Aristóteles, Política (1253a):

"Según esto es, pues, evidente, que la ciudad-estado es una cosa natural y que el hombre es por naturaleza un animal político o social; [....] Y la razón por la que el hombre es un animal político (zôon politikón) en mayor grado que cualquier abeja o cualquier animal gregario es evidente. La naturaleza, en efecto, según decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen también los demás animales -ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener sensaciones de lo que es penoso o agradable y de poder significar esto los unos a los otros-; pero el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las demás cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una ciudad-estado."

domingo, 29 de abril de 2007

La moral de la moral de la moral


En la entrada anterior hay un comentario de un apreciado contribuyente, Dardo, en el que se suscitan una serie de temas que por su complejidad y dificultad de tratamiento he preferido situar aquí, para una difusión más acorde a su relevancia, en un intento de inducir así a la expresión de más opiniones y posicionamientos.

Quisiera poner de manifiesto nada más comenzar, que, como espero pueda ser fácilmente comprendido, no pretendo imponer o plantear en mi bitácora, con entradas como la anterior, ningún tipo de realidad 'daltónica', en expresión del ya mencionado Dardo. No. Simplemente, el otro día se celebraba el aniversario de Guernica, y quise por ello dedicarle una entrada. Quise, además, hacerlo basándome para ello en el testimonio científico de un científico, Paul Preston, uno de los cuatro o cinco especialistas de la Guerra Civil española de mayor prestigio. Precisamente porque soy un positivista de la historia y un convencido en la cientificidad de las Humanidades, a las que yo mismo me dedico profesionalmente.

ETA. Bien, me parecía que no era preciso matizar más de lo que hice en el comentario en el que saqué a relucir el aspecto de las cifras ("¿Os habéis parado a pensar que los muertos en el bombardeo de Guernica doblan el número de todos los asesinados por ETA?"), pero declararé lo obvio para tranquilidad de todos y como punto de partida moral e ideológico:

1) Considero inmoral, absolutamente reprensible y simplemente inaceptable el uso de la fuerza para la imposición de cualquier tipo de posicionamiento político. Como obviamente esto incluye a ETA, no considero preciso que tenga que aclarar más que los métodos de ETA no los puedo aceptar de ningún modo, ni por asomo.

Declarado lo obvio, acudamos a Guernica. En Guernica se ejemplifica TAMBIÉN el uso de la fuerza contra civiles inocentes con la clara intención de IMPONER un posicionamiento político, en este caso el defendido por el bando franquista en la Guerra Civil.

Aún no hemos entrado a discutir el ideario político que ambos cuerpos armados (los aviadores nazis trabajando para la causa de Franco por un lado y los sin duda 'injustamente' llamados gudaris abertzales por otro) supuestamente sustentaban. Como estamos hablando de la moralidad / amoralidad del uso de la fuerza, hasta el momento no me ha parecido pertinente. Pero podemos hacer ahora un excursus para tratar este aspecto. Nueva declaración 'animal':

2) Personalmente, como mi amigo Júcaro, no comulgo con ningún ideario nacionalista. El nacionalismo (RAE: "doctrina que exalta en todos los órdenes la personalidad nacional completa, o lo que reputan como tales sus partidarios") me parece sinónimo de estrechez de miras, está peligrosamente cercano a la xenofobia y creo que no se preocupa tanto por el ciudadano como por realidades abstractas hipervaloradas. En ese sentido, no comparto el ideario de los nacionalistas vascos ni el del nacionalismo español, ni el catalán, ni el chovinismo de mi propia tierra, que también existe. Pero amigos, estoy igualmente convencido de que sus causas son absolutamente respetables y sus defensores están perfectamente legitimados para defender sus posiciones siempre que lo hagan desde el respeto a las normas democráticas. Sí, todos estamos legitimados también, dentro de las mismas normas, a posicionarnos enfrente, denunciar las limitaciones filosóficas de esos planteamientos si así las sentimos o, en cualquier caso, proyectar idearios concurrentes y/o divergentes.

La supuesta causa de ETA, un estado vasco independiente y revolucionario en sus manos, me parece criticable más allá del método del que se sirven para alcanzar sus fines, intolerable en lo moral. No comparto sus anhelos en el plano ideológico porque no comparto la causa nacionalista y porque además no respetan ni valoran la democracia, entendida como la voluntad popular. Incluso aunque una mayoría de vascos quisiera la creación de una Euskalerría independiente, lo que no parecen querer es poner el nuevo estado en manos de la llamada 'izquierda abertzale', pues da la casualidad de que la opción política más votada allí es el PNV, y la segunda el PSOE. Las fuerzas abertzales representan la quinta o sexta opción. Si ETA se constriñera a defender una posición ideológica independentista dentro de los límites legales, me parecería tan respetable como la opción de ERC, por ejemplo. Tendrían todo el derecho a defender su posición. Hoy, no creo que lo tengan, por querer jugar la partida haciendo trampas y violentando a los demás, a los que, obviamente, no respetan.

A Dardo le incomoda especialmente lo que retrata como "cohonestación (...) entre el ataque aéreo de Guernica y la cuestión de los asesinados por la organización criminal eta". Yo creo que él no percibe con precisión cuál es mi posición al respecto, sin duda por mis propias carencias de expresión. Yo no juego al "¡y tú más!". No hay votante, simpatizante, militante o dirigente socialista que aplauda, minimice o disculpe el historial terrorista de ETA, que ha causado un buen número de víctimas en sus propias filas. Sí hay en cambio una resistencia incomprensible de la derecha mediática y política a un reconocimiento sin ningún matiz de los crímenes franquistas.

Mi argumento es una denuncia de lo que yo percibo como un juego que se sirve de "la moral de la moral". La dirección estratégica del PP está tratando de suscitar la sospecha de que el oponente político es sustancialmente falto de moral por connivencia, tolerancia, aplauso, disfrute o beneficio en relación con el terrorismo. En lo que en otro momento llamé ósmosis del terror desde hace años la derecha gestiona el terrorismo como un elemento contaminante que llega a todos salvo a ellos, quintaesencia de la nación, la razón, la justicia y la libertad. Se comienza con una crítica moral del uso del terror como 'argumento' político. En el caso de España, y de modo más explícito, la crítica a ETA. Nadie sensato, obviamente, cuestiona la aproximación. Se pasa, de modo particularmente claro en la segunda legislatura de Aznar, a la crítica y demonización genérica del nacionalismo por ser supuesto beneficiario del terror. Aquí comenzamos a dividir a los demócratas en buenos y malos, y se producirá, de modo evidente, una división. Aclaremos que en este contexto no se acepta la impresión, para mí desde luego incuestionable, de que la propia derecha española es nacionalista. Sin duda porque el nacionalismo español es intrínseca y moralmente bueno. En el proceso los nuevos luciferes son Arzallus, Pujol-enano, Egíbar, Ibarretxe... La mancha de aceite de la moral de lo inmoral se extiende así por ósmosis o por contacto del terrorista al nacionalista.

Con la nueva legislatura y el proceso de diálogo entablado por Zapatero tras la oferta de alto el fuego permanente de ETA, la ósmosis de lo inmoral se extiende a los socialistas, a los rojos, completando el círculo de demonios de la derecha española desde al menos los años treinta: los separatistas y los rojos como demonios y enemigos de la patria común española, que no parece estar en peligro, eso sí, cuando son ellos mismos, los guardianes de las esencias patrias, los que se apoyan en los nacionalismos para gobernar (investidura de Aznar en 1996 con el voto afirmativo de CIU, PNV y CC), o los que negocian con ETA y le llaman 'Movimiento Vasco de Liberación Nacional' (Aznar en noviembre de 1998).

¿De qué ha tratado fundamentalmente la oposición del PP en los últimos tres años? De mostrar la traición a la sacrosanta nación española de los neo-masones, los sociatas. Rompen España porque son amigos de los independentistas catalanes, socios de los nacionalistas vascos o gallegos y aprovechados amiguetes de los terroristas de ETA. Y además alomojó tienen algo que ocultar en relación con el 11-M... Todo ha sido un refrito en torno a estas ideas.


No quiero seguir abundando en el tema. Sólo repetiré algo fundamental en mi humilde opinión: el votante / simpatizante / militante / dirigente socialista no ha dado la más mínima muestra de ser 'socio' de ETA, pero se le insta a demostrar su inocencia, en contra de todo sentido común en un estado de derecho.

Y aquí llegó la reflexión que se ha convertido en motivo de esta discusión, como denuncia de la hipocresía: "¿Os habéis parado a pensar que los muertos en el bombardeo de Guernica doblan el número de todos los asesinados por ETA?" Los que llevan el debate político al resbaladizo terreno de la moral de la moral, pretendiendo deslegitimar al adversario por no mostrar 'suficiente' (siempre a juicio de juez y parte) combatividad ante la inmoralidad de quien se sirve de acciones violentas en su 'argumentario' político (por no ser capaces de demostrar que NO SON amiguetes de los abertzales), son precisamente los mismos que (de un modo difícil de comprender) cuestionan intentos legales de desagraviar la memoria de las víctimas del franquismo, o, dicho de otro modo, de otras víctimas de la violencia política, tan reales y tan entre nosotros como las víctimas de ETA. Y no sólo cuestionan la Ley de Memoria Histórica, sino cualquier otro intento en esa línea. Y patrocinan (Aznar en rueda de prensa en 2003, justo antes de las vacaciones de verano, recomendó la lectura de Pío Moa) versiones que incurren claramente en lo que en Alemania se llamaría negacionismo, declarado delictivo a nivel europeo.

En este contexto, las más de 1.600 víctimas inocentes producidas en Guernica en tres horas de una tarde de Abril de 1937 DOBLAN, como decía el otro día, el número total de muertos a manos de la organización terrorista ETA. No disculpo con ello, evidentemente, la sangrienta cuenta etarra, sino que señalo con el dedo la doble vara de medir de quienes por un lado explotan de modo sistemático la repulsa que el fenómeno abertzale suscita comprensiblemente entre los ciudadanos de bien, y por otro demonizan a quienes sólo aspiran a que las víctimas del franquismo vean su memoria algo ennoblecida, de igual modo al menos en que lo fueron ya durante décadas las víctimas también inocentes de la violencia desencadenada en el bando republicano durante la guerra.

Como Dardo y su cita bíblica, yo también creo que "matar a un hombre es matar a la humanidad entera". No comprendo por qué me contrapone la historia de Guernica con la de la "población civil que huía de Málaga (tras su toma por las tropas nacionales) hacia Almería por la carretera de la costa (con enormes cifras de muertos, créame)". No lo comprendo porque para mí no es posible contraponerlo. Lo sucedido en esa huida no es para mí otra cosa que OTRO EJEMPLO, SIMILAR AL DE GUERNICA, del desprecio por las vidas inocentes en el puente de mando franquista. Personalmente, he leído mucho acerca de la Guerra Civil y de sus muchos episodios y si me referí a Guernica en mi entrada fue porque se cumplía en ese momento el aniversario, pero también podría haberme referido (y lo he hecho con anterioridad) a la matanza de Badajoz, o a la de la costa malagueña, o a la represión de los maestros republicanos, como mi propia abuela, entre otros muchos asuntos posibles. Lo que menos comprendo es que me plantee "dejar la historia a los científicos". Por lo que se refiere a este pobre animal es precisamente lo que yo hacía al plantear el episodio de Guernica desde el texto de Preston. Precisamente, como bien observa Candela.

Aquí hay dos conceptos relacionados pero distintos. Uno es la historia, que la tienen que elaborar los historiadores desde planteamientos científicos, pero que los ciudadanos tenemos el derecho y casi diría que el deber de conocer, y el otro es la memoria, patrimonio común de los ciudadanos que debe ser, legitimada por la historia, de algún modo atendida por nuestros dirigentes.

No son "los políticos" los que nos deben "dictar" cual es la verdad histórica. Por supuesto que no. Son los historiadores, como Paul Preston. No es Aznar recomendando la lectura del pseudohistoriador historietógrafo y propagandista Pío Moa. Son los expertos científicos en el tema quienes nos deben contar qué pasó. Los políticos deben basarse en esto para hacer justicia a la memoria. Éste es un papel muy distinto al que usted, sr. Dardo, parece creer que se les atribuye.

No puede usted, de ningún modo, poner a un lado de la balanza a Franco y de otro a "una Comisión del actual Parlamento". No, y no por una mera cuestión de legitimidades. La historia la harán los historiadores. Las leyes acerca de la memoria las harán los políticos legitimidos por el discurso de la ciencia histórica, científico e histórico. Como señala Candela, "el fragmento citado por Animal Político (no nos saltemos las "") es de Paul Preston, un prestigioso historiador" y "en cuanto a la labor del Parlamento español, que yo sepa los diputados no están redactando o dictando libros de historia", sino que "están facilitando mediante la ley que se recupere la dignidad y memoria de nuestros abuelos".

Frente a lo que parece indicar su postrero comentario, amigo Dardo, la historia es una disciplina científica que, con sus propias leyes y procedimientos alcanza a demostrar la real cadena de acontecimientos, siempre de un modo perfectible, por supuesto, pero siempre de un modo venerable si se respeta el lenguaje, el procedimiento y el argumentario histórico. Aunque es verdad que "hay mucho de interpretación y de controversia", también es cierto que hay mucho de verdad alcanzable e incuestionable. Los episodios acerca de los crímenes estalinistas no son pertinentes porque nadie los está negando, y los problemas específicos de la localización de fosas no demuestran otra cosa sino que... es difícil encontrarlas. NO QUE NO EXISTAN.

Sobre los detalles pequeños de cómo se ha redactado la ley se puede legítimamente discrepar. Acerca de la conveniencia de alguna actuación encaminada a 'compensar' (un poco y tarde) a las víctimas de los crímenes, me parece mucho más difícil.

19 comentarios:

Blanca dijo...

Animal, magnífico en la exposición, como siempre.

Si Pío Moa o Aznar fueran alemanes, simplemente estarían sentados en el banquillo por intentar hacer creer que no existió lo que sí fue... pero lamentablemente estamos en España, donde cualquiera puede decir lo que le dé la gana sin que la justicia intervenga o intervenga a favor de los intereses ajenos a la simple justicia.

La plana mayor del PP puede hacer política de baja estofa, emplear el terrorismo con fines electoralistas, mentir sobre un atentado que costó la vida de casi 200 personas y la inocencia a la mayoría de los españoles, difamar sin que se les mueva un músculo de la cara, salvo para reirse... (¿de qué se ríe Zaplana permanentemente?), embarrar la convivencia de los españoles... y todo en nombre de un nacionalismo casposo, decimonónico y excluyente, al que yo, personalmente, repudio, tanto como rechazo visceralmente cualquiera de los nacionalismos que en España y en el mundo existan que son causa, junto con la religión, de los mayores desastres que ha vivido la humanidad y... mucho me temo... va a seguir viviendo.

Estupendo regreso, amigo,

animalpolítico dijo...

Muchas gracias, Blanca. Considero casi "un deber" plantear este tipo de reflexiones, por complicadas y alambicadas que puedan parecer.

Saludos.

SuperSantiEgo dijo...

Técnicamente lo que hace el PP es una cosa muy bonita que tiene un nombre precioso: cargar en el otro el peso de la prueba. Servía, sobre todo en algunos casos hasta hace poco, como típico argumento irracionalista en la discusión sobre materias pseudocientíficas.

Ejemplo:

¿Que no existen los OVNIS? ¿Que no existen los fantasmas? Venga, demuéstrame que no existen. No puedes, ¿verdad? Pues si no puedes demostrarlo, es que debes admitir que quizá existan.

En el ámbito jurídico es algo totalmente prohibido: el peso de la prueba cae en la acusación. Uno no debe demostrar que es inocente, faltaría más.

La parodia puede llegar al límite que uno quiera: Yo no digo que Zapatero tenga algo que ver en el Proyecto Manhattan, pero el pueblo español tiene derecho a conocer la verdad. Yo no afirmo que Zapatero sea descendiente en línea directa del conde don Julián, pero tampoco podemos decir que no lo sea.

En estos últimos tres años se ha producido un desprecio absoluto por las más elementales formas de la dialéctica. Cada vez que habla un Aceves o similar oigo retorcerse los huesos de Demóstenes y Cicerón. La calumnia más burda se aplaude como una prueba irrefutable que merece el aplauso más encendido.

Y lo que es más grave: esto va a dejar huella, se han envilecido los ya corruptos lenguaje y acción políticas, y en el PSOE no hay un par de personas que con algo de humor e ironía rebatan una a una las chorradas de los otros poniendo sutilmente en evidencia la pobreza argumental de los peperos, y dejándolos en ridículo.

Maripuchi dijo...

Supersanti,
De acuerdo contigo. También creo que alguien desde el PSOE debería poner a esta cuchipanda en su sitio.
Bermejo apunta maneras ... pero ahora mismo, no hay un Alfonso Guerra, lamentablemente.

Blanca dijo...

Super... no solo se ha despreciado la dialéctica: lo que es peor es que se ha despreciado, se ha desintegrado la ética.

Y esa desaparición en la vida cotidiana de cualquier clase de moral privada ha transcendido a la pública con abusos de difamación, rumorología sin afán de contrastar, vapuleo de la razón, sinrazón de las premisas, desprecio de los principios y valores humanos, un totum revolutum en el que han sumergido al país... que va a tardar en levantar cabeza, en volver a la decencia.

Todo ésto desmoraliza a las personas sensatas que ven que parte de los líderes, de los primus inter pares, son menos que nada y pueden volver a gobernarnos, con lo que España caerá en una miseria moral de la que no sé como saldríamos.

Pondremos de nuestra parte lo que sea necesario, que va a ser mucho, para impedirlo...

animalpolítico dijo...

Amigo y estupefaciente SuperSanti (perdón por el hipocorístico):

Tocas puntos de gran interés. La carga de la prueba, la presunción de inocencia, la dialéctica, la retórica.

Aspectos de la razón pisoteada. Sé que demasiadas veces nuestra polis es una caricatura de sí misma, un esperpento de las sombras cavernariamente platónicas. Pero no podemos resignarnos a ello.

De muchos asuntos no habrá, supongo, remedio, pero el nivel simplemente ínfimo al que ha llegado el ¿debate? ¿político? de la última legislatura no puede convertirse en habitual.

Comparto plenamente contigo que lo que ha sucedido tendrá consecuencias y nada positivas. Ha sido una considerable vuelta de tuerca significativamente a peor.

Y echo en falta, sin duda, talentos inexistentes en la cúpula socialista actual . Añoro al cocinero de Moncloa, al prematuramente apartado Alfonso Guerra. Si nos tenemos que contentar con Blanco o con Garrido...

A ver, yo estoy convencido que al PSOE en todo esto le asiste la razón. Pero, hay que saber comunicar todo esto, de modo masivo, a la conciencia colectiva.

animalpolítico dijo...

Hey, Maripuchi, ¿tú también con Guerra? Sí, tienes razón Bermejo tiene maneras, por eso no lo pueden ver.

Blanca, tienes razón en que, aparte de la dialéctica "se ha desintegrado la ética". Sí. También esto es noticia. Pero mi memoria histórica personal no tiene registrado nada como lo que ha pasado desde el 11 de marzo de 2004, sin duda motivado por lo que pasó el 14 de marzo de 2004.

garib dijo...

Estimado animal, debe usted considerar que recientemente se han apuntado a leer su bitácora personajes de ciencias antes de decidirse a escribir textos de este nivel. Todavía estoy buscando "hipocorístico" en el diccionario mientras escribo la respuesta.

Esta entrada tiene demasiadas cosas para comentar. Me gustaría primero hacer un apunte sobre el nacionalismo. Yo no voy a ser tan duro como para calificarlo como cercano a la xenofobia o estrecho de miras. No me considero nacionalista, si acaso catalanista, en el sentido de que defiendo los intereses de mi tierra como lo haría si hubiera nacido en Soria, por decir algo, y seria sorianista. En cuanto a los demás sentimientos como la lengua, tradiciones y demás, considero que no son parte de una ideología política, son casi tan personales como la religión. Entiendo el independentismo como objetivo político, ya que tiene una implicación de ese tipo, pero nunca he acabado de entender la noción de nacionalismo político del todo. Porque es imposible definir una política sólo diciendo que eres nacionalista, hay políticas educativas, sociales, económicas... Todos los partidos de Catalunya, por ejemplo, son nacionalistas por definición en el sentido de defenderla. Lo que ocurre es que, al menos aquí, el concepto ha servido, a partir del uso de esos sentimientos que yo no considero políticos como la lengua, para llevar a algunos al poder y ocultar sus verdaderas inclinaciones políticas tras esa identificación de Catalunya (pero la Catalunya mítica, no la real) con un partido y una persona.

En cuanto al tema de la argumentación que comenta supersanti, tendría que repasar, pero yo diría que la cúpula del PP nos permitiría cubrir con creces un cursillo rápido de tipos de falacia porque seguro que nos da ejemplos de todos. En algún momento había pensado en escribir algo, pero estando animal por aquí que debe entender un montón de eso, no sé, me intimida. Tal vez debería hacerlo él.

Yo echo mucho a faltar gente con buena retórica, pero no sólo en el sentido argumental, sino también con sentido del humor, ironía, dando caña pero sin insultar. Perdonadme la pedantería, pero a veces me gustaría estar en las sesiones de control para improvisarle un par de ocurrencias a Acebes y Zaplana. Es cierto que Bermejo promete, pero personalmente tengo que decir que el que más me gusta creo que es Rubalcaba. Me parece difícil pillarle desprevenido o que balbucee (como incluso hizo Rajoy) y tiene algunas salidas muy del estilo de las que a mí me gustan. Y es de ciencias, jajaja, paquete completo.

Comentaría algo más, pero tengo que usar el diccionario hasta para los comentarios, me estoy empequeñeciendo con mi prosa popular ;)

animalpolítico dijo...

Amigo Garib, la ironía como recurso retórico me encanta...

Tienes razón en que la entrada tiene demasiado 'tomate'. Y fíjate que originalmente iba ser un comentario de respuesta a otro comentario...

Quizá he sido demasiado duro con las ideologías nacionalistas. Pero quiero aclarar que las respeto y sobre todo que las comparto si se trata de amar uno a la tierra de uno. Lo que cuestiono es centrarla acción político en este tipo de 'fidelidades' a símbolos patrios. Pero desde el momento en que un partido que se confiesa o se muestra 'nacionalista' tiene que plantearse cómo gestionar la Hacienda pública o la Sanidad o cómo organizar el transporte público... no está practicando 'nacionalismo', pienso yo, sino 'política' de gestión, en la que el tema de la patria / nación es irrelevante. Y por supuesto, bajo el paraguas de los símbolos uno puede arrastrar voluntades, enceguecidas por el resplandor patriótico.

Por favor, no me atribuyas monopolio en la escritura, que hay mucho blog por aquí y muchísimo bloguero con pluma prolífica y además hábil e inteligente, como la tuya, a la vez polifacética (tengo que mantener mi personaje a la altura a la que lo sitúas tú..., para ello conviene usar mucho polisílabo esdrújulo...).

Estoy contigo en que la oratoria que yo prefiero en el panorama de hoy es la de Rubalcaba. Es claramente el mejor.

Por favor, tu prosa 'popular' es de lo más ilustrada y necesaria. Comenta hasta que te canses. El mejor diccionario que hay es el que se encuentra en el medio de las dos orejas... Otra cosa es... un montón de celulosa...

Candela dijo...

Estupenda entrada, Animal Político. Una única reflexión añadida a la discusión anterior, sobre todo en un intento de hacerle justicia a Orwell (bastante es que hayan puesto cámaras en los alrededores de la que fuera su casa londinense). En relación al comentario de Dardo sobre la entrada de Guernica, me cuesta pasar por alto un evidente intento de manipulación de la figura del genial escritor británico y la dimensión crítica de su obra, 1984. No olvidemos que Orwell simpatizó con la causa republicana y se trasladó a España cuando Franco dio el golpe de Estado que desencadenó la Guerra Civil. 1984 es una obra que advierte de los peligros del fascismo; por lo tanto, ubicarla en el contexto democrático de hoy a colación de la aprobación en el Parlamento de la Ley de la Memoria Histórica no es que me parezca daltónico, ni tristemente alejado del contexto histórico al que se refiere la novela, sino tremendamente perverso.
Saludos y feliz 1 de mayo.

garib dijo...

Se me había olvidado comentar sobre el tema de la historia, aunque supongo que más o menos todo el mundo lo ha dicho. Resumiendo, no se puede discutir que la dictadura fue antidemocrática y por ende cuestionable. A partir de ahí, un parlamento democrático tiene derecho a legislar las iniciativas que crea conveniente por mayoría. Es lo bonito de la democracia. Si estuvieran equivocados y fuera verdad que son muy sectarios o que dejan fuera a otras personas que la ciudadanía cree importantes, el sistema por sí solo llevará al poder otros partidos que tendrán la oportunidad de arreglarlo. Puede que sea lento, pero va así. Nosotros como personas de a pie, podemos tener nuestra propia opinión y expresarla en blogs, incluso con sesgo político, no somos políticos ni legislamos. Finalmente, en cuanto a la historia, que voy a decir del prestigio de tipos como Pío Moa o de su descarado posicionamiento interesado al lado de ciertos medios y partidos que ya da una idea de su objetividad. Pero como bien dice animal, eso no tiene que ver con la memoria ciudadana.

En cuanto a 1984, candela, tengo que decirte que lo tengo muy presente últimamente cada vez que veo a la cúpula del PP o El Mundo negando lo que han dicho hace una semana. Y hablo completamente en serio. Resulta inquietante lo que harían si llegaran de nuevo al poder.

Como todo el mundo habrá apreciado, animal y yo deberíamos ser portavoz del partido del gobierno y miembro del gobierno. Nos echamos flores como cuando el partido pregunta en la sesión de control a su gobierno y en lugar de preguntar le echa doscientas alabanzas.

animalpolítico dijo...

Mi portavoz Garib ha explicado de modo gráfico el funcionamiento de una democracia parlamentaria. Por mucho que pueda parecer obvio hay posicionamientos políticos y mediáticos que nos están forzando a declarar la obviedad. Pero en beneficio de ciudadanos incautos no lo considero un ejercicio en absoluto inútil.

Lo de 1984, Candela y Garib, me parece una buena aportación por vuestra parte. Y más cercano de lo que parecería.

Pues sí, Garib y yo partimos de posiciones bien cercanas en muchos aspectos. Es así la blogosfera. Un bloguero en Barcelona y otro en Salamanca que no se tiran de los pelos a cuenta del Archivo o del Estatut...

Por si te interesa, tengo una entrada a propósito del asunto: http://animaldelapolis.blogspot.com/2007/01/el-abuso-simblico-del-archivo-de.html

Candela dijo...

Saludos, Garib y Animal Político. Establecer un paralelismo entre la estrategia política de la plana mayor del PP y 1984 tiene todo el sentido del mundo, lo que me parece tremendamente forzado y alejado de la obra es argumentar que la labor del Parlamento al aprobar la Ley de la Memoria Histórica pueda recordar a los presagios orwellianos: "Lo más grave de todo es que vayan a ser los políticos los que nos dicten cual es ahora la verdad histórica (le recomiendo el libro "1984" de G.Orwell)." --Cita de Dardo de la entrada anterior-- Orwell en el contexto de la cita anterior es como Libertad sin ira después de las manifestaciones controvertidas pasadas o Cien gaviotas, del donostierra Mikel Erentxun, después de los mítines del PP.... algo que al autor no le hace ni pizca de gracia. En fin, es lo que tiene la posmodernidad: viva el eclecticismo y la ahistoricidad. Nuestros líderes del PP no es que "flirteen" con el fascismo (qué barbaridad, por dios), es que son muy posmodernos ellos.

dardo dijo...

Estimado amigo: Sólo entro para felicitarte por tu artículo. Aclararte que a mí no me incomóda nada; pues sé que siempre tienes un buen propósito. Y que te prometo una contestación a este post; cuando me recupere (ya que tengo la salud algo quebrantada). Lo que sí lamento es que se haya interpretado apresuradamente mi enfoque epistemológico y de análisis de la ley como "perverso". Pero ya digo cuando esté restablecido de la gripe; hablaremos.

animalpolítico dijo...

Vaya, amigo Dardo, pues lamento lo de la gripe, aunque no me sorprende, dados estos cambios... Aquí hemos tenido hace días temperaturas veraniegas (¡26º!) y luego hemos vuelto a rondar los 0º.

Nada a reponerse y hasta pronto.

dardo dijo...

Amigo; ya estoy aquí librado parcialmente de mis fiebres corpóreas para atender este "febril" empeño espiritual de conectarme a su querido blog y trasladarle unos comentarios.

"Quien domina el pasado; domina el presente". Esta frase (profundísima) es de la meritada obra "1984" de George Orwell. La simple alusión a esta obra y autor parecen ser que han levantado ampollas. Y lo más "objetivo" y "racional": se me ha atribuido brutalmente una intención manipuladora calificada de tremendamente perversa. Se concluía en que cómo Eric Arthur Blair (el verdadero nombre de Orwell) era un reputado antifascista y entusiasta de la II República; pues bien, el hecho de haberlo conectado con un debate sobre la historia, la intrahistoria y la memoria colectiva era poco menos que "sacrílego". Miren; yo me voy a abstener de calificar (no pertenezco a ningun "sanedrín" y no tengo ningún "becerro de oro"); les voy a aportar datos; para que lleguen a sus propias conclusiones. Es verdad; Orwell es un célebre antifascista y viene a España con una gran altruísmo para defender la causa de la II República; que el considera que es una causa justa y humanitaria. Pero; quien me ha acusado de manipulador ha omitido algo tremendamente importante: Orwell vivió en primera persona la represión stalinista contra el "POUM" (el mismo relataría que estuvo a punto de ser asesinado por los stalinistas) y el secuestro, tortura, desaparición y asesinato de su líder "Andres Nin". Orwell dejó apresuradamente Barcelona en junio de 1937. Publicó en Londres en Agosto de 1937 en la revista "Controversy" ésta su amarga experiencia. Llegó a la conclusión de que el Gobierno del Frente Popular (Negrín) tenía más semejanzas que diferencias con los fascismos. Efectivamente era un "antifascista"; pero también era un "antiestalinista" y un "anticomunista"; y fue el primer intelectual de izquierdas que denunció internacionalmente el giro totalitario del Gobierno comunista de Negrín. ¿Por qué no se dice alto y claro esto?. ¿Ven Vds. como esto de la "Historia" es cosa muy seria?.

Yo no me he apropiado de Orwell; ni lo he manipulado diabólicamente. "Quien domina el pasado, domina el presente". Lo traje a colación porque su novela es algo más que una novela; es filosofía de la historia. Hoy, además, creo que he completado una visión, que seguro que ayuda a "comprender" esta poliédrica realidad.

En absoluto, Animal, quise poner en duda la cientificidad del saber histórico; justamente lo contrario. Quien lo puso en duda abiertamente fue quien trasladó la incompleta postura de Orwell, a la vez que me afeaba su cita. Yo precisamente manifesté que lo más aconsejable es dejar la historia a los científicos. Advertí, eso sí, la particularidad de "los hechos históricos" frente a los "hechos naturales"; el problema de su inevitable "reconstrucción", etc. Y, pese a todo, dije, que aun así era más fiable este trabajo "complicado", "científico", que la "emisión" de "declaraciones" por una Comisión política (por mucha legitimidad y legalidad que ostenten; que esto no lo discuto). Yo no he impugnado la Ley sino su mecanismo (en particular sus artículos 5 y 7).

Mire; Animal, Vd. se expresa con perfección. Pero esa cohonestación que hacía; siquiera involuntariamente llevaba a sutilmente denunciar una "hipocresía". Y yo le advertía, amigo, simplemente le advertía que este era un juego peligroso por lo "estéril"; legítimo, pero estéril. Porque esa "hipocresia" podía resultar una especie de boomerang. ¿Acaso no se da cuenta de lo "enquistado" que está todo?. Y le reitero; no me incomoda; para nada; y de Vd. menos. Sólo le quería ejemplificar como yo lo veía.

Pero, vamos a ver, amigo: Yo no le voy a negar la importancia del pasado (por mucho que se empeñe en señalarnos dramáticamente su cifras ); pero sin duda el presente y el futuro es lo decisivo. Sobre el pasado sólo cabe actuar "testimonialmente"; ¿no sería esa señalada "emisión declarativa de una Comisión del Congreso un testimonio"?. Pero sobre el presente y el futuro el ámbito es mayor; es conjurar el uso de la violencia para evitar más muertes (esto es decisivo). Es proscribir de la "ciudad política" a los que no acaten ese compromiso. Mire la Ley Fundamental de Bonn (la constitución alemana) proscribe del debate político tanto a los partidos nazis como a los comunistas (para que entiendan que no se está pidiendo nada exótico en términos de derecho comparado).

No le voy a discutir eso que Vd. llama la "ósmosis de lo inmoral". No cabe duda que lo peor es que "asuntos de Estado" estén de continuo en el "culebrón político diario". Y me quiero explicar bien para que no se me vuelva a tachar de perverso; al hablar de "asuntos de Estado" en modo alguno quiero dejar sentado que se sustraigan al debate político racional y a su transparencia; lo que quiero denunciar es que se hayan pulverizado los "consensos mínimos". Pero; mire, hablando de "ósmosis", "filtros" los ponen por doquier. Y le quiero significativamente señalar que yo estoy aquí para dar mi humilde opinión; no para defender a ninguna formación política.

Mire; yo le ponía en paralelo lo de Guernica con otros episodios; para resaltar su distinta "puesta en valor"; que creo debiera ser motivo de reflexión. Todo es lo mismo; tiene razón. Pero tal como se conmemora, no todo tiene el mismo valor. La guerra civil afectó a todo el suelo patrio y se cobró la vida de un millón de muertos.

Pero le voy a decir algo que me ha afectado particularmente. Su abuela era una maestra republicana. Pues bien; mi padre era un maestro republicano (un cursillista de 1936); también tuvo "suerte", su castigo "suave" consistió en no permitirle ejercer (conservo el acta de depuración política). Cuando el Dr. Ruíz Giménez llegó al Ministerio de Educación Nacional se les permitió volver a "opositar"; lo que algunos hicieron (entre ellos mi pobre padre). Ya ve, amigo, que tenemos algo en nuestra intrahistoria que ciertamente nos acerca.

Tal vez estuve desafortunado al poner a un lado de la balanza al régimen de Franco y al otro a "una Comisión del actual Parlamento". Pero le quiero puntualizar que aquí yo no quise establecer ningun paralelismo de legitimidades; yo no iba por ahí. Iba, lo reitero una vez más, por el mecanismo que arbitra esta Ley.

Los episodios de los crímenes stalinistas, amigo, venían a colación porque se quería poner en evidencia la "manipulación de la historia". Y fue precisamente el régimen de Stalin el prototipo de todo esto. Y otra vez nos topamos con "1984"; y otra vez conectamos con un "neolenguaje"; el de la Enciclopedia Soviética que conocía bien Orwell; donde era habitual retocar las "fotos" (toscamente) para acondicionarlas al momento presente (¡quien domina el pasado; domina el presente!). ¿Nadie se acuerda como desaparece la figura deTrotsky del lado de Lenin?. Y como en esta misma enciclopedia se achacaba la matanza de Katyn a los nazis cuando fueron los comunistas; algo ya establecido tempranamente por una comisión internacional y negado por la historiagrafía rusa hasta que no ha podido ser ya mantenido. Desconocer todo esto por alguno de sus colaboradores, mi buen amigo; esto sí que es posmoderno.

Por lo demás; siempre es un placer intercambiar unas reflexiones con Vd.; y hoy ha sido particularmente entrañable al saber de un represaliada profesión común en nuestras respectivas familias.

animalpolítico dijo...

Vaya, amigo, ha venido usted con energías renovadas. Sus comentarios son siempre extensos y sustanciosos, tanto que casi es una pena que queden aquí sepultados al pie de la entrada donde casi nadie los verá...

No debatiré acerca de Orwell, de su peripecia vital. Lo que no me parece apropiado a mí es relacionar el momento presente, una democracia plena con cualquier tipo de fascismo o de totalitarismo, sea del signo que sea. Pero lo tomo como una metáfora no muy afortunada. No tengo la más mínima intención de defender los excesos del gobierno de Negrín. Sólo quisiera resaltar que el gobierno republicano está a la defensiva frenta a un golpe militar contra un estado democrático y legítimo.

Me alegra conocer que compartimos la fe positivista en el género histórico. Le confieso que no conozco en mucho detalle la ley. Mi posición es que creo noble y loable el intento de dignificar a los represaliados y hacerles algún tipo de compensación moral. Por eso apoyo los intentos.

Pasado, presente y futuro. Claro que es más importante el futuro. Pero es que el debate sobre ETA es TAMBIÉN pasado, amigo. Al menos el relativo, por ejemplo, a los asesinados por De Juana. Eso es lo que reclamo. Coherencia. 'Conjurar el uso de la violencia' es precisamente de lo que va el proceso de paz de Zapatero, tan demonizado desde la derecha política, social y mediática.

La constitución alemana, si prohíbe algún tipo de partido comunista será aquellos que no respeten las reglas del juego democrático, imagino.

Estoy de acuerdo en la perversidad de que los 'consensos mínimos' se hayan pulverizado, pero le alerto de algo: en el lenguaje del PP 'consenso' quiere decir 'que-el-gobierno-haga-lo-que-nosotros-decimos'. Así no se puede consensuar nada. Quien ha roto el tabú de atacar al gobierno con este tema es el PP. Esto es historia real y constatable. Constato, eso sí, que usted no es el abogado defensor del PP, como yo tampoco antes lo era del gobierno de Negrín o de los crímenes estalinistas.

Emocionante lo de nuestras relaciones con el magisterio depurado. Debo decirle, no obstante, que mi abuela, como cuento en una entrada anterior (http://animaldelapolis.blogspot.com/2007/03/maestros-de-la-repblica.html), tuvo más suerte que su padre. Pudo seguir ejerciendo. Sufrió 'simplemente' un traslado forzoso a una remotísima aldea de montaña, con muchos hijos y separada de su marido, al que no podía ver más que una o dos veces al año. El pueblo y el cura hablaron a su favor ("¿cómo va a ser roja esta mujer, si reza el rosario con su familia?") y obtuvo relativamente pronto 'el perdón'. Eso sí, ella siempre hablaba con admiración de la política educativa de la II República. Su hijo, mi padre, heredó la profesión. Y yo mismo soy docente.

Los crímenes estalinistas no los veo como muestra de ninguna manipulación. Son un hecho histórico innegable. Cierto es que unos prefieren fijarse en unos crímenes y otros en otros. Cierto es también que los crímenes de nuestra Guerra (de un bando y del otro) son más cercanos a nosotros.

Saludos, es un placer debatir con usted.

Anónimo dijo...

zorreria (astucia) galaica

Unknown dijo...

網頁設計 網路行銷 關鍵字廣告 關鍵字行銷 餐飲設備 製冰機 洗碗機 咖啡機 冷凍冷藏冰箱 蒸烤箱 關島婚禮 巴里島機票 彈簧床 床墊 獨立筒床墊 乳膠床墊 床墊工廠 產後護理之家 月子中心 坐月子中心 坐月子 月子餐 銀行貸款 信用貸款 個人信貸 房屋貸款 房屋轉增貸 房貸二胎 房屋二胎 銀行二胎 土地貸款 農地貸款 情趣用品 情趣用品 腳臭 長灘島 長灘島旅遊 ssd固態硬碟 外接式硬碟 記憶體 SD記憶卡 隨身碟 SD記憶卡 婚禮顧問 婚禮顧問 水晶 花蓮民宿 血糖機 血壓計 洗鼻器 熱敷墊 體脂計 化痰機 氧氣製造機 氣墊床 電動病床 ソリッドステートドライブ USB フラッシュドライブ SD シリーズ