lo cierto, pues sus intereses de clase (intereses espurios) vician su capacidad de comprender adecuadamente la realidad. Ésta es la razón por la que el proletariado con conciencia de clase es el único capaz de realizar esa aproximación correcta a la realidad, pues su interés coincide con el de la humanidad (y por lo tanto no tiene una falsa conciencia de la realidad) y éste vive con el pesar de saber que las otras clases sociales nunca le entenderán, ya que viven presas y condicionadas por su falsa conciencia de la realidad.

Desde un óptica neoconservadora, es casi una obligación que sienta usted la superioridad moral que da la defensa de valores democráticos y justos en contra de quienes no los sostienen, defienden o directamente atacan, y les dé la citada leccioncilla. La idea de una Justicia a la que tiene derecho todo ser humano por el hecho de serlo conlleva implícitamente ese deber moral de defenderla ante quienes la atacan. Es, al fin y al cabo, lo que se esconde tras Afganistán o Irak, la exportación de la Democracia y los Derechos Humanos a otros lares de nuestro planeta.

RGAlmazán dijo...

Yo entiendo que es mejor no entrar. Es misión imposible tratar de hacer razonar a las personas que tienen ciertos credos, más cerca de la fe ciega, irracionalidad y fanatismo que de la reflexión.
Se puede ser de lo que sea, pero cuando se aparca el sentido común y se sustituye la razón por la fe, mal asunto.

Salud y República

J. G Centeno dijo...

La muy divertida pintada que recoje la foto me recuerda una que vi, hace ya muchos años, a la salida del metro en la calle Bravo Murillo:
Habían pintado con un molde de letras de imprenta:
¡Arriba España! y una especie de retrato de Franco.
Y alguien pintó con spray:
Abajo África y en el centro Valdeacederas (nombre de la estación de metro). Me estuve riendo buena parte de la mañana. En cuanto a las cacatúas ahora soy persona moderada, pero en mis buenos (más bien malos) tiempos es más que probable que distraídamentese me hubiera derramado el aceitazo de la tapa sobre su bien cuidado terno, y es que era muy malo.

Arbillas dijo...

Como suelo decir....

Despues de conocer a Zapatero ¿quien quiere volver a tener alpargatas?...

Me he acordado de visitarte gracias a un grano que le ha salido a Felipe (http://192muertos192mentiras.blogspot.com/) y que te citaba.

Un beso.

animalpolítico dijo...

Gracias, Arbillas, allí me he ido rápidamente.

Saludos

Aitor Lourido Rodríguez dijo...

saludos

magnífico blog, compañero. además, me has recordado a Salamanca, donde yo estudié. Y por supuesto, a La Regenta, uno de mis rincones favoritos (aunque los pinchos del Bambú no están mal...)

la situación que describes nos es familiar ya, por desgracia. Y en Salamanca más, como sabes. Aunque bueno, lo peor es subirte a algún taxi de Salamanca, y no digamos en situaciones como en las que yo me vi una vez (una, sólo una, y no más...): cargado con el macuto de la Cadena SER. Ja!! Mejor lo dejo aquí.

Estás invitado a mi humilde blog. Yo te seguiré visitando, me ha gustado pasar por aquí.

Más saludos.

animalpolítico dijo...

Cuenta, cuenta, Aitor. Eso es una entrada muy interesante en potencia. He estado a punto esta semana de contar un par de experiencias con taxistas.

Encantado de que hayas estado por aquí. He visitado tu blog y ya te he incluido entre mis enlaces. Me interesa mucho el tema de los medios de comunicación.

Arbillas dijo...

Queria pedir disculpas tambien desde aquí por mi malentendido y por citar como grano un comentario.

Espero que podais disculparme.

Un abrazo.

animalpolítico dijo...

No te preocupes en absoluto. Sé que no has tenido mala intención.